♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Entre los estandes - Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Entre los estandes - Privado   Miér Mayo 28, 2008 12:19 am

Olo a hojas, olor a polvo, olor a tinda, el suelo frío y la sensación de quietud. Luna gibada menguante, y se encontraba ciertamente cansado, adolorido. La sensación fresca del suelo podría lograr que olvidara la sensación de hormigueo en torno a sus heridas. Pasada la luna llena atado a las cadenas, no podía pensar en otra cosa que buscar de nuevo su escondite de ivernación. Podía jurar que un par de sus heridas aun sangraban bajo sus ropas, mientras la sangre humedecía la tela de forma francamente disimulada, con morbosa lentitud, mientras él se concentraba en leer el tercer tomo de historia natural, sentado en el suelo al fondo de un pasillo, entre dos empolvados estantes, recargado en la pared más proxima. Recordó, al ver la fotografía de un gran oso negro, la historia de su padre cuando le contaban como se había formado la cicatriz de su hombro, tragandose siempre el cuento del oso y el pobre niño perdido.

-Pero la idea de un lobo más grande que un oso, mutilando a un pobre niño, resulta desagradable para cualquier padre.-Susurra para si mismo, intentando convencerse de aquella razón, aferrandose a los recuerdos de un mundo muy diferente al sueño ireal que ahora vivía.


Última edición por Verner el Jue Jun 05, 2008 11:49 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Dom Jun 01, 2008 10:51 pm

Me encontre de repente dentro de una habitacion con libros. Cuanto me gustaban, de vez en cuando me distraian de lo que vivia en esta mansion y me mostraban una ventana hacia el mundo que habia... en alguna parte. Pase sin cuidado entre unos estantes empolvados sin estar del todo alerta a lo que sucedia a mi alrededor... hasta que los escuche dentro de mi.

Zoe...

Huele a sangre

Cerca, muy cerca

Me alertaron de algo que aun yo no habia notado, pero que en seguida hicieron que yo girara mi mirada hacia el chico, todo el olia a sangre, ¿y como no oler a sangre si estaba empapado en ella?. Mostre mi rostro angelical y mi mas "sincera" sonrisa mientras me acercaba a el a pasos lentos.

"Hola... ¿que te ha ocurrido?"

Cambie mi expresion a algo preocupada mientras lo recorria con la mirada para luego volver a mirarlo a los ojos y me agache junto a el hechandole una rapida mirada al libro entre sus manos.
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Dom Jun 01, 2008 11:34 pm

Una voz ajena, como era de esperarse, logró sacar las ideas del niño mutilado a mitad del bosque de su atormentada mente. Por supuesto, cualquier presencia extraña lograba exaltarlo al grado de ponerlo a la defensiva. Más en esa ocasión solo pudo levantar la mirada, mostrando esos ojos que fingían indiferencia 23 horas al día. El libro queda apoyado completamente sobre sus piernas dobladas, y sus manos vendadas apoyadas sobre él. Olfateó con escrupulosa actitud el ambiente, pero su pecho apenas se inmutaba ante este gesto de constante aspirar. Una demonio.

Su pregunta pareció una broma en la historia de su vida. ¿De aquí a cuando a alguien le importaba encontrar un licantropo herido? Bueno, es que pocas personas se percataban por si mismas de aquella graciosa verdad.

-Celebré la luna llena en las celdas del subsuelo.-Responde con calma, a pesar de que dicha respuesta causaba bastante gracia para él a pesar de la verdad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Lun Jun 02, 2008 12:28 am

El libro se cerro y senti como me olfateaba, los lupinos eran curiosos, atrayentes. Lo mire a los ojos mientras el tardaba en responderme y sonrei de nuevo con su respuesta, parecia algo obvio despues de todo. Termine sentandome diagonal a el con la imagen de las celdas enmi mente, habia sido encerrada alli muchas veces por mi rebeldia... Como lo odiaba.

"Debio ser una noche movida... Dime, ¿Quien te metio alli?"

No crei que eso fuera obra de los Aces, no, ellos no desperdiciarian en una celda vacia el momento en el que los lupinos eran implacables , juguetitos que darian a sus ojos un hermoso espectaculo sangriento y morboso. A menos que la celda... No hubiera estado vacia~
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Lun Jun 02, 2008 12:40 am

-Yo mismo, por supuesto.-Responde Verner encogiendose de hombros, bajando la mirada hacia el libro que había estado leyendo con tanto interes, recordando la imagen del oso negro de la mentira de sus cicatrices. Acarició la portada polvorienta, obteniendo un lijero bienestar al rozar sus heridas vendadas. Era increible la diferencia de temperatura entre su cuerpo y cualquier otro objeto que tocara. Levanta la mirada de nuevo, un poco curioso de observar aquella femina figura que pareció agradar a su lobo interno de primera vista.- Casi nadie puede calcular con exactitud el momento en que un hombre lobo se transforma. El mismo licantropo sabe su ciclo y lo maneja. En lo personal, prefiero pasar esas noches en la celda por mi mismo, la idea de que alguien aprovechara ese momento me desagrada, no por lo que pueda sentir, sino al momento de transición de lobo a humano, es muy estresante. Es el ultimo respiro de consciencia.

Verner vuelve a abrir su libro mas que nada por costumbre, no muy seguro de recordar en que pagina se había quedado. Al ver la foto del oso negro, vuelve a prestar su atención a la demonio.

-Lo que si es raro, es hablar con otro titiritero. Las marionetas abundan...-Comenta como al descuido, y fija su vista en la siguiente especie animal, un oso pardo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Lun Jun 02, 2008 2:03 am

Mis piernas estaban ambas dobladas hacia uno de mis lados, posadas sobre el suelo y una de mis manos me servia de apoyo, los flecos de mi largo cabello acariciaban la parte de mi espalda que tenia descubierta. Entrecerre mis ojos al escuchar su respuesta, el mismo se habia encerrado en ese horrible lugar y me parecia tan extraño, hasta que escuche su motivo.

"Si debe ser horrible que se aprovechen en esa situacion... pero ¿Sabes? tambien debe ser divertido dejar libre a tu lobo interior para que se recree... por lo menos una noche al mes"

Sonrei gustosa por la imagen sangrienta de pequeñas marionetitas destrozadas por garras. Si... Que imagen mas hermosa.... de repente me habia llamado la atencion el lobito humano, por fuera se veia muy lindo a mi parecer y por dentro sabia que era una fiera... Combinacion suculenta reunida en un solo ser. Acerque mi mano hacia su rostro y le acaricie suavemente pasandole algo de cabello por detras de su oreja. Debia controlarme, su tersa piel y el aroma a sangre que emanaba me provocaba sacarle mucha mas.

"Y definitivamente a veces es mucho mejor encontrarse con titiriteros... Sobre todo cuando son tan... Peculiares"
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Lun Jun 02, 2008 2:17 am

-La recreación de los lobos en luna llena no solo tiene que ver con la muerte.-Responde ante su primera aseveración, regresando la mirada gris de un lobo dormido hasta el rostro de aquella joven demonio.- Muchas especies de licantropos se aparean en luna llena, por placer y por establecer un dominio. Es parte de un ciclo natural.-Explica con calma volviendo la mirada hacia el viejo libro de historia natural, pasando de hojas con mayor rapidez hasta encontrar la ilustración de un gran leon africano, con una familia de leonas y sus pequeños cachorros.

Sintió la furia contenida en su pecho al sentir el roce de aquella mano ajena sobre su rostro, levantando de nuevo la mirada con aquellos ojos ahora ambarinos demostrando gran espectación. Jamás se permitía el contacto con otros a menos que fuera por su propia desición, como solía suceder con las pequeñas marionetas a las cuales no tenía ningun temor. Pero los titiriteros, los Aces, Gemini, todos poseían el control a que él tanto temía, detestaba y se oponía con furiosa actitud. Sin embargo, imperterrito como solía mostrarse, acepta el gesto de la joven en silencio.

-La peculiaridad invade cada rincon de ésta detestable casa. No es preciso fijarse tan solo en los titiriteros, desde la más insignificante marioneta hasta el mismo dueño de la casa gozan de ese gramo de excentricidad, volviendo la mansión una curiosa obra de arte francamente irreal, violenta y bastante obsena.-Declara con calma tal si declamara un viejo poema inventado por él mismo.- Ciertas partes de la obra son bastante atrayentes, debo decir, pero un observador pasivo prefiere solo mirar, por lo general, no imitar.-Una breve sonrisa adorna su rostro, gozando de cierto tinte seductor digno del lobo dominante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Mar Jun 03, 2008 12:03 am

Su primer comentario me causo... algo de interes, mis finos labios mostraron una hermosa sonrisa y continue acariciandolo sin detenerme por su actitud indiferente... ni por sus arranques internos algo agresivos.

"¿Y de que especie eres tu?"

Le pregunte mostrandome interesada en su respuesta, era de vital importancia conocer a mis "presas" lo mas que pudiera, no queria pensar en que quizas no terminaria bien entre mis garras, pero es que estaba cubierto de ese olor a sangre... estaba empapado con ella y ello despertaba en mi lujuria, irresistibles ganas de escuchar gritos de dolor.

Luego escuche sus palabras... parecia que hablara como si entendiera completamente y a la perfeccion este juego macabro del que eramos parte todos y cada uno de nosotros... siendo que la verdad ni siquiera podiamos saber si lo que veiamos, sentiamos, y probabamos era real. Note su hermosa sonrisa, cuantas ganas de dieron de borrarsela... si, el atraia mi lado mas cruel y a la vez tambien el mas tierno
.

"Precioso aqui... nadie puede darse el lujo de ser solo un observador, quieras o no eres parte de este juego tan macabro como placentero, a ver... ¿a cuantos debiste lastimar para llegar a ser un titiritero? mientras mas controles mas fuerte eres y por lo mismo mas libre eres, eso es un hecho"

Hable en tono dulce, bajo, suave, tratando de no exaltarlo demasiado con mis palabras, bien sabia yo que quizas lo que yo decia no seria agradable a sus oidos.
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Mar Jun 03, 2008 4:08 am

Pregunta retorica, bastante tramposa. Tenía que reconocer que su instinto le indicaba que debía establecer su dominio antes de quedar atrapado en una agresión de la que no pudiera escapar. El tacto de su mano, si bien era agradable, no dejaba de tentarlo a resistirse a sus acciones, despues de todo como titiritero, aquella joven era competencia por la supervivencia. Si bien eran ciertas sus palabras describiendo el funcionamiento de la escala de poder, jamás podía sentirse totalmente seguro en presencia de un titiritero, a menos que hubiera estado en sus mejores fases de la luna llena.

-Ejerzo mi dominio de maneras diferentes, el instinto de la luna llena no tiene mayor relevancia ya que se resume a los días en la celda.-Explica Verner con calma ante las palabras de la joven.- Por otro lado, puedo ejercer solo el poder necesario para conservar mi posición. Si bien no recuerdo los detalles de mi ascención al rango de titiritero, estoy seguro que ese que ocupaba mi lugar no tomaba en cuenta que una marioneta podía derribarlo. El control se ejerce de forma eficiente cuando se toman en cuenta todos los aspectos que afectan dicha autoridad. A mi titiritero le había faltado fijarse en la fase lunar correspondiente.

El libro de historia vuelve a tener su completa atención, mas los movimientos de la joven fueron seguidos por su sentido del oido y el tacto. Permitió que la caricia siguiera al acostumbrarse a su patron de movimientos. Zoe tenía razón, pero su instinto defensivo no podía dejarle tranquilo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Miér Jun 04, 2008 6:39 pm

Quizas el precioso no de daba cuenta, tal vez era cuestion de que en verdad podia engañarlo a el tambien, si yo era una tramposa... anotaba todas sus palabras mentalmente, y tal vez el no se diera cuenta de lo que me habia dicho, pero si las celdas eran su escondite "secreto" en luna llena... cierto era que ya no seria mas un secreto para mi... en eso escuche su charla, las palabras aburrian, y mas en este momento en el que yo me preguntaba...

Hazlo~~

No te cuesta nada

Zoe no...

Malditos espiritus, me llevaban a debatir, ¿que hacer? como me gustaba su fragilidad... la que aparentaba. Alargue un poco mas mis garras y mis ojos cambiaron a un rojo suave, me arrodille frente a el suavemente y me incline llevando mi rostro muy cerca del suyo, mirando sus ojos, sintiendo su aliento... el era un niño lindo, una cosita de carne tierna que estaba bañado en sangre... manjar irresistible. Mi rostro se acerco a el lo suficiente como para sacar mi lengua y lamerle sensualmente una de sus mejillas, comenzando asi el juego macabro al que seria sometido el precioso.

Por ahora lo tentaba a agredirme, ese seria quizas la señal de partida.
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Miér Jun 04, 2008 7:37 pm

Le sintió acercarse con bastante desición, pero él no hizo intento de levantar su cabeza. Desde su posición sus ojos le miraban, tan brillantes a traves de los oscuros cabellos que cubrían su rostro, de un intenso color ambar que penetraba en los ojos ajenos buscando el miedo en su interior. Pero aquella demonio no sentía miedo, podía percibir las engañosas señales de su cuerpo, su aroma tornandose desgraciadamente seductor, tentando al lobo a saciarse de aquel que despertaba sus instintos primarios.

Entrecierra los ojos al sentir la delicada caricia sobre su mejilla, tan parecida a la forma de afecto entre lupinos, era como si imitara de forma consciente aquel acto de su raza, pero sabía que no era así, muchas otras criaturas lo adoptaban a menudo. Esperaba la envoscada, quedandose quieto en su sitio buscando el momento de defenderse con mayor efectividad mientras ella se acercaba, fingir pasividad era una conducta de batalla, de supervivencia.

-Gracias por el gesto, pero no estoy interesado.-Responde Verner sin mirarle directamente, aparentando ser indiferente a la situación. Estaba seguro de que el lobo podía ansiar la compañía de tan bella demonio tan cerca de su cuerpo, invadiendo su territorio, pero el humano se negaba a ese instinto que podía terminar haciendolo perder. Mala noche para batallar entre si, sobretodo por que el lobo ganaba, y tan pronto se hizo de un poco de control, su mano encontró lugar acariciando el cuello de la joven desde la base se su oreja hasta la parte más baja del cuello, justo antes de devolver el gesto en su mejilla con un lijero roce de su lengua donde sus dedos habían comenzado el recorrido, para despues alejarse. Para el lobo, la violencia no era su unico campo de batalla. Todo encuentro con un ser poderoso era una batala que lidiar, inclusive en aquel juego de obvia seducción, mientras el humano dentro de si mismo quedaba rezagado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Miér Jun 04, 2008 9:48 pm

"No te estoy preguntando precioso~"

Le dije al escuchar su rechazo... pero sus palabras contradecian a sus acciones, note como sus ojos cambiaban a un ambar casi igual que los mios cuando estaba "normal", me agrado aquello, sabia perfctamente que su lobo interior estaba surgiendo muy por sobre su fragil naturaleza humana. Sonrei al sentir su mano en mi cuello y aquella lamida que me estremecio, definitivamente habia entrado a mi juego... y por eso pensaba si seria "buena" con el.

Mis uñas convertidas en garras las envolvi entre su negro cabello y segui mi recorrido apegandome mas de su cuerpo, lamiendolo hasta llegar a su oido, el cual mi lengua recorrio lujuriosa para despues morder suavemente su lobulo y suspirar con delicadeza dentro de su orejita. Darle a creer que yo no estaba alerta era mi tecnica de batalla... una de ellas.

Baje mi rostro suavecito hasta llegar a la mitad de su cuello donde lami sensualmente la zona, haciendole sentir mi lengua en detalle pues sabia cuan sensible era ese lugar... ademas de que yo conocia a la perfeccion los puntos de placer en los cuerpos, y esa era una de mis armas.
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Miér Jun 04, 2008 9:59 pm

Permaneció impabido, recibiendo el trato de sus garras sobre su oscuro y suave cabello, reteniendo el aliento al momento de sentirle rozar confianzudamente su lengua por el lobulo de su oreja. La cercanía le permitía leer mas que sus movimientos, grababa su aroma en la memoria, descubría los secretos ocultos de su naturaleza. La sangre palpitante bajo la piel, tan dificil de estudiar desde distancia prudente ahora era presa de su deliberado escrutinio, mientras la demonio parecía decidida a provocar al joven lomo ermitaño. Su aliento resultaba engañosamente atractivo, pero a ese punto mantenía el control de su cuerpo.

¿Control? Estaba seguro de haberlo visto desvanecerse en un par de segundos, sintiendo la humeda caricia recorrer la fina piel de su cuerpo, superficie normalmente calida que pareció encenderse ante el dulce tacto de aquella lengua. Descarado, sumamente desagradable y excesivo de confianza, pero el lobo lo disfrutaba a pesar de ver invadido su preciado espacio personal, emitiendo un ronco gruñido de aparente protesta.

Sobre el cuello de la demonio aun descansaba su mano, la cual se posiciona de forma estrategica sobre la piel en puntos clave. Un solo conjuro de insición y estaba seguro de que ella comprendería la gravedad de semejante lesión. Su mano libre se digna a surcar en una minuciosa caricia la mejilla tersade la joven, acariciando con la punta de los dedos parte de su cuello y su hombro, en descenso hasta su espalda, sosteniendole con aparente aprensión. Ladea su cabeza lo suficiente para pagar por aquel gesto, acercandose a su hombro desnudo, probando la zona con una caricia leve de su lengua tan habil para guiarse a traves del delicioso flujo de sangre, atentando de vez en cuando con el roce de sus colmillos, amenazando con enterrarse en la carne descubierta con morbosa lentitud, aparentando devorarle en delicados mordiscos sanados con el contacto de su calido aliento y una leve capa de tibia saliva.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Miér Jun 04, 2008 10:30 pm

Escuche su gruñido, sabia que quizas estaria molesto por lo que yo hacia tan campante, aunque tambien sabia que lo disfrutaba, habia dentro de el en sus acciones y su interior algo que confundia un poco, por igual era atrayente.

Mis ojos abiertos tornaron a un color rojo sangre en lo que senti que el se alimentaba de mi, al oler mi propia sangre correr... y mis colmillos amenazaron tambien su cuello, su sangre estaba tan cercana a mis labios... aquella accion desataba en mi las imagenes mas sangrientas, horribles, mis ganas de romper su linda piel. Podia teletransportarme poniendome en una posicion que no seria favorable para el... pero en cierta forma sus acciones desataban en mi el morbo, y me llenaban de la lujuria de sentir aquella lengua que lamia mi piel, justo por donde corria mi tibia sangre. Y su mano que me sostenia en espalda me hacia pensar, era obvio, el no sabia que aquello no podia retenerme, y que facilmente podia zafarme de sus colmillos, de sus manos, de cualquiera de sus agarres, y eso lo hacia fascinante, saber que podia zafarme de el y no lo hacia por vivir el placer que me provocaba el pequeño.


"Hmm... eso... se siente bien lobito~"

Le dije en un susurro disfrazado de gemido. La mano que acariciaba su cabello bajo hasta su hombro y con mis garras filosas atente a su fragil piel, rompiendo a penas la tela que le cubria dejando en el marcas de mis garras, de las cuales senti como mi mano se empapo con sangre, su deliciosa sangre... la que ya tenia cubierto su cuerpo. De seguir asi, termonariamos ambos desangrados, esa era una bella situacion... bella y placentera~

"Dame mas~~"


Última edición por Zoe el Jue Jun 05, 2008 4:44 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Miér Jun 04, 2008 11:05 pm

Que glorioso jadeo acaban de escuchar sus oidos, eseºsonido solo conseguía aumentar el dominio del lobo sobre el cuerpo del muchacho y le exijía aquella cercanía, a pesar del peligro que suponía para su supervivencia, aquello era cuestion de dominio, era una lucha diferente, una que el licantropo no tenía oportunidad de llevar ante la negación del debil humano. Sus colmillos atraviesan la tersa piel del cuello de aquella demonio, abandonando la carne solo para no dejar escapar aquel rastro de sangre que escurría de su herida recien abierta de gloriosa fluidez. ¿Cuanto tiempo tenía sin probar la sangre de un demonio? Ese sabor ametalado cargado de un sabor tan fuerte como su instinto cazador, una sangre espesa que encendía la lujuria contenida en el licantropo, tantos años dormida y olvidada, un sabor unico que le hacía olvidar cuan humano podía ser, tan solo para volverse el lobo astuto, el titiritero.

Estaba seguro de que la demonio iba a cobrarse esa falta de amabilidad, aunque poco le duró el falso sentimiento de culpa al sentir su piel abrirse bajo la caricia de sus garras en su hombro, la sangre caliente bañaba y humedecia de nuevo la tela rota de su saco y su camisa, pero poco le importaba ya. Sus labios sedientos buscaban con ansia el rastro de sangre bañando el pecho de aquella demonio, dedicandose a cubrir de besos y caricias con su lengua dichazona, con parsimonia, con una lentitud injusta para sus ansias.

-Si te sientes tan valiente, busca mi sangre por ti misma...-Responde con voz un poco más ronca que antes, tranquila a pesar de su incipiente agitación, retandole.

Y en un arrebato de imposición, busca los labios de la joven demonio reclamando sus labios de forma lenta, falsamente cuidadosa, invitandole en el contacto paciente de sus bocas a probar el sabor de su propia sangre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Jue Jun 05, 2008 5:10 am

Mi sangre corría por mi pecho y la cantidad que el manaba no era comparable con la que salía de mi cuello. Lo mire a los ojos mientras sentía como el liquido tibio corría hacia mis senos y casi de inmediato escuche esas palabras... retantes, desafiantes, que provocaron la salida de aquellas retorcidas intenciones de las que yo era dueña, mas aun el sentir sus labios en los míos... los tomo con toda libertad, una que yo no le había dado, pero era "justo" luego de que yo provocara a su lobo a salir acercándome a él antes de la misma forma. Es más, aquella situación me favorecía, mordí su labio inferior y lo abrace apegándome a él mientras con mis garras hice jirones su saco y su camisa, los despedace, los hice añicos con furia y le deje marcas por toda la espalda provocando que en todos los lugares por donde mis garras pasaron hubieran quedado heridas sangrantes.

Solté su labio y lo roce suavemente con mi lengua sonriendo con malicia y mirando sus ojos ámbar, lamí rápidamente una de mis garras donde había quedado rastro de piel y mucha sangre. Mis ojos no habían cambiado aquel color rojo sangre que cada vez se hacía más oscuro, más negro... y eso que el pequeño cachorro me habia agarrado de buenas.


"Eres delicioso~"

Mi voz era un susurro sensual y espectral, un tanto cruel... no era ni sombras de la voz dulce que se escuchaba en mis labios normalmente.
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Jue Jun 05, 2008 8:58 pm

Tan solo pudo darse cuenta por el oido del desgarrar de sus ropas, ya que su piel marcillaba solo podía sentir el hormigueo de cada herida expuesta a la interperia causandole una extraña sensación de alivio y dolor, para despues concentrarse tan solo en la dolorosa sensación de su piel clara sediendo a las garras de la joven demonio sobre su espalda, abriendo las viejas heridas y creando las propias, como si pretendiera marcarlo. Le sintió jugar con su labio mientras mantenía sus ojos fijos en los contrarios, tan parecidos a la sangre que por un momento sitió deseos de lanzarse a destrozar su cuerpo sin miramientos. El lobo era paciente, pero ante una de sus primeras necesidades en muchos años bien podía caer en presa de su propia agitación, de la sola excitación que le causaba observar a la demonio alimentarse de su sangre. extraños gruñidos a modo de susurros escapaban de su garganta, sus labios entreabiertos mostraban el remanente de la sangre bebida y su expresión era sumamente atenta, pero su mente estaba perdida en una sola cuestion: instinto.

¿Que era delicioso? Eso no lo podía asegurar, jamás en luna llena se daba cuenta del sabor de su propia sangre, no lo asimilaba. Pero esa voz seguía llamandole, como si fuera el tono preciso que necesitara para atraer aun más al licantropo que comenzaba a disfrutar de la presencia demoniaca.

-No te quedas atras, hermosa dama de seductora crueldad.-Responde Verner en su susurro grave sobre el oido sensible de la joven, estaba por completo fuera de si, y no parecía quedar rastro del humano para esas alturas.

Sin apartar su mano de defensa del cuello de la joven, acariciandole de vez en cuando para hacerle saber que seguía ocupando su lugar, el lobo en Verner recorre con sus de nueva cuenta el pecho apenas descubierto del cuerpo de femina figura, exhalando un aire calientre que se infiltraba entre los recobecos de su ropa tan solo unos centimetros. El brazo en su espalda se desplaza con cierta delicadeza, descubriendo la textura de su hermosa vestimenta, memorizando de forma rapida cada forma de su cuerpo desde su espalda hasta su pierna en un deslizamiento minucioso. Su falta de acción se debía a su deseo de insitarla a hacer lo que el imaginaba, ambos se consideraban la presa en este instante, y el deseaba averiguar como se pensaba someterlo en semejante posicion.

-Es un hermoso cuerpo el que descubren mis manos, mis labios, mi olfato... Digno del pecado, seguramente la función descrita de un demonio. Debes sentirte dichosa de atraer a los seres a un infierno entre tus brazos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Jue Jun 05, 2008 10:09 pm

Mi mano estaba frente a mi boca, mi deliciosa mano con garras filosas llenas del suculento manjar que eran la carne y la sangre del fiero lupino... por los dedos de mi mano se paseaba mi lengua, degustando lo que en un momento fue parte de su cuerpo. El era delicioso, su carne tierna y cálida era para mí un regalo que no podía rechazar si estaba tan plácidamente entre mis garras. Su aliento olía a mí, a mi sangre y a mi esencia, pero igual yo olía a él, a su sangre y a su esencia. Sentí la mano que estaba en mi cuello y como el lobo apreciaba mi perfecto cuerpo ahora tintado con el enloquecedor aroma a sangre, con ese tinte rojo irresistible que hacia toda esta imagen hermosa, cautivadora, fascinante... Según sus palabras yo era cruel, si, aquello alimentaba mi orgullo, y luego tan hermosas palabras provenientes de mi presa... que encantador. Una sonrisa malvada se aprecio en mis labios mientras lo miraba de rojo... y bajaba mi mano hasta posarla en el pecho de él, en aquella piel que ahora estaba descubierta y donde podía sentir un fuerte musculo latiendo y bombeando suculenta sangre hacia las heridas abiertas.

"Hermosa criatura... te mostrare que entre mis brazos no está el verdadero infierno~~"

Le dije en un susurro sensual, perverso, espectral apegándome a sus labios, rozándolos con deseo, envolviendo mi aliento con el de él, yo era un ser de pocas palabras y mas acciones, uní mis labios con los de él en un beso apasionado mientras recorrí con mis manos su pecho hasta llegar a sus hombros y valiéndome de mis sensuales piernas lo impulse hacia atrás con violencia para acostarlo de espaldas y quedar sobre él con mis muslos a sus costados. Estaba bajo mi dominio por ahora. Lo mire con mis ojos prendidos en lujuria pues en este momento yo era la lujuria misma, mis mejillas estaban rojas de excitación... y de sangre... por dentro y por fuera. Acerque mi lengua a la comisura de sus labios y lo lami deseosa de su fiera.

"Tu conocerás donde esta~"
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Jue Jun 05, 2008 11:11 pm

Que magnifica mezcla de lujuria y violencia se infiltraba en sus acciones, alimentando los deseos salvajes de la bestia en el cuerpo del muchacho al corresponderse en la caricia mutua de sus labios, de la cada vez menos precavida exploración de cada uno en un beso desbordante de pasión. Por supuesto, el lobo no reparaba en la inconsciendia del humano, actuaba por si mismo como si fuera una persona diferente. Ella tenía razón, entre sus brazos solo se encontraba el amable martirio de bienvenida al pecado de su cuerpo, y sus labios eran otra de aquellas prisiones suculentas que no lo dejarían escapar mientras latiera en el la continua necesidad de contacto. Al verse con la espalda al suelo, con aquel cuerpo seductor sobre apoyandolo y manteniendolo en dicha posición, una sonrisa malvada y divertida se muestra en su rostro.

-Creo que me siento en la confianza de buscarlo...-Responde con voz fuerte, decidida, admirando aquella expresión lujuriosa que ciertamente le causaba escalofrios. Era habil aquella demonio, pero aun no se sentía cerca de romper con aquella "amabilidad", aun había tiempo, y el lobo estaba encantado por el momento. Las suaves manos de la joven no era un tacto tan efectivo sobre su pecho, pero le hacía tomar consciencia de sus siguientes acciones. Un poco más abajo y podría darse el lujo de aullar como un cachorro, pero tal vez no lo descubriría en ese momento.

Su mano continua recorriendo toda zona del cuerpo ajeno a su alcance, atrayendole desde su segunda osicion sobre su cuello para volver a sumirse en otro más de aquellos besos profundos y poco reservados, mientras estudiaba con escrutinio la estructura de sus ropas. Todo estaba hecho de cuero, o quizas la gran mayoría de las ropas que cubrian esa piel que imaginaba deliciosamente calida e imperturbable por el momento. Sus dedos indice y medio trazan una linea transversal por la mitad del abdomen de su atuendo, abriendo una perfecta insición sobre sus ropas que le permites tocar la piel suave de sus abdomen con mayor libertad, explorandola con tortuosa lentitud. Era una piel exquisita y delicada con una calidez enloquecedora. Si ella había destrozado una de sus preciadascamisas, él no iba a reparar demasiado en dejar intactas las contrarias.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Sáb Jun 07, 2008 12:42 am

Hermoso gesto el que me habia devuelto, lamiendo la comisura de mis labios... el me provocaba, me incitaba demasiado y eso no sabria decir si era bueno o era malo, para el, cosita hermosa digna de mis mejores atenciones. Me dio a escuchar su voz ronca, una que logro aumentar mi lujuria, y ahora tambien sentia... codicia, el seria mio, el queria encontrar el infierno en mi, y yo con gusto de lo mostraria, claro que al mostrarselo yo no podia asegurar que el lograra salir... con vida. Pero que mas daba, ya a esta profundidad de las cosas no se podia asegurar su supervivencia, no era grande la diferencia.

"Y yo estoy deseosa de que lo encuentres~"

Mi voz sonaba cada vez mas extraña, una voz que congelaria a los corazones de terror, como un susurro de ultratumba, como un lamento infernal, casi pareciera que otras voces se mezclaban con la mia... denotando mi futuro cambio a algo mas peligroso, debia controlarme, aun no era el momento, no aun no. Pero es que su sonrisa, lo hacia ver irresistible a mis ganas, cada vez que sonreia, asi fuera malicioso yo deseaba hacerlo gemir de dolor, se agitaba el monstruo en mi interior, ese espiritu maligno que me susurraba cosas... cosas que ningun oido ha escuchado, retorcidas y sangrientas salidas de la imaginacion mas demente, esas cosas me llenaban la mente de imagenes horrendas, hermosas.

Me incline sobre el correspondiendo a su beso para distraerme, tenia que distraerme o de lo contrario por culpa de mi espiritu terminaria devorando al lobito, y eso no podia ser. De momento note sus intenciones... y no tarde en ver que pense correctamente, romperia mi traje, aunque no me queje, despues de todo eso no me importaba para esos instantes. me estremeci al sentir la mano que se adentraba para tocar mi vientre y cerre mis ojos cuando mi respiracion se volvio mas agitada, el lobito era diestro, podia sentirse, o quizas su instinto lo guiaba perfectamente a donde debia tocar, mientras eso yo probaba con mis labios el sabor de los suyos nuevamente, los besos que nos dabamos no eran nada inocentes, y mis manos permanecian serenas sobre su pecho donde podia apreciar como subia y bajaba con su respiracion... hasta que en uno de sus movimientos en mi perfecto vientre le enterre un poquito mis garras en su pecho tambien abriendo nuevas heridas sangrantes solo para ver mas rojo en su piel. Dejaria que el me explorara y que conociera lugares en mi piel, despues de todo... el queria encontrar el infierno en mi, y yo no se lo negaria~
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Sáb Jun 07, 2008 2:10 am

Las heridas en su espalda comenzaban a cerrarse de forma extrañamente rapida cuando aquellas garras se habían clavado en su pecho sin inhibiciones de ningun tipo, provocando que el lobo se separara de sus labios y gruñiera fuertemente haciendo vibrar cada estante a su alrededor con la sinfonia de su placentero dolor. Pero dicho gesto fue correspondido con un acto similar, en que sus manos apretaron las superficies de piel a su disposición, el cuello de la joven lucía un par de marcas de finas insiciones producto de su magia al igual que el perfecto abdomen bajo la tela de cuero que deleitaba su tacto. Provocar heridas y soportarlas en carne propia era algo normal entre lupinos, jamas sus relaciones aseguraban a ningun individuo salir ileso de un encuentro de cualquiera de sus tipos.

Sintió su propia sangre humedecer su pecho al salir de sus capilares mas superficiales, percibiendo el indiscutible olor a adrenalina corriendo por sus venas. Recuperado del ataque anterior, el lobo no tuvo reparo en rasgar un poco mas las ropas de la joven sobre su cuerpo, donde su mano penetró por completo dentro de su atuendo tocando a su propio gusto cada parte de su vientre y su espalda, humedeciendole con el calor de unas pocas gotas de su propia sangre disminuyendo la aspera fricción contra sus dedos. Nuevas heridas marcaban aquella piel joven con su esencia, disfrutando enteramente de ese perfume que invadia sus sentidos cada vez que ella parecía excitarse ante sus caricias. El lobo sabía que jugaba un juego peligroso, pero era cuestion de supervivencia y cuando el limite pasara bien podría reordenar cada una de sus tacticas.

Pero el lobo parecía demasiado entretenido jugando a reclamar ese bello cuerpo ajeno con caricias, cuando comenzaba a soltar jadeos graves sobre los labios de la demonio a mitad de cada uno de los humedos besos que seguían compartiendo casi por exigencia, cuando comenzaba a sentir demasiado ajustado su oscuro pantalon, ni siquiera prestaba atención a la evidente excitación que sufría debido a aquella exagerada cantidad de placer y dolor proporcionados.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Huésped
Invitado



MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Mar Ago 19, 2008 7:24 pm

Esos aullidos eran musica para mis oidos, una sinfonia deliciosa de dolor y olor a sangre mezclados en un cuerpo tan bonito.... ademas del delicioso dolor que me envolvia, sentia mi propia sangre correr por mis venas y salir por esas insiciones que el me habia provocado, mas eso no era lo importante pues cada gota que mi cuerpo derramaba aumentaba en mi el deseo de mostrarle que todas ellas tenian un alto precio, todas. Sin embargo sus caricias me excitaban, hacian que la bestia enloqueciera, y eso me gustaba, era interesante sentir sus reacciones causadas por el contacto entre el precioso y yo. Mi lengua salio para lamer algo de sangre que habia en mis labios, deliciosa como ninguna.

Al estar tan cerca de el, con mis piernas a sus costados y mi entrepierna rozando su miembro, pude darme cuenta de como crecia, sonrei perversa mirandolo a los ojos respirando mas intensamente. A la cosita preciosa le gustaba como jugaba yo, era hora de pasar al siguiente paso.

Baje mis manos al cinturon de su pantalon, abiendolo con mis garras al igual que la tela, llevandome un poco de piel de su vientre y dejando a la vista ese hermoso miembro que pertenecia al lobo, me sentia tan atraida por el, pero no de una buena manera, no el.... era una cosita peculiar que me hacia querer ver el rostro de la muerte y acariciar un poco su frio cuerpo.

Pero no era el momento, no aqui y no ahora, el destino tenia aguardado algo mejor para el y para mi. Me apegue a su cuerpo calido y sangrante esperando ver cual serian sus siguientes acciones en respuesta a las mias.
Volver arriba Ir abajo
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Miér Ago 20, 2008 8:50 am

Ella era maldad, tanta maldad como su joven corazón humano pocas veces había visto, deliciosa demostración de competencia para la bestia escondida en el interior de su cuerpo, aquella partede si mismo que jadeaba con gravedad contra la piel de los labios ajenos, aquella que miraba con sus ojos ambareos cargados de odio y lujuria aquellos gestos que en la demonio no lograban sino provocar la sobrecogedora sensación de escozor en sus heridas, le provocaba desearle, le provocaba al instinto en que su sangre podía prevalecer a costa de todo sacrificio. Admira jadeante como la lengua de la dama sobre su cuerpo recorre esos labios marcados con el intenso carmin que afloraba en su piel, el carmin de la sangre remanente detras dela caricia, sus garras se ajustan en torno a su cintura con una fuerza posesiva, demandamante, deseando tenerle tan cerca de su cuerpo que pudiera saborear de nueva cuenta el sabor ametalado de su boca, gruñiendo por lo bajo a solo un palmo de su rostro mientras sus garras seguían marcando la piel oculta de la joven.

Se afianzan sus garras a cada centimetro de piel que se humedece con su sangre, ajeno al precio por la misma y entregado al disfrute absoluto del instinto, rasgando sus ropas en la exigencia de nuevos territorios, de la carne tibia que se esconde a sus dedos en su espalda, su cadera perfecta de suaves curvas y en ascenso... su pecho aun cubierto por ese ajuste de tela perfecto que le retaba a destrozarlo. Y lo haría, dudas de ello no cabían en su mente, pero su calculo se vio interrumpido por un hecho que no esperaba en absoluto: la tela de su pantalon abierta a ras de piel, evidenciando el placer que llenaba de sangre su sexo endurecido, altivo sin verguenza alguna. No había vergüenza en el hecho de desear ese cuerpo que con el calor de su cuerpo en movimiento había despertado la muestra de su excitación. Y como si de esto hubiera valido su instinto para terminar por desbocarse con naturalidad, el lobo hace acopio de su fuerza, tomando el cuerpo de la demonio recostandole en el suelo, conservando la grandiosa posición entre sus piernas, frotando su cadera contra el calor oculto de la intimidad ajena, tan acompasado que de sus labios los gruñidos de protesta afloraban contra la piel que en ese momento sus fauces buscaban. Marcaban su cuello con sus colmillos aumentados de tamaño en un viaje por sus hombros, alcanzando el limite en que su ropa le impedía llegar a su pecho...

-¿Que tan cerca estoy del infierno prometido?...-Cuestiona el joven con esa voz ronca y deseosa, cargada de ese tinte de lujuria que irradiaban sus ambareos ojos apenas abiertos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Entre los estandes - Privado   Hoy a las 5:27 am

Volver arriba Ir abajo
 
Entre los estandes - Privado
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Locuras entre amigos (2)
» Hospital Privado
» [Privado][priv]Perro ladrador poco mordedor...[priv]
» Marcelo Tinelli habló de la pelea entre Ricardo Fort y Flavio Mendoza
» La longitud del título del tema debe ser entre 10 y 255 carácteres[Razas]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: 1º Piso :: Biblioteca.-
Cambiar a: