♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Muros grices *Privado*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Lylia
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 246
Edad : 27
Fecha de inscripción : 21/05/2008

MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Vie Jun 06, 2008 7:41 am

Podia escuchar los latidos del corazon de Verner, eran fuertes y retumbaban en sus oidos, hermosa melodia sangrienta que se producia en su interior y en conjunto con sus respiraciones era una melodia especial que a Lylia gustaba. Sentia aquellos suaves y tibios labios en los de ella, y el sabor de la sangre que siempre permanecia en su boca y tambien en la opuesta hacia aquel beso mucho mas profundo. Verner era el polo opuesto a ella tambien, el patron de comportamiento decia que debia odiarlo, pero ella simplemente habia suprimido aquel instinto, estaba nulo ya.

Lentamente la mano que tenia libre llego hasta la mejilla de el, y muy delicadamente acaricio su piel con la inocencia de una niña y con la sensualidad de una adulta. Abrio un poco mas sus labios recibiendo la lengua de el con la propia, entrelazandolas mientras rozaba sus labios... todo era tan curioso... tan... agradable, tan atrayente, que parecia sacado de un mundo irreal, no parecia que estuviera sucediendo en verdad, pero si sucedia y eso le gustaba.

Acerco un poco mas su cuerpo a el, y su gorro resbalo hasta caer en la cama, dejando su cabello desnudo y provocando que algunos flecos de su cabello blanco se mezclaran con el cabello negro de Verner.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Vie Jun 06, 2008 10:47 am

Que breve momento de dicha y tortura se apoderaba de su mente mortal. Que facil había sido permitir acercarse a su cuerpo de aquella forma que en tantas ocasiones le causaba tensión, que sencillo parecía en aquel momento estrechar el contacto de sus manos y permitir que la caricia en su mejilla durase una eternidad, que agradable era percibir el tenue aroma de su piel, de los cabellos que rozaban su frente causando un leve cosquilleo. Entreabre los ojos a mitad de su acto, maravillandose con aquel rostro a pesar de la inexistencia de un gesto que corroborara la presencia de algun sentimiento. Tal vez por que no solo esperaba una reacción a sus actos, podía entenderlo en cada gesto digno de apreciar en su pequeña persona. Quería recordarle en ese momento, en aquella cercanía para no olvidarla al cabo de una, dos o tres noches pasadas, para no olvidarle en luna llena, la dueña de un recuerdo que el lobo rechazaba alojar en su memoria, la enemiga eterna de su especie que estaba destinado a detestar. ¿Como podía detestar a un ser que le hiciera sentir tan vivo como en ese momento?

En un teatro plagado de seres tan diferentes, de marionetas y titiriteros, y un dueño absoluto de todos ellos, donde cada noche se veían obligados a ejercer el control, a competir, a sobrevivir y escapar del dominio de algun malefico ser, donde cada objeto preciado era usado para la perdicion de un individuo, Verner se convenció de que Lylia le había gando en aquella ocasión, que despues de ese contacto sería incapaz de provocarle daño, y que bien podría ser su razón de caer en un infierno. Pero ya no le importaba. Importaba tan solo ese deseo de abrazarle en respuesta a su caricia, de sentir a ese ser contrario a su vitalidad, de superar su miedo a los no-vivos y obtener ese pequeño gramo de vida.

Cuando al joven lobo le había faltado el aliento para seguir, el contacto dio fin entre sus labios tan ligeramente sonrojados. Verner le había abrazado por la cintura sin haberselo propuesto realmente, pero no carburaba para soltarle de otro modo. Había pasado tan rapido... Tal vez aquello que contaban era cierto y el odio era un sentimiento engañoso para sus corazones. Tan distintos, pero destinados a comprenderse en cierto grado. No sabía tantas cosas de ella, solo su nombre, y su edad, pero hasta donde el sabía, tenian un trozo de la eternidad para averiguarlo.

- Bien... Sabes más de lo que esa dulce expresión me deja ver, Lylia...-Admite Verner despues de un momento de silencio, sin moverse de su lugar.- Espero haber cumplido tus espectativas. Por que por mi parte, he de rendir respeto a una vampiresa que doblega al lobo con un solo beso...-Verner le sonríe con cierta dulzura, acariciando de nueva cuenta los blancos cabellos de Lylia, acomodandolos detras de su oreja con cuidado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lylia
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 246
Edad : 27
Fecha de inscripción : 21/05/2008

MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Vie Jun 06, 2008 6:21 pm

Sus labios eran diferentes, diferentes a los que habia probado antes, ese contacto le robaba el aliento le gustaba el roce de ellos contra los suyos y el encantador sonido de su corazon, de su sangre corriendo, y de su respiracion, era una sensacion especial que no habia sentido nunca antes, sentia una presion en su pecho y de momento no supo si eso era normal...

Estaba curiosa de saber por que su cuerpo reaccionaba de aquella manera y mas por que solo con el le sucedia eso, eso era lo mas interesante. Disfrutaba de cada segundo como si fuera el ultimo que fuera a 'vivir' aquella maravillosa situacion a su lado, no queria que terminara, queria que el tiempo pasara lento y que la eternidad los agarrase desprevenidos alli y no los soltara jamas.

Pero eso era un tanto dificil de cumplir... y como todo el beso se termino, pero de una manera lenta, dulce y especial. Su manita continuaba posada delicadamente en la mejilla de el, y de momento noto que su cuerpo tambien estaba apegado al de el, sintiendo su calor que era apenas interrumpido por sus ropas, tambien... el brazo que la rodeaba, no queria que la soltara. y mirandolo a los ojos, esos hermosos ojitos grices, escucho sus palabras y cerro un momento sus ojos ambar para recibir la suave caricia en sus cabellos.

"Te alegrara saber que no utilice conocimientos... actue, como 'senti'. La verdad... no me esperaba que el lupino pudiera conseguir despertar en mi... algo... diferente, que nunca habia 'sentido' con nadie mas"

No sabia como expresar lo que podia estar en ella, solo no queria apartarse de el, sentia algo como un vacio al pensar en que ese momento terminara y por lo mismo queria alargarlo lo mas posible. No sabia si eso era un sentimiento o no, en verdad no lo queria descubrir. Sin embargo aquel 'sentimiento' solo podia 'sentirlo' en su cuerpo y en su mente... y no lo podia mostrar de lleno pues no tenia... corazon.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Vie Jun 06, 2008 7:12 pm

"Sentir". La palabra llegaba irreal a sus oidos, despertando una lijera sensación emotiva de aprehensión sobre ella, sobre su vívido recuerdo en que habían compartido hasta el aliento. Un cuerpo carente del destello de vida junto a otro que moría bajo sus impulsos vitales, con un mismo sentimiento que lograba mantenerlos unidos: anhelo mutuo. Ella argumentaba poder "sentir" un algo que le llevaba a corresponder sus acciones pasionales, que magnifica esperanza guardaba dentro del corazón del lupino. Continuó acariciandole aun despues de sus palabras, ya no podía detenerse a pensar si estaba haciendo lo correcto, sentía las nociones de vida dormidas a traves de su contacto, y parecía decidido a que Lylia pudiera sentir la misma sensación de vida que ella provocaba en su cuerpo con tan solo mirarle. El sonrojo en sus mejillas era solo el comienzo, y estaba seguro de que haría lo imposible para volver a percibir dicho color en ese rostro angelical. Podía percibir en el fondo de ella ese aroma irregular tan parecido al de los Ryujin cuando disfrutan sus acciones, en una concentración detectable tan solo ante aquella cercanía.

-No te equivocas. Me alegra mucho saberlo.-Corrobora el joven sin contenerse a sonreir, no reservandose un solo gesto. Que más daba, estaba vivo!.- Deberiamos jugar adivinanzas más seguido. ¿Te parece si en alguna ocasión adivinamos nuestro animal favorito?.-Propone con un tinte bromista, provocando el contacto entre sus frentes. Su corazón poco a poco disminuia sus palpitaciones, y ya lograba hablar sin detenerse a falta de aire. ¿Acaso a ella esas cuestiones no le afectaban? Tendría que saberlo alguna vez.

Había deseado quedarse tendido en aquella posición y olvidarse del mundo a su alrededor, tan solo admirandole, recordando, acariciando su cabello mientras preguntaba a su dueña todo aquello que aun desconocía. Pero debía recordar en que lugar se encontraba, que ella tal vez debía atender al llamado de uno de sus dueños y él debía seguir evitando el contacto con sus superiores. Lylia no dejaba de ser un factor de riesgo para él, ni él para ella si tomaba en cuenta su caracter lupino. Con un suspiro de derrota ante sus pensamientos, se atreve a interrumpir el momento despues de uno o dos minutos de silencio.

-Algun día tendremos que salir... Cuando nos asedie el hambre, supongo. Pero siendo sincero... me agrada la idea de pasar así una eternidad. Tendría la mejor vista del mundo hasta la hora de mi muerte, con una sola luna que hiciera latir mi corazón de tal manera... como tu.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lylia
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 246
Edad : 27
Fecha de inscripción : 21/05/2008

MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Sáb Jun 07, 2008 5:59 pm

Noto su sonrisa ¿por que ella no podia sonreir? podia aunque no lo sintiera... no se habia aventurado a eso, pero ahora que lo pensaba sentia que si hacia eso seria una falsa. No lo haria a menos que lo sintiera pues sabia que cuando no lo sentia sus sonrisas eran un tanto tétricas y de ellas no se podia sacar nada mas que una expresión rara. Sus ojos miraban fijamente los de el, esos ojos grices y hermosos que le demostraban una emocion, un sentimiento que ella desconocia ¿era asi como se comportaria si el sentimiento llegara a invadirla? no lo sabia, en su pecho habia un organo inmovil e inservible que no latia ni vivia, era el que se suponia que debia brincar cuando Verner se le acercaba de ese modo que hacia que su sangre se acumulara en sus mejillas.

Cerro un momento sus ojos cuando el froto sus frentes mientras recibia sus caricias, y luego de escuchar sus palabras lo miro abriendolos con suavidad. Le gustaba la cercania, lo calido de el en su piel fria.

"Pues el mio en este momento es el lobo"

Susurro sin ningun tono en especifico pero con ese aire de broma, y ladeo su cabeza un escaso centímetro, no pensaba en lo poco o lo mucho que le conocia, para ella lo que mas habia era tiempo. Esos segundos... esos breves segundos de pausa en verdad deseaba estar asi con el, acariciando su mejilla y sintiendo su piel, escuchando latir su corazon y como su respiracion volvia lentamente a la normalidad, perdida en su mirada gris. Si querer a alguien es el desear tenerlo cerca, desear que nada le ocurra, no querer por nada del mundo separarse de su lado entonces... se atrevia a pensar que... le queria.

En eso escucho sus palabras, Khilo parecia sentir lo que ella no podia en ese momento, estaba agitado, Lylia podia sentirlo.

Khilo... ¿que es esto? ¿tu lo sientes?

Y Khilo no respondio, pero ella sabia que algo le ocurria. No dejo de mirar a Verner, en este momento queria estar solo para el, sus mejillas cambiaron a un color rosa algo intenso, y no supo... que decir. A el le gustaba la idea de pasar con ella la eternidad, y a ella le gustaba tambien aquello. Sus pequeños labios se movieron suavemente soltando, unas palabras que nunca habia dicho a nadie juntas en una sola frase.

"... La verdad... yo tampoco quiero que este momento termine, no se que me pasa pero no quiero que te alejes de mi, no quiero irme de tu lado... quedate comigo"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Sáb Jun 07, 2008 9:08 pm

Que curiosa sensación había sentido en la boca del estomago al escucharle responder que su animal favorito de un momento de ensueño era el lobo, una extraña mezcla entre alegría y extrañesa se apoderaba de su cuerpo de tan solo recordar aquellas palabras. ¿Como es que siempre tenía esas palabras exactas que hacían saltar su corazón? ¿No sentía compasión por sus impulsos tan violentos? Pero si adoraba exaltarse ante sus palabras a pesar de mantenerse tranquilo. No podía percibir ninguna de sus preciadas reacciones internas al no existir muchas de ellas, pero una sola vez agradecía al lobo infernal dentro de su cuerpo de dotarlo de los medios de entender a su querido enemigo.

Su rostro sonrojado tomó un matiz de sorpresa ante sus ultimas palabras, incipiente desde el momento en que había detectado de nuevo ese brillo de extraña vida en el pequeño muñeco que recidía tan cerca de Lylia, y no supo explicarse que era lo que estaba ocurriendo, pero la incertidumbre fue nula al momento de escucharle. Esa maravillosa vos que le insistía en aplazar su marcha, la de ambos. Había sido como si hubiera leido sus propios pensamientos en el fondo de su mente racional, explicando la unica razon fundamental de imponerse ante su instinto de lucha y de caza, de insistir en quedarse tan cerca a pesar de las extrañas circunstancias, de encontrar satisfacción en escuchar sus voces y observarse reflejado en los ojos del otro, y volver a sentir la agitación oculta de sus cuerpos: era posible que Lylia pudiera quererle, y él le quería de forma que aun no se sentía capaz de reconocer. Era arriesgado definir que realmente le quería, bien podía ser la condena de ambos.

Tan solo pudo sentirse capaz de abrazarle de nueva cuenta, pero como nunca había hecho antes, atrayendo su pequeño cuerpo de apariencia fragil junto al suyo, tan cerca que pudiera sentir latir su corazón más allá del solo pulso proveniente de sus labios, sus manos o su mejilla. Le costaba reconocer que aunque hubiera deseado una eternidad en dicha posicion, tarde o temprano ésta solo sería un vago recuerdo. Pero podía concederle un largo momento de silencio a grabar dicho momento en su memoria antes de hacerle volver a la inevitable y terrible realidad del Teatro. Y fue ahí donde sus cuerpos se separaron solo un poco, para que él pudiera mirarle a los ojos y reconocer que el tiempo se había acabado.

-Lylia... yo supongo que imaginas las razones por las cuales no podemos seguir aquí. Debemos irnos.-Verner sintió un nudo en la garganta al decir aquellas palabras, pero hizo acoplo de todas sus fuerzas para seguir.- Nos volveremos a encontrar alguna vez, en alguna situación diferente. Y yo quisiera volver a tomar tu mano como éste momento que nos encontramos intactos. Alguna vez nos tendremos que encontrar, por que tu eres una doncella que contrario a la luna de mi vida, está destinada a prevalecer por una eternidad.

Pero no podía hacerse a la idea de dejarle, no a ella, a esa pequeña y hermosa figura augurio de muerte y su brillo de vida, a esos ojos ambar tan hermosos, a su vos semejante a una tierna caricia y a su tacto tantas veces frío, otras veces tibio, pero dulce y sensual a la vez. Se acerca de nuevo a su rostro, depositando un beso suave sobre aquellos labios para cellar su ultima promesa de la noche.

-Te buscaré, y te encontraré de nuevo, cuando sea el momento... Lo prometo...-Susurra contra sus labios, para que en la intimidad solo ella pudiera escucharle.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lylia
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 246
Edad : 27
Fecha de inscripción : 21/05/2008

MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Lun Jun 09, 2008 1:15 am

Todo su pequeño cuerpo se estremeció entre sus brazos, se apego mucho mas a el y hundió su rostro entre su calido cuello cerrando sus ojos, sus cabellos se mezclaron y ella le aferro intentando alargar aquel momento que jamás creyó vivir, el momento en el que la idea de saber que se debia separarse de alguien fuera a provocar aquel vacio en su interior.

El silencio se apodero de ellos y solo escuchaba su corazon y su respiracion, sentia su sangre correr bajo su piel, sabia que ambos eran un peligro para el otro, que podrian terminar heridos, que las ansias y lo mas basico de sus naturalezas podian surgir y lastimarse, eran tan cercanos como lejanos y aquello la frustraba, queria tenerlo mas cerca sin tener esa sensacion de peligro que acechaba a sus espaldas... luego sintio como sus cuerpos se separaban y abrio sus ojos lentamente hacia aquel mar gris de su mirada.

"Lo se... quisiera que todo fuera diferente, quisiera quedarme mas contigo, pero se que no se puede… estare toda la eternidad para ti..."

Escucho su promesa retirando suavecito un fleco del negro cabello de Verner y una sensación desconocida pero agradable la recorrió, el le prometia encontrarla. Observo uno de sus ojos y luego el otro, simplemente no sabia cual escoger para mirar. Asintio lentamente y sus mejillas se volvieron de un tono mas intenso al recibir entre sus labios los de el.

"Esperare nuestro encuentro…"

Susurro al igual que el, rozando sus labios, solo para que ambos pudiesen oir, para que solo ellos dos fuesen testigos de esa promesa… guardaria el recuerdo de ese preciado momento... eternamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Verner
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 301
Fecha de inscripción : 25/05/2008

MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Lun Jun 09, 2008 3:05 am

-Yo también lo haré... Cuidate mucho, dulce Lylia...

Susurra Verner como sus ultimas palabras, tan vacias que sentía como si no hubiera dicho ninguna frase en realidad. No importaba que dijera si ya no le vería en mucho tiempo, si con ello no podía evitar sentir un extraño vacio al momento de separarse finalmente de ella al sentarse en la cama, si no evitaba el nudo en su garganta al momento de ponerse de pie y romper el unico contacto entre ellos, el contacto de sus manos antes tan unidas, entonces cualquier palabra sería igualmente dolorosa. Iba a extrañarla irremediablemente.

Había rodeado la cama para llegar hasta su cuerpo y ayudarla a sentarse debidamente, tomando el bonito gorro con orejas de conejo que supo colocar sobre la cabeza de su dueña tras acomodar con cariño sus cabellos. Ofrecerle su mano para acompañarla a la salida había sido una pequeña tortura, al igual que escortarle hasta salir de aquella habitación. Echa un ultimo vistazo hacia la cortina y la solida pared, despues hacia la cama y por ultimo a la habitación completa antes de salir al lado de ella. Quería recordar ese lugar, esos preciados momentos y sobretodo a la hermosa dueña de cada uno de ellos. "Lylia"... Deseaba recordar ese nombre en luna llena y que entre los sueños humanos no sintiera esa profunda soledad.

Le observó de frente una ultima vez, antes de ejecutar una solemne reverencia y darse la vuelta para caminar por el pasillo, esforzandose por no mirar hacia atrás. Todos sus esfuerzos se hirían al infierno de solo fijar su mirada de nuevo en aquella mirada ambar. Ahora solo se conformaría con recordarle hasta su proximo encuentro.

Cuando él desapareció por el oscuro pasillo, una pequeña paloma de papel aparece volando hacia Lylia con gracia, posandose sobre la cabeza del pequeño Khilo. Una paloma, una frase muda de paz entre ambos, una pequeña tregua entre vampiro y hombre lobo en honor a un sentimiento aun desconocido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Muros grices *Privado*   Hoy a las 7:37 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Muros grices *Privado*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» Hospital Privado
» Choque en el pasillo... [Privado]
» de paseo por el bosque (privado con sakura hime)
» La calentura de una sola noche. +18 (Privado Myrna y Atsuko)
» COJIENDO EL TREN[privado con kaname]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: 1º Piso :: Pasadisos.-
Cambiar a: