♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Escondido... [priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Miér Dic 17, 2008 5:52 pm

Desconfiando todavía, enarcó una ceja al escucharle. ¿Ser suave con él?. ¿Qué se había perdido? ¿por qué de pronto Artzeiz quería portarse bien con él?. Desde luego no se fiaba en absoluto de lo que decía.

Frunció el ceño, endureciendo su mirada cuando el rubio se acercó tanto a él y le miró de hito en hito, extrañado, cuando le dio una venda para que le tapara los ojos a él. Bajó la mirara para observar la tela hecha de sombras y la cogió, volviendo a clavar su mirada en la del Ace. ¿En serio quería que se la pusiera?. No tenía ningún problema en vendarle los ojos, pero el problema era que se fiaba tan poco de él que temía que le hiciera algo mientras le hacía el nudo tras la cabeza.

"¿Por qué?. Tú nunca eres suave con nadie..." preguntó, sin saber realmente qué hacer.

Si Artzeiz estaba diciendo la verdad... mejor para él. Al menos no tendría que soportar sus torturas, pero tenía miedo. Temía cerrar los ojos, dejarse llevar por sus caricias y que, en el momento menos esperado, alguna de sus sombras atravesara su cuerpo, o le pegara, o le azotara...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Artzeiz
Ace de Pica
Ace de Pica


Cantidad de envíos : 331
Fecha de inscripción : 09/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Jue Dic 18, 2008 2:02 am

-ah, Mirthais...

Le tomo del mentón, suave, rozando sus labios con su dedo frió al agarre, le miro con sus pupilas grises, clavándose en esa mirada del albino, la verdad era...

-Tienes razón, este no soy yo, ya has rechazado dos juegos suaves, has perdido tus opciones de que tu voluntad se viera involucrada, tu carácter solo me hace pensar en destrozarte, es adorable, pero…

Si, había un pero, quería conseguir su confianza por un instante, quería…Los ojos del rubio se entrecerraron un poco, suavemente como seda la venda-sombra se extendió por la mano del otro, subiendo hasta el cuello de este, solo provocando la sensación tersa de seda, cuando estuvieron ahí posicionadas, Artzeiz bajó suave su mano le tomo por el cuello, apenas y rozando sus dedos sobre la piel, aun no era tiempo de marcarle... todavía no.

-… eres un juguete interesante y aun no quiero romperte, solo quiero jugar contigo, lindo titiritero.

Si, se había burlado, le provocaba, pero al tiempo que era agrio con el peliplateado sus sombras se habían trasformado en un collarín liso, satisfecho Artzeiz se alejo del otro.

-je, has perdido Mirthais, por incredulo será un placer tomarte a mi manera.

Sentencio tras lo cual creo en su mano derecha una aguja, la cual fue a parar a un punto específico: un punto donde se maximizar las sensaciones placenteras, disminuyendo la percepción de dolor. En la izquierda al tiempo que lanzaba la primera aguja, se formo una segunda, la cual lanzo tras dos segundos en un punto diferente, anunciándole a Mirthais las consecuencias de esta última.

-Si la quitas, mueres.

Dijo tranquilo con una sonrisa sádica, su mirada prepotente, y una completa confianza que inundaba el lugar hacia el sitio simplemente asfixiante, si el ryujin se arrepentía de ser incrédulo pensaría en volverle a dar la oportunidad, pero... solo lo pensaría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Jue Dic 18, 2008 1:11 pm

Apretó los labios cuando le tomó del mentón y los rozó con sus dedos y jadeó sorprendido al escucharle.

"¡¿Qué?!. ¡No!. No he rechazado nada." exclamó temiendo que ahora fuera a destrozarle vivo. "Es todo demasiado raro como para que pueda fiarme a la primera y..." la frase quedó inacabada ante aquel 'pero...'

Sintió un estremecimiento por todo su cuerpo cuando la tira de seda hecha de sombras ascendió por su brazo hasta instalarse en su cuello. Llevó sus manos allí tan solo para tropezarse con la de Artzeiz y cogerla por si acaso le daba por apretar más de la cuenta. El siguiente comentario del vampiro le dio ganas de estamparle un buen puñetazo en la cara... de hundirle la nariz y hacerse daño él mismo en los nudillos de la fuerza que emplearía... Sin embargo pudo controlarse a tiempo, aunque su gesto reveló claramente todo lo que había estado pensando.

Le vio alejarse y tocó la cinta que había quedado sujeta a su cuello. Trató de quitarla pero le resultó imposible... tal vez con luz... aunque aquel no era el mayor de sus problemas y tal vez era mejor reservar sus energías para más adelante. No estaba seguro de no tener que usarlas...
Le miró con horror al oírle y negó con la cabeza.

"¡¿Incrédulo?! ¡Sino tuvieras una mente tan enferma me hubiera fiado de ti a la primera!." exclamó tratando de excusarse. "Prometiste no hacerme daño, y yo no perdería a menos que intentara huir... No he huido a ninguna parte." insistió, queriendo volver a la situación anterior.

Soltó dos pequeños quejidos ante las leves punzadas que sintió en su cuerpo y le miró con enfado e impotencia. Detestaba aquella mirada altanera y prepotente... le gustaría verle de marioneta a ver dónde iba a parar aquella asquerosa e insana confianza que tenía en sí mismo...

"Dame otra vez la venda... te la pondré...." dijo, teniendo que hacer un esfuerzo tremendo para tragarse su orgullo y vomitar aquellas palabras para que le diera otra oportunidad.

Había que ser prácticos... prefería salir de allí entero que morir sólo por orgulloso...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Artzeiz
Ace de Pica
Ace de Pica


Cantidad de envíos : 331
Fecha de inscripción : 09/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Mar Dic 30, 2008 3:48 am

-Estas huyendo de mis juegos, sin que te des cuenta hermoso Ryujin

Dijo sin más, todo con un suave movimiento las dos agujas, estas le causarían un intenso dolor, pues estaban en un punto vulnerable, si eran sacadas sin considerar los efectos solo provocaría que su propio cuerpo creara una descomunal cantidad de toxina que terminaría por matarle lentamente, talvez no hoy, pero pasando dos días seguro estaría más que moribundo, solo había una manera segura de sacarlas.

Escucho a Mirthais tragarse su orgullo, viendo el cuerpo del otro temblar por la rabia contenida del deseo de destrozar al maldito ace de pica, ese maldito vampiro bastardo, si… hablaba de si mismo, entendía perfectamente, pues ese sentimiento lo degustaba siempre en la sangre de sus victimas, ya no era raro, por lo cual no le provocaba más que indiferencia y deseos de jugar con ese cuerpo que destilaba tanto odio, las reacciones que provocaba ese sentimiento en sus victimas era en sumo interesantes.

Ante sus palabras, solo sonrío complacido, no una risa, simplemente una sonrisa de satisfacción al saber que sabia que el ryujin no desaprovecharía el juego “suave” que le ofrecía, pero claro, primero tenía que quitarle las agujas. Posiciono ambas manos agarrando las agujas, se acerco a los labios del albino, dándole las siguientes instrucciones y el porque de estas.

-Quitare las agujas, pero haré sangrar tus labios al mismo tiempo para que salgan las toxinas y no termines muerto en unos días.

Solo explico, así que se acerco a esos labios, tomando entre su boca ese labio que pronto se teñiría de carmesí. Jalo las agujas, mordió el labio con fuerza haciéndolo sangrar, el veneno se esparció por esa sangre, dejando libre el cuerpo del otro.

Artzeiz lamió sus propios labios, como aquella toxina era para los vivos, no haría ningún efecto en él, para el labio del otro, paso simplemente su dedo pulgar sobre este, limpiando la sangre del ryujin. Chasqueo sus dedos, la sombra se soltó del cuello ajeno, cayendo delicado hasta las manos del otro en forma de tela sedosa, Artzeiz acercándose obviamente para que le pusiera aquella tela paso su fría mano por la mejilla del peliblanco, después paso las manos tras su espalda, tomándose el mismo por la muñeca, sentenciando la nueva regla que se creo a partir de la resistencia del chico, mientras que se inclinaba ligeramente, mirándolo directamente a esos ojos llenos de odio hacia su persona vampirica.

-los dos, quedaremos en la misma condición… tus ojos no solo estarán cerrados, sino que vendados al igual que los míos.

Una sombra en forma de gusano ya se había subido al hombro del otro, solo esperando instrucción para poder obstruir la vista del otro ser.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Mar Dic 30, 2008 1:24 pm

Parpadeó sorprendido al escucharle y se dijo que tal vez tenía razón... ¡pero es que era tan complicado fiarse de que no le haría ningún daño!.

Un intenso dolor cruzó repentinamente su cuerpo, haciéndole gritar de dolor y llevar sus manos a las agujas. Por suerte no se las quitó, sabía que la amenaza del vampiro no había sido en vano y que, si quitaba las agujas, de una manera u otra terminaría muerto. Por lo que se tuvo que resignar al dolor que atravesaba su cuerpo con una mueca de dolor.
Curvado por el dolor, no vio la sonrisa de satisfacción que adornó el rostro de Artzeiz durante unos segundos, cosa que agradeció. Sin embargo, al ver que se acercaba, volvió a erguirse, con el ceño todavía fruncido por los restos de dolor que habían dejado aquellas dos agujas. Al ver que el vampiro colocaba sus manos sobre las agujas le miró de hito en hito, temiendo que las quitara sólo para hacerle morir.

Al escucharle suspiró suavemente y asintió.

Dejó que el Ace tomara su labio inferior entre sus dientes y aguantó la respiración, aguardando el punzante dolor que pronto se abrió paso desde su boca, haciéndole gemir a modo de protesta.
Retrasó su curación todo lo posible, hasta que el rubio pasó su dedo pulgar sobre sus labios para limpiarle la sangre. Imaginó que las toxinas ya habrían salido de su cuerpo. Con el dorso de la mano limpió su barbilla ensangrentada y miró sorprendido como el otro cedía a darle de nuevo la venda, y con ella, la oportunidad de volver a los juegos suaves...
Todavía no estaba muy seguro de que aquello fuera en serio o si el vampiro tan sólo estaba burlándose de él. Pero prefería la incertidumbre de un trato suave a la seguridad de uno brusco si no se arriesgaba...

Endureció la mirada cuando Artzeiz se inclinó para mirarle directamente a los ojos y bufó, no demasiado conforme, al escucharle.

"De acuerdo." contestó, dejando entrever claramente en su tono de voz, que no le hacía ninguna gracia que le tapara los ojos.

Alzó los brazos y vendó los ojos del rubio con la seda negra hecha con sus propias sombras... y aquello le hizo preguntarse qué le aseguraba que Artzeiz no haría desaparecer la venda en cuanto tapara sus ojos.

"¿Cómo sabré que sigues con la vista tapada cuando vendes mis ojos?." inquirió haciendo un nudo tras su cabeza para que la cinta no cayera al suelo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Artzeiz
Ace de Pica
Ace de Pica


Cantidad de envíos : 331
Fecha de inscripción : 09/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Lun Ene 05, 2009 4:32 am

-No lo sabrás…

Dijo con su vista bloqueada, se incorporo lentamente con toda seriedad. El solo palpitar del corazón del otro le guiaría donde se encontraba, sería tan divertido. Siguió hablando, pues no había terminado con sus palabras.

-te he dado una segunda oportunidad, crees que estoy bromeando con esto?, desconfía una vez más Mirthais, y despídete de las reglas de este juego, impondré las mías y no creo que tengas oportunidad de reclamar tras destrozar tu cuerpo por completo, los cadáveres no reclaman mucho.

Termino de decir mientas una suave sonrisa se mostraba sus labios, enigmática?, confiada?, quien sabe. Sin decir ni una palabra alzo su dedo índice haciendo un simple movimiento, el cual indico a la pequeña sombras que fuera a tapar los ojos de Mirthais, lentamente y con toda intención le fue cubriendo la vista de derecha a izquierda con cierta lentitud, la simple sensación de nerviosismo del albino era deliciosa para su percepción sensorial, tanto que se relamió los labios, lo que no supo Artzeiz, o tal vez si, es que esto lo hizo justo cuando la venda terminaba de cubrir la mitad de ojo izquierdo que le hacia falta, un incentivo o más bien un signo que talvez interpretaría el ryujin como una mala señal.

-Empecemos mi celestial marioneta.

Dijo con ambos sumidos en las tinieblas de sus ojos, teniendo como único aliado sus demás sentidos. El rubio se acerco escuchando ese palpitar, posando su mano sobre el pecho del otro, la bajó lentamente en una caricia hasta el abdomen solo para sentir la reacción de este antes de que bajara más, solo al sentir su reacción bajaría de inmediato, tomando entre su mano ese miembro que debía de probar, solo por el simple hecho de poder saciar su curiosidad acerca de su “juguete”.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Lun Ene 05, 2009 2:15 pm

Frunció el ceño con disgusto al escucharle decir aquello y se quedó quieto, con los brazos pegados al cuerpo, esperando. Intuía que era a través de las sombras como le controlaba y sabía dónde estaba, pero aún así era bastante siniestro que alguien con los ojos vendados pareciera mirarte directamente a los ojos y supiera en todo momento dónde estabas...

Bajó la mirada al escuchar sus palabras y se mordió el labio inferior, nervioso, apretando sus puños con fuerza. No le hacía falta conocer mucho personalmente al Ace de Picas para saber que no acostumbraba a tratar bien a sus juguetes y menos aún a darles segundas oportunidades... No iba a desaprovechar aquel trato y haría lo que fuera por seguir con vida tras aquel encuentro, pero la idea de fiarse de él le resultaba difícil de asimilar...

"No desconfío... así que deja de amenazarme..." replicó mirándole con molestia. "Es difícil relajarse contigo haciendo alusión a matarme cada dos por tres..." añadió desviando la mirada hacia un lado y bufando.

Sin embargo tuvo que volver la vista de nuevo hacia él cuando le vio levantar un brazo e indicarle a sus sombras con un dedo que taparan sus ojos. No pudo evitar llevar sus manos hasta ellos, tocando con las yemas la especie de venda que se iba formando en torno a su cabeza, privándole lentamente de su vista. Y no le gustó nada lo último que vio... la imagen de Artzeiz relamiéndose no era algo demasiado tranquilizador y su corazón comenzó a latir desbocado en cuando no pudo ver absolutamente nada.

Tragó con esfuerzo y respiró hondo, sobresaltándose al sentir la mano del vampiro sobre su pecho. Se estremeció cuando aquella mano bajó por su piel, acariciándola, hasta llegar a su vientre. Sin hacer ningún movimiento, aguardó a que el vampiro volviera a tomar la iniciativa y continuara con las caricias. La tentación de quitarse aquella venda de los ojos era enorme pero lo cierto era que la idea de estar 'ciego' frente al vampiro era, en cierto modo, excitante. Así que sin soportar más aquella espera cogió la muñeca de Artzeiz con su mano izquierda, llevándola a sus labios para besarla y no soltarla... al menos así tendría controlada aquella mano...
Avanzando, buscó los labios del vampiro con su mano derecha, acariciándolos suavemente con sus yemas para después posar sus propios labios sobre éstos.

Era menos agobiante llevar parte de las riendas que quedarse esperando pasivamente a que el vampiro se dignara a hacer algo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Artzeiz
Ace de Pica
Ace de Pica


Cantidad de envíos : 331
Fecha de inscripción : 09/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Lun Ene 05, 2009 10:56 pm

Rió un poco, era cierto que tendía a hablar con amenazas a cada rato, pero ya era más su estilo que otra cosa. El intranquilo y sin lugar a dudas nervioso corazón de Mirthais le guió, era de esperase que sus latidos aumentaran, por lo que llegar hasta el fue sencillo.

Cuando le tomo de la muñeca se sorprendió un poco, no esperaba que Mirthais tomara cierta ventaja, pero pensándolo durante unos segundos tenia todo el sentido, Mirthais no se dejaría dirigir por el vampiro porque resultaba más peligrosos así, sintiendo los labios del ryuji sobre su piel fue un contacto tan suave, inesperado… porque el rubio no estaba acostumbrado a ser sutil… le daba cierta desesperación no tomarle de una buena vez, pero bien seguiría con el juego.

Cuando el recorrido del albino termino en sus labios, sintiendo el tibio calor que desprendía el cuerpo del otro entre abrió sus labios, vamos, era algo diferente y ciertamente desconcertante, pero de laguna manera le agradaba ese contacto.

Sin más adentro su lengua en esa tibia boca, sabia que no era del agrado del ryujin, pero eso en realidad no le importaba mucho, su mano libre termino recorriendo el mismo camino que la otra llegado a la entrepierna del otro, recogiendo con esta el miembro ajeno, acariciando, deslizando sus dedos por la extensión, estimulándole en caricias y frotes, pues Artz por puro instinto junto un poco sus caderas a la del otro.

Se separo de esos labios, deslizando sus labios lujuriosos por el cuello del otro, rozando sus colmillos en esa yugular, dejando apenas unas líneas rojizas que por supuesto no puede ver, pero no se detiene ahí, más bien baja a las clavículas, le muerde apenas un poco, dejando pequeñas marcas que seguro desaparecerán dentro de poco.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Lun Ene 05, 2009 11:21 pm

Le dio algo de miedo que Artzeiz no consintiera que llevara la iniciativa, pero al parecer el vampiro no tuvo muchos inconvenientes en ello.

Entreabrió los labios para dejarle introducir la lengua en su boca y la enredó con la suya, intentando disfrutar de aquello ya que no podía negarse. Al menos trataría de aprovecharse del placer al máximo.
La mano libre de Artzeiz llegó a su miembro y le estimuló, haciéndole soltar una mezcla de gemido de placer y gruñido de molestia.

Cuando el vampiro decidió dejar vagar sus labios por su cuello se le hizo más difícil no resistirse. Temía que en cualquier momento hundiera los dientes en su piel y le robara la energía que había ido acumulando. Lo que menos necesitaba ahora era marearse o debilitarse.

"Uhmmmm..." protestó, frotando su entrepierna con la del rubio para apartar aquella mano de allí.

Dio un brinquito de sorpresa al sentir como clavaba ligeramente los colmillos en su clavícula, pero pronto se curó, hundiendo sus dedos en el cabello del Ace.

"Eres de lo más raro..." musitó, besando y succionando la piel del cuello de Artzeiz.

Era extraño tocar aquella piel tan fría cuando el vampiro estaba tan excitado, y aunque procuraba participar en las caricias para no dejar que le tomara sin más, sentía una sensación extraña en su cuerpo. Tal vez fuera la sorpresa de que le estuviera gustando cuando había esperado todo lo contrario...
Tirándole ligeramente del pelo, le obligó a levantar la cabeza para buscar sus labios de nuevo y ser él quien, en aquella ocasión, hundiera su lengua en la boca ajena mientras llevaba sus manos al pecho del vampiro para quitarle la parte superior de la ropa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Artzeiz
Ace de Pica
Ace de Pica


Cantidad de envíos : 331
Fecha de inscripción : 09/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Mar Ene 20, 2009 4:00 am

Raro... esa era la palabra que utilizó Mirthais para Artzeiz, aunque ambigua talvez todos los que vivían en la mansión podrían denominarse así, llevaban vidas tan raras que solo los nuevos que llegaban se podían dar cuenta de que tan rara se había tornado la vida en aquel lugar… donde solo existen dominadores y dominados, al menos así lo veía Artzeiz.

Una sensación le llego al cuello, los labios del ryuji sobre su piel, succionándole se sentía bien, pero cuando fue su sedoso cabello tironeado por Mirtahis, aunque fuera de una forma suave, este gesto solo se lo permitía a Gemini, por lo que si se dejo llevar pero ya tenia un punto menos el albino, al menos una marca le dejaría que tardara en sanar. Aun así obedecía la indicación de encontrarse con Mirthais de nuevo, sus labios que tenían un sabor bastante peculiar, dulce para el vampiro, un ryujin siempre le sabia dulce al inicio, aunque a los que desplumaba se tornaba su sabor amargo, y aun así violarlos era delicioso.

Las ropas de Artzeiz eran difíciles de quitar, por lo mismo que en ocasiones las misma sombras las formaban, haciéndolas imposibles de quitar, esta vez dejo que su fieles siguieran los movimientos del ryujin, desplazándose según la dirección de los dedos del otro.

Cuando al fin estuvo descubierto su torso simple sonrió, tomando a Mirthais con una mano de la cintura, obligándolo a dar algunos pasos en dirección de lo que según él había quedado la pared, pegando su cuerpo al del otro, hasta que toparan sería el final de sus pasos. Cuando llegaron a la pared el rubio sin previo aviso le volteó, sin lastimarle claro, un trato era un trato a pesar de ser un juego, así que el rubio posó sus labios sobre una de las orejas del otro, pasando sus manos por esa silueta varonil, llegando a esas nalgas en las que deslizó sus dedos, solo tocándole, suave, pasando una de sus manos por el cuello del otro, deslizando ese suave cabello a un lado, pasando su mano por el cuello hasta llegar a esos labios tentadores, delineándole y abriendo lentamente para sentir esa suave calidez.

-Te gusta el control Mirthais, por eso eres titiritero?, no te gusta ser el utilizado, pero sabes bien que en tu posición de titiritero puedes doblegar a otros, dime… que se siente?, te sientes bien de doblegarlos?, de tenerlos bajo tu control.

Musito el vampiro al oído del otro en voz baja y rozando sus labios apenas y perceptible como una suave brisa, si, quería saber más de él mientras que le tocaba, porque a decir verdad solo esperaría sus palabras para abrirle las piernas con sus sombras sosteniéndole para que ensalivando dos de sus dedos le penetrara entre esas nalgas atractivas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Mar Ene 20, 2009 12:39 pm

Mirthais desconocía por completo las caricias que el vampiro tenía reservadas para Gemini. De haberlo sabido no le hubiese levantado el rostro tirándole del cabello...
Ignorante, siguió a lo suyo, peleando con la lengua del Ace para mantener el control de aquel beso y sorprendiéndose por la facilidad con la que se abrían las ropas del rubio.

Cuando le quitó la parte superior de la ropa, paseó sus manos por el pecho del otro, cogiéndose a sus hombros al sentir que le rodeaba la cintura con un brazo y le obligaba a retroceder. Sabía que había una pared tras él, pero no recordaba exactamente la distancia. Extendió un brazo hacia atrás para ponerse sobre aviso cuando el muro estuviese cerca y poder reducir aún más el ritmo y no chocar contra él.
Al sentirlo contra su espalda no pudo reprimir un jadeo de sorpresa. Estaba todavía más helado que la piel del Ace. Se dejó voltear, poniendo las manos contra la pared, enfurruñado. No quería darle la espalda... así prácticamente todos sus movimientos quedaban anulados...

Se estremeció, una y otra vez ante las caricias de Artzeiz. Si podía ser tan delicado y suave no entendía por qué se portaba tan mal con todos los que vivían allí, sin importar su rango de marioneta, titiritero o Ace...
La pregunta del rubio le hizo salir de sus pensamientos y fruncir ligeramente el ceño. Hablar mientras sentía los dedos del vampiro rozando su trasero no era muy cómodo, pero por ahora esos roces eran del todo inofensivos... claro, por ahora...

"Si soy titiritero es sólo para que no me dobleguen... no acostumbro a someter a nadie..." contestó, reprimiendo los nuevos estremecimientos que le causaban las manos del vampiro. "No me gusta hacerlo... prefiero ganarme su confianza..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Artzeiz
Ace de Pica
Ace de Pica


Cantidad de envíos : 331
Fecha de inscripción : 09/05/2008

MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Sáb Ene 24, 2009 4:11 am

“Confianza”, esa palabra fue como una señal para sus sombras que sostuvieron los tobillos de Mirthais, a lo que Artzeiz atrajo hacia si la cadera del otro, dejando ligeramente levantado ese trasero, introduciendo uno de sus dedos no con mucha delicadeza, empezaba a desesperarle aquel juego, enfadarse con él mismo era una opción muy buena así que simplemente descargo un poco de su frustración en introducir ese dedo, moviéndolo si lento al principio, pero después rápido, introduciéndole otro más con la misma brusquedad. Seguía respetando el trato, tampoco se iba a ser miel sobre hojuelas.

Sus labios soltaron una carcajada cruel, al tiempo que su izquierda se pasaba al pecho del otro, atrapando una tetilla del otro entre sus dedos, solo para jalarle y pellizcarle, quería escucharle mientras que le hacia, aquello, ya que era más a la fuerza que a voluntad.

-Confianza?, con razón te tardaste en llegar a ser titiritero.

Se burlo lamiéndole la oreja con descaro, dándole un pequeño mordisco jugando con el otro, le quería fastidiar al igual que escucharle sintiendo sus caricias.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Escondido... [priv.]   Hoy a las 7:57 am

Volver arriba Ir abajo
 
Escondido... [priv.]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» [Privado][priv]Perro ladrador poco mordedor...[priv]
» Crepusculo Presentador (Priv. Akumi)
» The Zombie Way (Priv. Camile Longtride, Shura, Bálthazar, Lafayette, Fye)
» Llegando al Cine >Priv. Vash
» Camino al Karaoke [Priv. Lya]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: 1º Piso :: Biblioteca.-
Cambiar a: