♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Danza de los cisnes - Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Mar Ago 05, 2008 9:33 pm

Les sonrió, satisfecho de haber picado su curiosidad.

"Ah... hay algunos trucos aquí que sólo se conocen cuando llevas el tiempo suficiente recorriendo los pasillos del Teatro." les contestó, guiñándoles un ojo. "Vamos, os enseñaré este." dijo cogiendo al demonio que tenía sobre las piernas de la cintura para depositarlo con cuidado en el suelo y levantarse para bajar al otro del piano, dejándolo junto a su hermano.

Se dirigió a la puerta, atento de que le siguieran y les abrió la puerta, cediéndoles el paso.

"Nadie os ha enseñado todavía ningún truco ¿verdad?. Me hace bastante ilusión ser el primero a decir verdad." comentó sonriendo mientras les llevaba al comedor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Mar Ago 05, 2008 10:12 pm

Armand y Audrey se miraron un momento, buscando la aceptación del otro en seguir a aquel angel que les invitaba a seguirle hasta el comedor con una grandiosa promesa de por medio. Sus pasitos aceleraron su marcha hasta encontrarse con el joven ryujin, tomando cada uno una de sus manos para llevarles consigo a traves de la puerta, cuando el castaño cerraba la puerta detras de ellos y salían al pasillo.

-Nadie nos ha instruido lo suficiente en este lugar, solo nuestro primo Verner y el Amo Nerion.-Responde el pequeño que vestia de azul, como sus lacios cabellos.- Lo que sabemos, es gracias a nuestra necesidad de pasear.

-A Verner no le gusta mucho que recorramos el lugar, pero no es bueno para nosotros estar mucho tiempo encerrados, nos da hambre.-Añade el castaño negando con la cabeza lentamente.

-Será un placer aprender de usted los trucos, aunque no vemos por que le hace tanta ilusión. Suena como un padre que esta por enseñar a sus pequeños a sumar y restar por primera vez.-Comenta el pequeño con buen animo, un tanto sonrojado de percibir en el tacto con Mirthais que éste parecía contento de enseñarles.

-O a andar en bicicleta... Prometemos aprovechar todo lo que sea posible de sus lecciones, pero como buenos alumnos, atengase a las travesuras por parte de nosotros a usted.-Añade el pequeño caballero, agitando sus alitas momentaneamente, riendo para sus adentros de aquellas ideas que surcaban su mente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Miér Ago 06, 2008 7:28 pm

Mirthais sonrió al sentir las manos de los pequeños cogiendo las suyas y continuó caminando a través de los pasillos, riendo ante sus comentarios.

"Vuestro primo es demasiado precavido, lo único que consigue con ello es llamar la atención de los Aces y tentarles a que se diviertan con él." comentó negando con la cabeza. "Pero tengo curiosidad... ¿Cómo habéis terminado sirviendo al Ace de Trébol si Verner os advirtió sobre él?. ¿No deberíais haberle rehuído?." inquirió mirándoles con una ceja alzada.

Al escuchar los comentarios de los pequeños ante sus repentinas ganas de enseñarles los trucos que escondía la mansión no pudo evitar echarse a reír y encogerse de hombros.

"Bueno, supongo que tengo debilidad por los pequeñines. Sobre todo con los pequeñines poco insolentes. Y vosotros por el momento me habéis caído bien." comentó sonriéndoles. "Además, me gusta dar ciertas facilidades a los recién llegados, bastante tienen con ser nuevos y estar en el escalón más bajo de todos. En cuanto a los de vuestras posibles travesuras..." comentó, poniendo gesto severo. "... creo que nunca me han hecho ninguna, así que será interesante probar. Pero cómo os paséis tened por seguro que habrá castigo." advirtió con una sonrisa.


Cuando llegaron al comedor, Mirthais abrió la puerta y miró dentro.

"Bien, para que esto funcione dentro no tiene que haber nadie. Así que tendréis que venir cuando no sea una de las horas puntas..." explicó haciéndoles mirar adentro. "¿Veis lo que hay sobre las mesas?. Comidas, pastas y dulces corrientes. Pues bien... para hacer aparecer los dulces de los que he hablado, tenéis que cerrar la puerta y abrirla y cerrarla tres veces seguidas, muy rápido. Así." añadió cerrando de nuevo y haciendo lo que les había dicho. "Y ahora... voilá, un paraíso de dulces sólo para vosotros." finalizó abriéndoles la puerta y mostrándoles una sala llena de todos los postres, helados, tartas y caramelos habidos y por haber.

No por nada aquel era uno de sus lugares preferidos...

"En cuanto salgáis todo volverá a estar como al principio y los dulces habrán desaparecido."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Jue Ago 07, 2008 6:38 pm

Bueno, esa era una cuestión interesante al modo de ver de los pequeños, Verner no cabía de su enfado y preocupación de saber que sus intentos de protegerlos habían sucumbido a uno de los Aces. Armand y Audrey aun resentían un poco su enojo, pero ellos no habían podido evitar desobedecerlo en aquella ocasión.

-Verner nos dejó solos en nuestra habitación, con un conjuro protector que aparentemente no dejaría entrar a nadie que quisiera hacernos daño, dos días despues de nuestra llegada. El Ace de Trebol irrumpió entonces en ese lugar y nos habló muy amablemente.-Explicaba el castaño recordando aquella noche cuando habían estado jugando con las llamitas de sus dedos hasta que aquel hombre había llegado a "conserntirles".

-La protección no funcionó con el Ace de Trebol por que nos protegía de "aquellos que quisieran hacernos daño", pero el amo Trebol no sabía que nosotros estabamos ahí, mucho menos se pensaba hacernos daño. Entonces el connuro no lo reconoció como enemigo y lo dejó pasar hacia nosotros. No pudimos huir por que... Él se parecía mucho a nuestro antiguo Amo... Claro, tampoco es mejor que el anterior, no, no lo es.-Declara el jovencito peliazul, negando con la cabeza tristemente.

-La atención de un mayor nos domina facilmente, nuestro Amo nos ha malacostumbrado a ello. Por eso el Amo Trebol ha sido eficaz... Verner no lo tolera, es como si ante ese hombre ya tuviera un asunto pendiente, como si no fuera la primera vez que se topa con su aroma en el cuerpo de alguien que ha sido su victima... Pero es una pena, por que el Amo Trebol no sabe la verdad de que aun no le pertenecemos, y Verner aun supone que si, y sigue molesto...-Añade el castaño apretando un poco mas su mano entorno a la del ryujin.

Era una historia comun para ellos, y un tanto traumatica solo por el hecho de haber tenido la sensación de infidelidad a su antiguo Amo, pero lo habían superado ante su necesidad basica de alimentarse. El trato de Amo y sirviente, en su caso, no se había completado aun, por que Armand y Audrey, marcados aun con el tatuaje de un antiguo señor, no eran todavía propiedad de nadie, y seguirían mintiendo al respecto con lo buenos actores que seguían siendo. Siguieron a Mirthais sin retrasarse, atendiendo a sus instrucciones al llegar a la puerta del comedor donde cada una de sus acciones fueron estudiadas por dos pares de ojos atentos y espectantes, y otro par de oidos que grababan su voz con prontitud en sus activas mentecidas. El principio había sido habitual, incluso les había exasperado encontrar el comedor como siempre, pero cuando el angel terminó de abrirles las puertas y mostrar ante ellos aquel pequeño paraiso, no pudieron sino abrir los ojos de par en par sobrecogidos por un mar de nuevos colores, olores y sabores. ¿Aquello no era una ilusión? ¿Habrían muerto y por ello un angel les llevaba al paraiso? Se acercaron con un pasito apurado hasta un extremo de la mesa, conte,plando aquella increible variedad de postres nuevos, cuando ambos se deciden a tocar con sus deditos el betun de un hermoso pastel decorado de rosas, probando su dulce y suave consistencia, cuando sus alitas se agitaron producto de su satisfacción, sonriendo como todo niño cuando se le cumple un capricho.

-¿Podemos probar todo lo que queramos, joven Mirthais?.-Cuestiona el castaño con animo, esperando ansioso el permiso del mayor fijando su mirada en el angel.

-¿Nos acompañará a esta travesura culinaria, joven Mirthais?.-Cuestiona ahora el gemelo con kimono, ansioso de saber la respuesta del angel, esperando una afirmación para no tener que obligarle a llevarlo con ellos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Jue Ago 07, 2008 8:49 pm

Escuchó interesado la respuesta de los pequeños y asintió, pensativo. Era bastante curiosa la habilidad que tenían aquellos dos para hacer creer a todo el mundo lo que ellos quisieran y utilizarlo en su provecho. De pronto se preguntó si no le estarían mientiendo a él... pero... para qué le iban a mentir. De todos modos a él lo mismo lo daba realmente quién era su amo, si lo era del todo o si Verner lo sabía y lo aprobaba o no. Tampoco era algo de suma importancia para él, aunque intuía que no le estaban mintiendo.

Después de abrirles la puerta y dejarles ver lo que había en el comedor sonrió feliz al ver sus caritas de infinita ilusión, y más aún cuando entraron dentro y sus alitas se movieron de satisfacción al probar uno de los postres.
Al escuchar como el castaño le pedía permiso se echó a reír y asintió.

"¡Por supuesto que sí!. Sería un poco cruel traeros aquí y prohibiros comer, ¿no?. Aunque... no sé muy bien cómo funciona vuestro aparato digestivo, pero tened cuidado no sea que después os dé dolor de barriga tanto dulce..." contestó entrando con ellos y cerrando la puerta. "¿Acompañaros...?. Uhmmm... supongo que no debería, no me gusta abusar de esto y hace muy poco que comí dulces... pero, no voy a dejaros comer solos." añadió con una sonrisa pícara, sentándose cerca de ellos y acercándose una tarta helada de limón, dispuesto a hincarle el... tenedor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Jue Ago 07, 2008 9:40 pm

-Bueno, sería un buen castigo a considerar, presentarnos el paraiso sin poder llegar a él, ¿O no?.-Cuestiona el jovencito de cabello castaño, cuando ante la respuesta de Mirthais a su hermano, este ultimo acudía con ellos a la mesa dispuesto a comer una tarta de limon, y ellos, muy a pesar de la advertencia ante ingerir gran cantidad de dulce, deciden avompañarle con una actitud mucho menos cuidadosa con respecto a su salud cuando su anfitrion parecía pensarselo más responsablemente para comer de aquellos postres.

Tantos colores, tantos olores diferentes y atractivos y no sabían ni siquiera por donde empezar. Entonces desistían de decidirse y tomaban lo primero que veian, probando un poco de todo con el orden debido y sin ensuciarse o ensuciar nada, por que recordaban cuanto se molestaba su amo cuando no hacían alarde de los modales con tanta paciencia inculcados, pero eso si, la gula y avaricia no eran ajenas de ese par de demonios. Entre probar o comer un pastel, el helado, las galletas, las figuritas de azucar y degustar cada sabor que podían encontrar, parecían no cansarse de aquel juego de exploración culinaria, parecían no tener jamás un limite para comer! Ellos eran falices en un mundo de azucar donde encontraban el sustituto a su forma de conseguir energía, y es que la comida para humanos era pobre en ese aspecto. Claro que en ningun momento sus alitas dejaron de moverse felizmente como la cola de un gato o el rabito de un perro que se nota contento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Vie Ago 08, 2008 12:28 pm

El ryujin sonrió y se encogió de hombros, tratando lo que tenía en la boca.

"Por el momento no tengo por qué castigaros. Aunque tomo nota de tu sugerencia para futuras ocasiones." contestó riendo y cogiendo un poco más de tarta.

Observó a los pequeños comer. Era increíble ver lo rápido que comían o la gula con la que lo hacían y que no se mancharan, cogiendo el cubierto con tan refinados modales. Sin embargo en su opinión se estaban pasando un poco comiendo tanto...

"¿El azúcar os proporciona algo en especial?." preguntó ladeando el rostro.

No sabía si reñirles o no. No sabía cómo les podría sentar una indigestión de pasteles o si por el contrario lo asimilarían de una manera sorprendente, siendo capaces de devorar toda aquella sala sin para de comer un instante...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Vie Ago 08, 2008 7:11 pm

La degustación y el dulce delirio se habían evaporado al escuchar las palabras del joven Ryujin, a quien habían accedido a prestar atención mientras terminaban de comer un de fresas que practicamente llevaban a la mitad, observandolo con los tenedores aun en sus boquitas, se miraron un momento, y acordaron que el castaño explicaría mientras el pequeño peliazul volvía a su comida.

-Energía. Nuestro Amo nos explicó que todo ser vivo funciona por azucares, y que entre más dulce es un alimento, más azucares contiene, azucares que nuestro cuerpo toma facilmente. Bueno, como eramos humanos entonces, tuvo que cambiarnos muuuuuucho para hacernos demonios como él, y entre las consecuencias, no pudimos volver a subsistir solo de alimento humano, y si era el caso de nuestro unico alimento, estamos destinados a consumir tanta azucar como sea posible para reunir la energía suficiente que nos tendrá despiertos y activos mucho tiempo.-explica el castaño con calma, mirando al techo como intentando recordar aquella explicación, vuelve su vista al pastel de fresas y continua comiendo cuando el peliazul cesaba y se disponía a explicar a Mirthais.

-Entonces... Nuestro Amo decidió forjar nuestro amor por los postres y dulces, nos hizo amantes de consumir tanto dulce como sea posible, por que en proporciones, tenemos 259 unidades de energía por sobre un humano como minimo, un hombre promedio, humano, suele tener 12 unidades si se ejercita mucho. Y ese humano se come un pastel y recupera sus unidades, pero imagine, joven Mirthais, cuantos postres debemos comer nosotros como minimo para recuperar las 259 unidades.-Ríe al imaginar la cantidad de postres que debían consumir. Aquello no concordaba, por que era parte de su maldición.

El pequeño volvió a su comida contento de haber recordado las palabras exactas de su amo, aunque había sidop una explicación bastante sencilla. Su cuerpo no había sido formado al de un demonio facilmente, y con ello requería muchos sacrificios que su Amo había disfrazado de manias en sus niños para ocultar sus aparentes debilidades. Y es que la forma natural de alimentarse para ellos era otra, una aun más vinculada a su Amo.

-Usted, joven Mirthais, come como comen muchos humanos, muy poco. ¿Como puede existir un angel por si mismo? Siempre nos lo hemos preguntado.-Cuestiona el peliazul poco despues, con curiosidad, cesando de comer para acercarse al angel y observarlo desde un asiento continuo, mientras su hermano iba por otro buen postre para terminar de devorar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Sáb Ago 09, 2008 7:08 pm

Escuchó con sumo interés la explicación que ambos le habían dado y asintió.

"Uhmmm..." musitó tragando lo que tenía en la boca. "Entonces será mejor que os busque otros castigos, no me gustaría mataros de hambre." comentó sonriendo y volviendo a su trozo de pastel.

Tampoco les diría nada acerca de sus estómagos y de lo mal que podrían sentarles una panzada de pasteles... Si los necesitaban tanto y habían sido acostumbrado a ello no creía que les hiciera daño. No dudaba de que aquel Amo del que tanto hablaban les había convertido también la constitución para que pudieran alimentarse de lo esencial sin sufrir indigestiones.

Al oír la pregunta de los pequeños se quedó un momento pensativo, con el tenedor entre los labios y alzó las cejas.

"En realidad a nosotros no nos haría falta comer si tenemos suficiente energía positiva a nuestro alrededor. Si lo hacemos es más por gusto que por otra cosa. Pero como podréis ver aquí no hay demasiada energía que un ángel pueda absorver, prácticamente toda es fruto del dolor y de la ansiedad que provoca estar aquí encerrado. Así que no tengo más remedio que comer al estilo humano. Aunque esto tampoco es algo que me disguste, la comida de este sitio es de lo mejor que hay." contestó sonriéndoles. "Puestos a explicaroslo, mejor os lo cuento todo... Digamos que la comida que más nos 'llena' son cosas como la fruta, las verduras, los dulces... la carne y las cosas picantes no nos dan tanta energía, pero podemos comerlas." añadió.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Lun Ago 11, 2008 10:22 am

Bueno, no podían ocultar el hecho de verse aliviados ante la respuesta de Mirthais cuando éste alegaba que no iba a prohibirles acceder a su alimento habitual, aunque poco hubiera influenciado esto en su posterior comportamiento. Nadie era como el Amo, y siendo así, nadie podría domarles con la misma efectividad, un hecho innegable que les hacía sentirse desolados. Sonrieron de todas formas, encantados en la observación de un angel que les acompalaba en ese momento de dulce compañía, escuchando como era que los angeles vivían y se mantenían en el mundo conservando su energía vital, curioso cuento de hadas para una merienda a aquellas horas de la noche.

-¿No hay en este lugar un solo remanente de energía positiva que Mirthais pueda tomar? ¿Como se expresa la energía positiva si la negativa parece nacer del martirio de un ser vivo en diferentes manifestaciones?.-Cuestionaba el peliazul con notable curiosidad, cuando su hermano acababa de ingerir un plato de helado de menta y chocolate.

-Bueno, la verdad que alimentarse de comida humana no tiene mucho que envidiar al hecho de alimentarse de energía, por lo menos genera un placer más rapidamente que el contacto. Obtener contacto agradable es tan dificil que probar una cucharada de azucar es todo un paraiso en un contraste ironico.-Comenta el castaño con sencillez, mientras miraba los diseños grabados en el plato que contenía el helado.- Nada ha podido superar la experiencia variable de los sabores de un banquete, por que desde un trozo de carne hasta una gota de jarabe de fresa, sin contar su valor como energía, es mágico...

-Bueno, deberá disculparnos, joven Mirthais. Ni mi hermano ni yo nos hemos acostumbrado a definir cuan variable es el contacto con respecto a la variedad de sabores, por que platillos hemos probado muchos, pero solo hemos conocido un solo "calor" capaz de acogernos. Por eso hemos decidido a indagar tanto como sea posible si no hemos tenido un limite propuesto por un Amo... Y por eso...-Uno de sus deditos roba un poco de tarta de limon, comiendolo con calma y satisfacción ante el hecho de probarlo lentamente.- No podríamos obedecer a Mirthais tanto como pudiera desear en dado caso...-Le sonríe con dulzura, una expresión de inocencia tan pura como falsas eran sus intensiones de dejar de comer aquellos postres.

Claro, ninguno de los dos podía presentar tan alto grado de consideración, la falta de control hacía extragos con sus mentes abiertas a todo conocimiento y posible manipulación, apenas dos retoños esperando crecer como los rayos de un sol les indicara a sus tallos. Pero eran muy claros al respecto, era preciso ser así, aun con las mentiras.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Lun Ago 11, 2008 7:41 pm

"Sí que la hay... pero demasiada poca. Esa energía nace de los buenos momentos, como el que estamos pasando nosotros ahora. Del placer de un buen baño, una buena comida o de una relación en la que todos sus componentes estén disfrutando." explicó, dejando un momento a un lado su tarta. "Pero esa energía es demasiado útil libre, alegrando a la gente que se desanima y ayudándoles a sobrellevarlo todo como para que yo o cualquier otro ryujin se alimente demasiado de ella. Yo por lo menos prefiero alimentarme de esto." comentó señalando los postres. "No es lo mismo, la energía es mucho mejor, pero no tengo necesidad real de tomarla teniendo otra fuente de alimento." añadió encogiéndose de hombros.

Rió, revolviéndole el pelo al peliazul al escucharles y negó con la cabeza.

"Tampoco pretendo ser un sustituto de vuestro Amo, ni daros órdenes que cumplir. Sólo quiero ayudaros en lo que pueda y advertiros de todo lo que os pueda pasar aquí dentro." dijo sonriéndoles. "Supongo que es algo absurdo y que una vez que no me necesitéis podréis hacer cualquier cosa para acabar conmigo y subir de puesto. Pero es algo que tengo asumido. Aunque eso no quitaría que no me doliera que lo hiciérais." añadió con una sonrisa un poco triste.

Lo había sabido siempre. Si ayudaba a un recién llegado éste podía traicionarle a la primera de cambio. Y aunque todavía no le había pasado, no olvidaba la posibilidad de que pasara...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Mar Ago 12, 2008 10:13 am

Confusión. Bueno, no había otro motivo por el cual ambos niños observaran al joven Ryujin que ante ellos compartía un pequeño trozo de absoluta existencia en aquel paraiso de dulces placeres. Y es que pocas veces se habían detenido a apreciar aquellos sentimientos tan propios de un angel, tan extrañamente acogedores. Le habían escuchado negarse a tomar esa energía que rondaba su momento por el solo hecho de expresar absoluta consideración por todos aquellos que la requrían. ¿Como Mirthais eran también otros anteles? ¿Y si todos eran tan dulces como él, incluso aquellos que habían matado? Por primera vez al pequeño de azulados cabellos la caricia de Mirthais resultó diferente, tan diferente como el azucar de la sal, como la crema del café y el chocolate del suave sabor a vainilla. Ésta vez, contrario a ser bastante agradable, resultaba un roce que amarga naturakeza, e incluso el castaño lo había sentodo así. Como si mentir a Mirthais, doliera. Su mirada triste en contraste con esa sonrisa encantadora rompía con el magico momento y hacía de cada gramo de azucar un sabot amargo que les costaba tragar, y así, el castaño cesó de probar los postres por un largo momento. De nuevo ese corazoncito humano latía dolorosamente encadenado, pero dada su formación, contra todo malestar de sus jovenes cuerpos demoniacos, debían volver a actuar y sonreir al angel como habían hecho.

El joven caballero abandona su asiento para regresar al lado de Mirthais, cuando ambos recargaron sus cabecitas sobre su hombro con suavidad, rozando con su mejilla la suave textura de la tela de su elegante vestimenta, antes de levantar la mirada hacia el angel mostrando una sonrisita vaga, vacía, melancolica, sin un solo error de falsedad.

-Joven Mirthais, nosotros no queremos su puesto, somos felices siendo marionetas, lo eramos para el hombre que nos hizo como somos. Pero... Escucharle nos provoca la culpa de tantas acciones naturales que van a favor de nuestra formación como demonios que... es confuso...-Explica el pequeño peliazul.

-Es confuso para nosotros sentir la culpa de pensar que le mentimos si es tan cordial con nosotros, por que Mirthais es un joven con un corazón abierto, tan vulnerable, que da miedo lastimarlo... Y siendo como somos, decidiendo hacer lo que debemos... No queremos lastimar al joven Mirthais que nos ha traido al paraiso...-Recita el pequeño de cabello castaño con voz suave.

-Sería lamentable, por que no veíamos a Mirthais como solo un alimento o un juguete... Creemos que usted, joven Mirthais, puede ganarse el amor de Armand y Audrey...

-Pero no sabemos como darlo, pero creemos que si pudieramos, Armand, Audrey y Mirthais podrían ayudarse en un equilibrio ideal que no nos dañaría mutuamente... ¿No cree usted lo mismo, joven Mirthais?

-Hemos de admitir que decir su nombre es muy adictivo...

Ambos sonríen un poco más, riendo por lo bajo al reconocer su mania de repetir aquel nombre tan extraño de un angel que parecía domar al pequeño par de demonios gemelos. Curiosa ironía del momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Mar Ago 12, 2008 12:33 pm

Captó el cambio repentino que se produjo en aquellos dos y como incluso habían dejado de comer. Al ver que el castaño se ponía a su lado libre y que ambos recargaban sus cabezas en sus hombros les rodeó la cintura, atrayéndoles hacia él y sonriendo ante sus palabras.

"Me gustaría mucho ganarme vuestro amor y me agrada la idea de que no me veáis como alimento o como un juguete." dijo, riendo para librarse de los pensamientos tristes que le habían inundado de repente. "Agradecería mucho formar parte de ese equilibrio y si me dejáis incluso podría intentar enseñaros cómo se ama." añadió sonriéndoles. "Al fin y al cabo vuestra parte humana sabe cómo hacerlo y sólo os haría falta un empujoncito. Aunque tenéis que tener en cuenta que nada aquí será igual para vosotros que cuando vivíais con vuestro Amo. Imagino que con él estábais a salvo y nadie quería haceros daño, aquí eso es muy distinto." dijo con cierta preocupación.

Rió cuando le confesaron que decir su nombre les resultaba adictivo y les apretó un poco más contra él.

"Vosotros dos sí que sois adictivos." dijo riendo y pellizcándoles las mejillas con suavidad.

Se sentía bien estando en compañía de aquel par de demonios. Nadie le aseguraba que en aquel mismo momento no le estaban mintiendo con aquellas palabras dulces, pero prefería creérselas. No parecían estar mintiendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Mar Ago 12, 2008 7:59 pm

Aprender. Una actividad indispensable para desarrollar las artes y las ciencias de una vida, todo se resumía a esa palabra en que cada ser del mundo aprende a ser lo que se supone deba ser. Aprender de Mirthais bien podía simbolizar echar por tierra una vida de enseñanzas como demonio, o como sirviente fiel a las demandas de un superior, toda una vida de ser las esculturas de un artista que deseaba darles vida para destruir imperios y dar amor a un Amo absoluto. Y a recibirlo. Y era curioso que de un emperador a un sencillo Ryujin que gozaba de virtudes, ese tacto era similar, el hecho se compartir ese sencillo espacio. Y sin embargo, no podían aceptarlo completamente, tal vez no habían llorado lo suficiente frente a la soledad de verse tomados de las manos, solo ellos, solo dos.

-No es muy diferente de la vida con el Amo, siempre habrá personas que quieran dañarnos... Y también hay aquellos que compartían con nosotros por capricho de ese hombre. La diferencia recae en...

-En que hemos vivido 74 años sujetos a los deseos de otro. La libertad nos sabe muy extraña.-Ambos se emncojen de hombros, no importaba quien lo dijera, el resultado, la frase en si, ambos la habían ideado. Y en la cercanía con Mirthais era mucho más facil preservar una sonrisita dulce aunque en la obra de sus vidas, la actuación seguía siendo primordial. Tal vez con ese joven ryujin no importaba.- ¿Como podemos ser adictivos si no somos nada que pueda comerse?.-Cuestiona despues el castaño con curiosidad, sonriendo divertido.

-Mirthais tiene suerte de que no se lo hayan comido antes.-Bromea el peliazul sacandole la lengua.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Mar Ago 12, 2008 8:35 pm

"Uhm... bueno, todo es acostumbrarse. Tampoco es que seáis libres del todo aquí dentro." respondió encogiéndose de hombros.

Al escuchar la pregunta de uno y el comentario del otro puso los brazos en jarras y les miró con reproche.

"¡Oye!, estoy muy contento de que nadie me haya comido hasta ahora." dijo riendo. "Además, mi nombre tampoco se puede comer y os parece adictivo." añadió. "Y... eso de que no sois nada que no pueda comerse... podría ser discutible..." comentó enarcando una ceja y mirándoles con aparente lujuria antes de echarse a reír. "Ah... nunca se me da bien poner esta clase de miradas sino lo hago en serio." reconoció sin poder contener la risa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Miér Ago 13, 2008 11:14 am

Observar a Nerion sonriendo amablemente era un hecho esperado, y agradable. Escuchar las historias de una dama cuyos gestos evocaban la caballerosidad era algo curioso. Observar a Verner jugar como niño junto a ellos era un asunto a considerar dada la iluminación al rostro del lupino al mostrar su verdadera naturaleza sobrecogedora. Pero observar a Mirthais con aquel aire de aparente reproche con los brazos cruzados y acentuar su mirada "malvada" con una sonrisa lujuriosa que termina en admitir que eso, no se le daba bien, era el colmo para ellos. Y contra lo esperado dado su silencio y el intercambio de miradas, ambos niños sueltan a reir sin poder contenerse más ante aquella tan graciosa demostración. Se llevaban las manitas al abdomen y reían sin reserva, una risa limpia, tierna, como la de todo niño de su edad con aquella melodiosa vocecita.

-Mirthais es adictivo tanto como dice su nombre! Hahahahahaha.-El pequeño peliazul se abraza al joven mientras ríe animadamente.

-Si nosotros somos comestibles, que no será Mirthais, con esa mirada arrebatadora. Hahahahahaha.-Añade el otro pequeño recargandose en la mesa mientras ríe animadamente.

Los gemelos continuan riendo hasta que sus pulmones les exijen aire nuevamente. eso si había estado muy divertido, y en el rubor de sus mejillas se notaba que lo habían pasado bien habiendo reido de aquella manera. No era lo más gracioso del mundo, pero lo habían necesitado. Con la calma de siempre ambos niños observan de nuevo al angel con una expresión bastante traviesa.

-Tal vez, lo que usted deseaba provocar en nosotros no eran precisamente risas, pero no hemos podido evitarlo. Ha sido muy tierno observar esa mirada en un hombre como usted, siendo que podría ser un arma taaan poderosa.-Decían al unisono, de nuevo. Se levantan de su asiento con gala, antes de añadir.- Tal vez lo que esperaba es que realmente pensaramos que nos iba a atrapar. Y no, la mirada de un "depredador" no luce así.-El castaño se coloca al lado de su hermano, sin apartar los ojos esmeralda y azul del cuerpo del ryujin. Sus ojos cambiaron dando un aire felino a su mirada cuando sus cuerpecitos tomaban la forma de un par de jovenes tigres, de pelaje rojizo y otro blanquecino, ambos mostrando aquel porte al asecho de un digno cazador: mirada fija, cabeza baja, cola muy quieta y garras expuestas, rugiendo por lo bajo al joven angel. No era nada personal ni mucho menos la venganza, era un juego. El juego de cazar a un angelito que no conseguía domarles aun.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Lun Ago 25, 2008 8:44 pm

Al ver como se reían de él se cruzó de brazos, haciéndose el ofendido. Un inoportuno sonrojo había teñido sus mejillas por la sensación de ridículo, aunque al final no pudo evitar que alguna que otra risa se le escapara de entre los labios.

Enarcando una ceja, escuchó lo que los pequeños le decían y miró con interés cuando parecía que le iban a dar una lección sobre miradas de depredador. No les iba a dar mucha importancia, pero cuando vio como se transformaban en dos tigres jóvenes, su expresión cambió de una calmada a bastante alarmada.

"Ni se os ocurra... quietos ahí... quietos..." indicó levantándose y retrocediendo.

Sabía que sólo querían jugar con él, y la situación ciertamente le divertía tal y como demostraba la risa que salía de su garganta, pero la idea de que dos tigres se le lanzaran encima era poco prometedora.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Miér Ago 27, 2008 10:16 am

El par de ojos felinos siguen con escrupulosa atencion cada movimiento del joven Ryujin, contando cada paso en que su cuerpo se alejaba de ellos, retrocediendo con aquella extraña expresión de diversion y nerviosismo entrelazados, percibiendo su risa como un poderoso iman para su instinto tan marcado de juegos bruscos y demás barbaridades. Despues de todo, los niños no conocen de limites. Avanzan lentamente hacia el joven con aquel andar tan agraciado de su especie, relamiendose el borde del hocico fugazmente tal si con la vista saborearan a la hermosa "presa" ante ellos.

"¿No será muy pronto para asustarle de esta manera?"

"Será cuestion de probar que podemos confiar en él, si soporta nuestro juego, ¿no crees que valdrá la pena buscarle despues?"

"Solo espero que no vaya a odiarnos por intentarlo..."


Se hablaban el uno al otro mentalmente, gruñiendo suavemente y acercandose un poco más, procurando desplazarse para alejar a Mirthais de la mesa y rodearle facilmente para dificultarle la escapada del lugar. Bueno, tal vez de ese modo lograrían hacerle volar. El tigre blanco se desplaza rapidamente hasta cerrar el paso al angel mientras su compañero le enfrenta cara a cara, acercandose de un salto para elevarse sobre sus patas traseras y alzar sus garras delanteras frente a Mirthais, alcanzando a prenderse con la garras de su ropa procurando solo dañar aquellas prendas superficiales.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Vie Ago 29, 2008 5:27 pm

Ajeno a la conversación que los hermanos mantenían mentalmente, continuó alejándose lentamente de ellos, sin pensar que pudieran estar tramando un juego demasiado brusco.

Se vio obligado a detenerse cuando el tigre blanco, ya no sabía quién era cuál, se puso tras él, cerrándole el paso. Miró con atención al pardo, sin desatender al que tenía a sus espaldas. Mirthais soltó una exclamación cuando el pequeño tigre se le colgó de la ropa y se apresuró a desenganchar sus uñas de ella antes de dejarle de nuevo en el suelo y alejarse de un gran salto antes de que el blanco pudiera atacarle por detrás aprovechando la distracción.

"¿Os referíais a esto cuando hablabais de travesuras?. Pues que sepáis que me debéis una camisa y una chaqueta nuevas..." dijo con el ceño levemente fruncido, atento a cualquier nuevo ataque.

No estaba enfadado, ni siquiera molesto. Al menos no todavía. Jugar a aquello le daba cierto interés al día... al menos podría moverse como antes sabiendo que aquellos dos no intentarían matarle.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Sáb Ago 30, 2008 7:53 pm

El tigre pargo tuvo que reir para sus adentros ante la graciosa reaccion de Mirthais a su "abrazo felino", aunque le había desanimado un poco la rapidez con que se había soltado de sus garras para huir. Bueno, debía admitir que era hábil, pero el juego no terminaba ahí todavía, y al escuchar como el ryujin recordaba su camisa y chaqueta rotas, no pudo evitar pensar que tal vez respetarlas ya no iba al caso si se reemplazarían al fin y al cabo.

El tigre pardo agita la cabeza antes de volver a hacer amago de un nuevo ataque contra el joven, fingiendo que fallaba para distraer a Mirthais en él y apartara la vista de su hermano de pelaje albino, que se plegaba al suelo sigilosamente, preparando una emboscada. De un momento a otro, el tigre rojo vuelve contra Mirthais abrazando su torso con sus patas, sin clavar las uñas, derribandolo con su peso en el suelo donde no fue su turno de atraparlo, sino del tigre blanco que muy cerca ya estaba preparado y al ver al angen el el suelo salta sobre él, mordiendo juguetonamente sus brazos y sus hombros. Algunos trozos de tela se rompen ante los jaloneos del "cachorro" de tigre, pero la piel de Mirthais apenas se humedece con su tibia saliva.

El tigre rojo se acerca contento de haber derribado a su presa, y comienza a lamer el rostro de Mirthais delicadamente, de forma casi cariñosa y ligeramente viciosa:
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Jue Sep 11, 2008 6:46 pm

Sin saber cómo, en apenas unos segundos se vio en el suelo y con los dos tigres sobre él. Uno mordiendo su ropa y otro lamiéndole la cara.

"¡Ahhh! ¡¡Parad, paraaad!!" exclamó pataleando en el suelo y tratando de darse la vuelta para librarse de aquella lengua rasposita que babeaba su rostro. "¡Agh! ¡babas de tigre!." dijo arrugando la nariz con fingido desagrado y agarrando al pardo entre sus brazos para darse la vuelta y colocarse sobre él.

Al tenerlo bajo su control sonrió con malicia y lo colocó boca arriba, comenzando a hacerle cosquillas en la panza como venganza.

"Y tú no te vayas muy lejos que vas a pagar haberme destrozado la camisa..." advirtió, mirando de reojo al pequeño tigre blanco.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Jue Sep 11, 2008 7:13 pm

Si en algo los gemelos estaban de acuerdo en ese breve momento de juegos, era que como presa a su gusto felino, el angel era un objeto de vicio bastante sugerente, provocaba clavar sus colmillos en él y llevarse si esencia en el devorar de su carne. Tal vez era un mero instinto remanente de su naturaleza de felinos, o quizás, de su antigua actividad de cazar angeles para un superior que así lo requería, donde las plumas de cada angel eran un curioso tesoro. Pero, contrario a un instinto natural, la necesidad de cazarlo era controlada y se mermaba en sus deseos de conservar a su nuevo "juguete". Estaban encantados, que más podían decir un par de cachorros que disfrutaban de atención. Pero...

¿De donde había sacado aquel joven tanta fuerza? de un momento a otro el pequeño cachorro color pardo se encontraba sometido por el angel, sintiendo esas irrefrenables descargas, impulsos que generaban temblor, cosquilleo. Si, un intwnso cosquilleo que tan solo su mente humana pudo reconocer como tal, como el objeto de provocarle reir. Y así lo hizo. Pronto el pequeño recuperaba su forma humana, con sus cabellos azules alborotados, forcejeando entre risas para ser liberado.

-No, no! Hahahaha, Mirthais! No!.-Exclamaba tratando se safarse, de detener las agiles manos del mayor, de alejarle o responderle.- Cosquillas no! Eso es trampa! Hahahahaha.

El tigre blanco se encoje en su sitio ante la amenaza y desaparece de la vista. El pequeño peliazul comenzaba a sentirse abandonado a su suerte bajo el angel, más pronto un ataque de betun se hace presente sobre el rostro del ryujin, sobre sus ojos. El castaño aparecia sentado sobre la mesa, con las manitas cubiertas del betun del pastel, riendo animadamente ante su travesura. El peliazul ríe del mismo modo, no resistiendo a probar aquel dulce en el rostro de Mirthais.

-Sabe a limón.-Sonríe con notable diversión, esperando que las consecuencias no fueran demasiado... incontrolables.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Jue Sep 11, 2008 7:44 pm

Vio satisfecho como el tigre blanco se encogía y se apresuraba a esconderse y como había conseguido que el peliazul volvía a su forma humana, riendo descontroladamente. No pensaba parar tan pronto, iba a cobrarse las babas... sin embargo, al sentir el pastel sobre su cara paró de golpe y miró al moreno, que reía sobre una de las mesas.

Pestañeó sorprendido cuando el peliazul lamió su rostro, probando el sabor del pastel y Mirthais sintió un tic nervioso en su ceja.

"Te vas a enterar..." musitó, abandonando al pequeño en el suelo y lanzándose a por el moreno.

Incluso sacó sus alas para avanzar más rápido hacia él. En un momento, Mirthais arrolló al castaño y ambos cayeron al suelo junto con todo lo que había en la mesa ya que al caer habían pillado el mantel. El ángel atrapó al pequeño bajo él y cogió un tarro de chocolate líquido para alzarlo sobre el rostro del pequeño demonio y volcarlo lentamente sobre él. Riendo, pringó su frente una de sus mejillas, su cuello y después ya sus ropas.

"Mira... fondue de demonio..." dijo riendo. "Ahora sólo falta un poco de nata montada..."

Con una sonrisa malvada y todavía con el rostro manchado de limón, cogió un bote de nada para decorar la punta de la nariz del enano con una puntita blanca.

"Ahora sí... un postre perfecto." comentó riéndose de él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Jue Sep 11, 2008 8:56 pm

El susto era poco, la sorpresa era grande y ante el acercamiento de Mirthais, el pequeño castaño había intentado huir de aquel ataque, pero no contaba con la repentida velocidad que el ryujin adquiria con el uso de sus alas, y sin remedio había caido al suelo aprisionado por el mayor que parecía dispuesto a cobrarse cada una de sus pesadas bromitas. Y como era prometido, fue cumplido su capricho. Había sentido el jarabe espero sobre su rostro y él cerraba los ojos tratando de no verse afectado por la dulce sustancia, forcejeando sin mayores resultados. Resignado, tan solo intenta abrir de nuevo los ojos y asoma su lengua entre sus labios, saboreando aquel bocado que le cubría el rostro, notando como Mirthais se acercaba y marcaba su carita con el dulce betún de limon, terminando su obra con aquel puntito de nata sobre su naricita. Instintivamente, con su lengua intenta alcanzarlo, un intento infructifero.

-Vaya, mi hermano es un pastelito.-Declara el pequeño peliazul, asomandose por sobre la mesa ante de bajar y arrodillarse al lado de su hermano.- Mirthais decora muy bien.-Ríe animadamente, antes de acercarse a su hermanito y lamer una de sus mejillas, saboreando la deliciosa combinación.

-Alejense ya, no estoy para ser comido por nadie.-Se "queja" el pequeño castaño, logrando liberar sus bracitos para rodear el pecho de Mirthais y pegar su carita en sus ropas en afan de "limpiarse", riendo por lo bajo. Se separa y observa al ryujin, negando con la cabeza.- Mira que desastre ha armado, joven Mirthais. Es un joven muy malo.

-Malo, muy malo...-El pequeño de kimono se acerca a Mirthais y lame su mejilla con suavidad, encantado de probar aquellos dulces de una manera tan peculiar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Vie Sep 12, 2008 5:34 pm

El peliblanco rió al ver su resultado y dejó que Audrey probara el rostro chocolateado de su hermano.

"¿Sí, verdad?. De pequeño quería ser pastelero, pero al final me decanté por los libros." dijo encogiéndose de hombros.

Cayó sentado sobre el suelo cuando Armand se libró de él y soltó un grito de disgusto al ver como se limpiaba en su camisa. Una camisa ya desgarrada por su alas y los mordiscos, babeada y ahora llena de chocolate y nata... Pero que encima le echaran las culpas a él fue demasiado.
Puso los brazos en jarras y los miró con fingida severidad, una mueca bastante graciosa teniendo en cuenta que todavía estaba manchado con limón.

"Sois unos demonios... y nunca mejor dicho..." exclamó, manchándolos a los dos de chocolate antes de coger una servilleta y limpiarse la cara. "Agh... ahora tendremos que darnos un baño... aunque podríamos guarrear un poco más antes..." dijo mirándoles con malicia y cogiendo el bote con nata para vaciarlo sobre la cabeza de Audrey. "Uhm... eras el único que seguía limpio." se excusó encogiéndose de hombros y riendo al ver la montañita de nata que tenía el peliazul en la cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Danza de los cisnes - Libre   Hoy a las 7:37 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Danza de los cisnes - Libre
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Historias de Temática Libre
» Dibujando un paisaje en la azotea [Libre]
» Divirtiéndome un rato [libre]
» Fénix... [LIBRE]
» ¿Compradora compulsiva? Puede ser~ {Libre}

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: ♠Mansión♠ :: Salón Principal.-
Cambiar a: