♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Doppelgänger Room - Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Dom Ago 03, 2008 1:55 am

Para ser sinceros, la cosa parece bastante igualada. El demonio, ha disfrutado de las sensaciones que ambos le han proporcionado, las caricias, el sentir su sexo acogido de forma tan deliciosa por sus pequeñas boquitas, viendolos esforzarse por complacerle.
En ocasiones, se sintió tentado de empujar sus pequeñas cabezas, forzándoles a introducir su miembro completamente en su garganta, pero..., eso, hubiera sido favorecer a uno de ellos...

_Los dos lo habeis hecho muy bien... - les dijo besándolos profundamente - Y me cuesta decidir entre uno. Pero, hoy, creo que Armand se ha ganado el derecho de ser atendido primero...

Ya había comenzado a preparar al pequeño, no sería justo ahora que su hermana pasara sobre él.

_Audrey..., tú, deberás dejar que tu hermano disfrute de tu cuerpo mientras.

Acoge a Armand en sus brazos y le tumba sobre la cama, abriendo sus pequeñas piernas. El pequeño, ya estaba completamente desnudo y preparado para él, por lo que Nerion le observa ansioso.
En un momento, las caricias se transformaron en agarres firmes y, clavando sus ojos en los del castaño, Nerion comienza a penetrarle, disfrutando de la estrechez de su cuerpo infantil.

_Aaaaahhhhhmmmm........., delicioso........

Apenas ha entrado hasta la mitad de su miembro, pero comienza a moverse muy lentamente en su interior.

_Vamos..., pequeño Armand... acaba de desnudar a tu hermana delante mío - le dice.

El Ace, se sujeta sobre sus brazos para no caer con todo su peso sobre ellos, dejando así también margen de maniobra para el pequeño demonio.

_Cuando... lo hayas hecho.... quiero que la prepares para mí... ya que será la siguiente....

Sujetando al castaño de sus caderas, Nerion muerde delicadamente su cuello, antes de terminar de introducir su miembro en él, de una estocada fuerte y profunda.

_Aaaahhhh.......... ahora.......... si......... - comenta sonriente, incrementando la velocidad de sus movimientos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Dom Ago 03, 2008 2:26 pm

La desición estaba tomada, pensaron ambos, aunque Armand había agradecido en buen grado que fuera de esa manera, su cuerpo ya no lo soportaba. Tu momento, Audrey." "Ya lo se, Armand, ten paciencia, la confianza nos da el paso y tu vas a ganar la suya". Los pensamientos de uno y de otro se conectaban en la ignorancia del mayor, accediendo a sus besos con aquella tan ciega aceptación que a veces se veían obligados a tomar. El cuerpo de un jovencito agitado reluce sobre la blanda superficie, ansioso en el exterior, negando ocultamente la aceptación de aquel que con el minimo aviso se internaba en la calidez de su cuerpo, tensandose completamente ante aquella dolorosa invasión que se deslizaba con gracia ante la lubricación de la propia saliva de ambos hermanos. Sus musculos se cierran, se contraen apresando la dura intromisión cuanso el jovencito exhala un gruñido de protesta, tentado a negarse a aquel hecho y huir de los fuertes brazos del hombre sobre él, cerrando sus dedos sobre la tersa piel a su alcance, provocando ese tenue sonrojo que adornaba la blancura de su piel. "Vamos..., pequeño Armand... acaba de desnudar a tu hermana delante mío", una orden confusa, irreal ante sus sentidos tan agudos ¿Por que se habían entregado con tanta facilidad? Un asomo de verguenza provoca el desconcierto en el jovencito adornando sus gemidos contenidos con ese tinte de rechazo que ya había tardado en aparecer. Y es que tanto como lo desearan, olvidar a su antiguo Amo seguía siendo en sus corazones una razón de absoluto deshonor, una razón de verguenza ante la infidelidad a un hombre tanto tiempo muerto.

-Armand...-Susurra Audrey sobrecogido por el aparente rechazo que ofrecía el jovencito a la intrución, cerrando los ojos con fuerza no deseando mirar a Nerion mientras era poseido por un hombre diferente, cuando su propio cuerpo le obligaba a responder a las embestidas, a la entrada y salida de una parte del demonio torturando su estrecho pasaje dolorosamente contraido, a las manos que le ataban a su posición, al aroma de ese demonio sobre su cuerpo y a la sensación de dominio cada vez que sentía los labios del demonio sobre la piel de su cuello, logrando mover su cuerpo en esa danza, al roce calido de sus cuerpos, al ritmo impuesto que tras una estocada firme lograba alcanzar la repletez que ansiaba la excitacuión del demonio, y su espalda se arqueaba en la semnsación dolorosa de su canal invadido y su miembro contra el abdomen de Nerion en una fricción tan insistente como su ritmo. Armand se maldijo.

-¿Por que?... Aaah... ¿Por que... mi cuerpo reacciona.... ante usted... como hacía con mi Amo?... No son la misma persona.-Exclama Armand con voz dolida, es que no podía ser real. ¿De que valía entonces que solo su Amo tratase de cautivarles con un mundo nuevo? ¿Para que enseñarles a desearlo, si las sensaciones eran las mismas? Dolor, placer, cansancio ¿Era siempre lo mismo?

Armand, es natural....

-No es natural! ...-Exclama sin recordar que hablaba mentalmente con Audrey, aferrando sus pequeñas garras a los brazos de Nerion con fuerza, jadeando contra el hombro del mayor, y la pequeña cuan se ve en obligación se voltear su rostro con rudeza y callar sus labios en un beso profundo, acallando tanto sus palabras, como los gemigos y jadeos que el demonio provocaba con su incesante movimiento cargado de libido tan natural como la reacción ansiosa de Armand a éste.

-Abrazale, y relajate, Armand...-Susurra Audrey a su alterado hermano.- Por favor...-Susurra contra su oido antes de levantarse con lentitud, despojandose lentamente de cada rastro de tela rasgada, dejandola deslizar por sus brazitos, demostrando esa complexión delicada, agil, una piel blanca y brillante sin alteración alguna, con aquellas finas lineas remarcando la androgina figura identica a aquella que Nerion poseia, la misma estrecha cadera apenas marcada, el mismo par de piernas firmes con la unica diferencia que entre ellas no escondía sino una delicada flor que de momento solo los dedos de su hermano se permitieron tocarle con aquella maestria que solo él conocía y que ejecutaba a duras penas. ¿Por que? Tan solo por sentirse invadido una, dos, tres y tantas veces como era posible, dilatando a la fuerza sus paredes internas, hundiendose en el avismo de ver convertido poco a poco su dolor en placer y sus piernas le abrazaban con desesperación, apenas dejando espacio para que el demonio saliese de él y solo dejandole entrar tan profundo como podía, moviendo su propia cadera ante la presión en su humedo miembro y su brazo libre subiendo por brazo al hombro, al cuello y hasta el plateado cabello que tenía deseos de tocar, de entedar sus dedos temblorosos en la frescura de estos, miembras su otra mano jugaba en la intimidad de su hermana, mientras la pequeña esperaba su momento, solo un momento...

-Solo, relajate...-Susurra Audrey una vez más, cuando sus manos recorren el cuerpo de Nerion, tan firme, tan preciosamente caliente bajo sus dedos curiosos, marcando cada musculo en excitación hasta abrazarle, sus labios otorgan besos a su brazo, a su hombro, a su cuello, apartando sus cabellos con suavidad... Y sus pequeños colmillos se clavan con tortuosa lentitud alcanzando la preciosa calidez de su sangre en una herida insignificante a la resistencia del demonio, fluida para el gusto de la pequeña que se dedica a lamer su sangre con ansias, agidtandose al encontrar lo que buscaba: alimento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Vie Ago 29, 2008 11:33 pm

Puede ver el rechazo en los ojos de Armand. Un rechazo mezclado con deseo. Sin embargo, el Ace está demasiado entregado a su tarea como para apreciar lo que sucede. Al menos, hasta que le oye comentar: "¿Por que?... Aaah... ¿Por que... mi cuerpo reacciona.... ante usted... como hacía con mi Amo?... No son la misma persona. No es natural! ...".
Así que eso era lo que le preocupaba...
Por extraño que pueda parecer, el demonio comprende perfectamente lo que atormenta al pequeño. Él mismo ha sentido esa sensación. Por una vez en su larga vida, entregó su corazón a una persona, y, aunque ésta se lo rompió, en el fondo, Nerion sigue siéndole fiel..., hasta ahora... Desde que está en el teatro, su lealtad se ha girado hacia otra persona, hacia alguien inesperado y prohibido para él, y el cambio no es fácil...

La pequeña demonio parece susurrar algo al oido de su hermano, algo destinado seguramente a calmarle. Nerion no dice nada. Ahora mismo, tiene dos posibilidades, mostrarse conciliador con ellos o mostrarse firme. Sea lo que sea que sucede, el demonio, siente como el pequeño se aferra a su cuerpo con sus piernas, limitando sus movimientos, obligándole a penetrarle aún más profundo.
Es una silenciosa petición que Nerion concede, rodeando su cintura con uno de sus brazos, elevando ligeramente sus pequeñas caderas para llegar aún más profundo en su interior.

La sensación es maravillosa... ¿Cómo describir la estrechez de su cuerpo, la cálida presión a la que se ve sometido su sexo? El Ace, siente los jadeos de Armand cerca de su oido, tentadores, excitantes..., y golpea con fuerza el interior del muchacho. Su vientre, se frota contra el miembro del pequeño Armand, provocando un hermoso sonrojo en su rostro.
Mientras la pequeña acaricia su pecho, la mano libre de Armand sube por el brazo de Nerion, rozando su cuello hasta alcanzar su cabello.
El demonio entrecierra sus ojos al sentirlo. Adora esas caricias... Por alguna extraña razón que el íncubo ignora, su cuello y su cabello son dos de sus partes más sensibles, por lo que una sonrisa se dibuja en sus labios.

Casi inmediatamente, la pequeña parece seguir los gestos de su hermano, provocando un escalofrío de placer en él. Sin embargo, ella no se detiene ahí, sino que clava sus colmillos lentamente en su cuello.
Nerion exhala un gemido entrecortado mientras su rostro se contrae en un gesto de dolor. Sus garras, surgen expontáneamente, al igual que sus colmillos, y su boca se entreabre en un suspiro placentero. No es demasiado dolor para él, lo que provoca esa reacción en él es la sensación de sentir como los pequeños colmillos penetran su carne, rompiéndola, y, como, su sangre es lentamente bebida por ella. Su mano, acaricia el cabello de la pequeña mientras se pierde en el temblor del pequeño cuerpo de Armand que se agita febrilmente entre sus brazos.

_Mmmm....

Su lengua lame el lóbulo de la oreja del pequeño, mordisqueándola ligeramente, jugando con ella lascivamente.

_Forma parte de mí, pequeño Armand - le susurra suavemente al oído - A cambio, yo formaré parte de tí... Nadie va a robar el puesto de tu anterior amo. No pretendo reemplazarlo, sino ofrecerte otro mundo de sensaciones. ¿Aceptas? Si es así, gime para mí..., déjate llevar por tus deseos... Vamos, pequeño... ahhhhmmm... Siente mi energía..., déjate envolver por ella y ofréceme la tuya...

Sus ojos brillan durante un instante con una sonrisa malévola en su rostro, y sus movimientos se aceleran, llegando a golpear su pequeña próstata con fuerza mientras su cuerpo se perla de sudor y sus manos acarician sus caderas. Está recibiendo una energía deliciosa por parte de ambos, su excitación, alimenta al íncubo que acoge aquel manjar, deseoso de su sabor.
Una de sus manos, recorre el cuerpo de la niña, como si probara un delicioso postre que degustará más adelante.
Nerion es caprichoso, y, como un niño pequeño, parece incapaz de controlarse ante la tentación de probarlos a ambos a la vez, aunque sólo sea ligeramente.
Por eso, su mano acaba descenciendo hasta el pequeño clítoris de la niña, acariciándolo suavemente, sintiendo su humedad._
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Sáb Sep 06, 2008 7:53 pm

Lamento la tardanza y si esta version tampoco me funciona ._. si algo esta mal, ya tienes derecho de golpearme, linda user ^^u
----------------------------------------------------------

¿Dolor, placer? Había una delgada linea que separaba ambos y que ante el deseo carnal de sus cuerpos ya habían aprendido a no reconocer la diferencia. Tal vez era ese otro capricho de aquel Amo fallecido que los obligaba en ese momento a tragarse la pena de serle tan infieles, por que en aquella cama suave poco a poco calentada por el furor de su pasión comenzaba a verse imposible resistirse, por más placentero o doloroso que fuera. El intenso vaiven del duro miembro del demonio, irrumpiendo en las paredes tan sencibles de un pasaje tan estrecho, tal si fuera un jovencito virgen sufriendo de la agonía de verse penetrado, habían logrado que Armand olvidase sus penas para rendirse al irresistible roce con su punto de maximo placer, fuertemente estimulado motidando el timido movimiendo de su cadera, deseandole de nuevo saliendo y entrando con aquella desición en que su interior vibraba y se contraia por reflejo, adolorido y deseoso del roce al mismo tiempo. Abría sus ojitos esmeralda y le observaba, enmarcado con ese brillo calido que proporcionaban las velas sobre su cuerpo cubierto de sudor, con aquella sonrisa que ante sus gestos se le antojaba terriblemente hermosa y seductora, confortable... cuando daba ese cambio radical ante el gesto de su hermanita de penetrarle con sus pequeños colmillos y evidenciaba la apariencia demoniaca del mayor, esos colmillos peligrosos y su rostro contraido por una ligera molestia, gimiendo de aquella forma que al sentir escalofrios su cuerpecito acojía fuertemente el sexo de Nerion y provocaba en el nuevas oleadas de placer. Sus manitas acentuan las caricias a su hermoso cabello, reconociendo aquellas hebras finas cargadas de frescura donde sentía que el demonio era sensible, suspirando cuando este juega en su orejita con aquel matiz deseoso, provocandole un intenso sonrojo, sus labios entreabiertos jadeando ante los roces lujuriosos de los labios y la lengua del mayor, la fuerza con que su cuerpecito se mecía y el placer compartido con si querida hermanita cuando ésta bebía su sangre. Un mundo de nuevas sensaciones le ofrecía el mayor, un mundo que no se detenía en otorgarle y que Armand no podía resistirse a dejarselo saber, aferrandose a su cuerpo como si de ello dependiera su vida.

-Usted no... no será como el Amo... jamás... Aaaah! ...pe...pero... siendo nosotros criados... como sirvientes.... Hmmm! no... no podría negarle... sus deseos.... joven Nerion... Aaah!.-Se aferra con fuerza a las sabanas, sintiendo la proximidad de aquella descarga brutal de su maximo placer alimentado en la union de sus cuerpos y el rozar de su pequeño sexo con el abdomen del mayor.- Nerion... haganos suyos, como guste... Aaah... Estaré honrado si hago... del alimento vital... de un hombre tan habilidoso...

Audrey, motivada por aquellas palabras, se abraza al cuello del mayor con suavidad y su pequeña lengua juega con su cuello, humedeciendolo con su saliva y la sangre que no dejaba de brotar, acariciando sus hombros, su torso y sus brazos, antes de mezclarse sus deditos en aquellas hebras de cabello cuando Armand cesaba de aquellas caricias, ejerciendo una suave presion circundando pequeñas areas que disfrutaba recorriendo en la belleza del demonio, gimiendo contra su oido cuando siente su pequeña intimidad recorrida en aquel momendo por los dedos del mayor, reconociendo la zona sensible de su sexo levemente humedo, caliente y oculto para Nerion. Entonces lo siente, como el pequeño cuerpo de Armand se mueve suplicando un roce mayor a la venida de su orgasmo, sus ojos vidriosos atestados de inocentes lagrimitas de curiosa incontinencia que no se liberan que solo dan el brillo de deseo entregado a las acciones del mayor. Audrey lo siente, sus garritas se aferran al cuerpo de Nerion y su rostro queda contra la piel de su cuerpo, gimiendo a la par de Armand cuando éste se libera empapando el abdomen del mayor con su tibia semilla y el sexo de Audrey se contrae en incesantes contracciones, espasmos, temblores que liberan una generosa humedad a su pequeño y sonrosado sexo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Miér Sep 10, 2008 11:33 pm

Tan hermosos los dos....
Se lo habían dicho, juntos, siempre juntos, reaccionando como un sólo cuerpo. Así, los gemelos habían alcanzado el orgasmo a la vez.
Nerion siente su vientre manchado por la cálida semilla del muchacho, mientras la pequeña, se corre en su mano, aferrada a su cuerpo. El Ace, acoge con delicadeza el cuerpo de Audrey, besando sus labios en el momento en que su semilla inunda el interior de Armand. Un gemido de placer, largo y profundo, se pierde en los labios de la pequeña. Es su regalo por las atenciones recibidas.

Jadeante, se deja envolver durante unos segundos en la maravillosa sensación post-orgásmica y recuesta su cuerpo entre los dos pequeños, intentando recuperar su respiración. Con delicadeza, los acoge entre sus brazos, colocándolos contra su pecho.
Son un hermoso regalo... tan delicados y tiernos que hacen que una sonrisa aflore a su rostro. Le gusta tenerlos así, agotados, jadeantes, con sus caritas pegadas a su piel, sintiendo el calor que desprenden, y aquel suave aroma a lirios...
Besa su cabello con ternura, acariciándolo con sus manos y se levanta, dejándo uno junto al otro. Parecen a punto de dormirse.
Nerion, vuelve a colocarse sus ropas mientras les observa, dos pequeñas gotas de agua, diferentes e iguales a la vez. Porque, realmente, no hay dos gotas de agua iguales.
Cuando acaba, coloca su capa sobre los pequeños, arropándolos suavemente.
Ya la recogerá más adelante...

_Cuidad bien uno del otro - les susurra antes de irse - Y haced caso de vuestro primo. Nos veremos más adelante, pequeños...

Ha recuperado parte de la energía perdida, y, ahora, se encuentra dispuesto a continuar su camino
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Jue Sep 11, 2008 9:09 am

Locura, dolor, ansiedad, excitación, placer y tristeza, una tempestad de sentimietos que uno por uno envolvían sus pequeños corazones al saberse en ese ultimo suspiro de placer donde ambos había esperado que el mayor abriese las puertas de su alma tan solo un poco, cuando bañaba el interior del pequeño Armand con su semilla caliente y espesa, y la pequeña Audrey cedía su boca a la libre exloración del demonio, sin contenerse a compartir aquellos roces de sus labios y sus lenguas, él tan demandane y experto, ella complaciente y tiritante ante el organosmo sufrido, aferrada a ese cuerpo caliente del mayor. Las alas de ambos se estiran coplacidas, brillantes a pesar de su oscuro color, cuando ambos toman de Nerion lo que él mismo ha procurado llevarse, la energía de su alma. Que delicia remanente de su saciedad, tan fuerte como el demonio que la cedía sin saberlo.

Las alitas de Audrey se agitan cuando la pequeña disfruta de la vibración que provoca el gemido del mayor, besando sus labios con calma al notar el final de su contacto al ser atraida a la cama, sobre el pecho amplio del mayor junto a su hermano que jadeaba agotado. Armand estaba sonrojado, ligeramente sudoroso y con los ojos cerrados, abrazado al mayor tal si fuera éste aquel padre del cual carecían desde hacía muchos días. Audrey entrelaza una de sus manos con la de él, mientras la otra buca el contacto con Nerion, proporcionandole suaves y cansadas caricias. Las caricias subsecuentes son tan dulces, tan extrañamente deseadas que no puede evitar hacer amago de observar al mayor, esa sonrisa tan bella... Recordaba tanto a su Amo, siendo ambos tan diferentes...

Arrullados por su tacto, tan solo Audrey puede sentir como Nerion abandona su lecho y procede a recuperar las prendas sobre su cuerpo, arropandoles tan suavemente con esa capa que recordaba su aroma, su calor. Un sentimiento de vacio llena a la pequeña, que no espera a besar suavemente los labios de su hermano, tomando otro poco de energía antes de desaparecer y transladarse con agilidad felina hasta el mayor, colocandose ante él para abrazarle por la cintura y aparecerse nuevamente, mirandole con ese par de ojos azules que reflejan extrañeza.

-¿Que tanto más adelante? ¿Por que se va? ¿Por que dejarnos con un remanente de su persona cuando nos a uno de nosotros ha hecho dependiente de su energía?.-Le cuestiona apresurado, con voz cauta para no exaltar a su hermano dormido. El tatuaje en sus espaldas se ilumina, tanto el de aquel pequeño cansado como el de su hermanita espectante.- Por aquel pesar de adaptacion, solo diganos... Si esto será siempre como hoy, en este mundo... ¿Nos espera tata soledad cada noche?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Vie Sep 12, 2008 9:30 am

Está a punto de salir, dejando a los pequeños dormidos, o eso cree él. Cuando, de repente, siente unos pequeños bracitos aferrarse a su cintura. Sorprendido, mira hacia abajo y ve a la pequeña Audrey, abrazada con fuerza a su cuerpo, mirándolo con aquellos grandes ojos azules.
En silencio, escucha su queja, su pregunta... Nota que sus tatuajes se iluminan, pero aún no sabe qué puede significar.

_¿Soledad? - repite arrodillandose a su lado para poder mirarla frente a frente a los ojos - Puede ser... Todos nacemos y morimos sólos, es ley de vida. Vosotros, os teneis el uno al otro, pero, puede que incluso eso, cambie con el tiempo si no cuidais vuestra relación.

Su mano se posa sobre la pequeña, atrayéndola a él para sentarla en su regazo, acabando de sentarse en el suelo.

_La vida es soledad. Ya lo iréis aprendiendo con el tiempo... - una sonrisa irónica asoma a su rostro mientras su mirada parece perderse en sus pensamientos. Finalmente, coge algo de aire y sonríe a la pequeña - No, no quiero influenciarte con mis negros pensamientos. Vosotros sois dos, os defenderéis bien en la mansión, lo sé... He notado vuestra energía, es fuerte. Y esconde algo mucho más poderoso en su interior.

Sus manos acarician el pelo de la niña, y besa sus labios suavemente, con ternura. Después, los recorre con sus dedos. Tan pequeña... El demonio que los transformó en híbridos tenía buen gusto. Eran tiernos, delicados y aún conservaban aquel halo de inocencia que atraería a sus víctimas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Sáb Sep 13, 2008 9:16 pm

Si, la soledad era algo que no había deseado ver de frente, escuchar sus palabras era una de esas lecciones donde los niños preferían cubrirse los oidos y fingir poca atención. Y sin embargo, había aceptado la cercanía del mayor y de las duras palabras que salían de sus labios, provocando que sus ojitos se humedecieran con el humor cristalino de sus lagrimas, aquellas gotitas saladas que no salieron de sus ojos y se vieron ocultas cuando la pequeña cerraba sus ojos y aceptaba el beso del mayor, con aquel roce tibio de su piel y sus dedos que sirvió de alivio a su alma afligida. Esconde su rostro en la curva de su cuello, y sus deditos se entrelazan con cuidado en el cabello de Nerion, aferrandose con cierta timidez a su cuerpo.

-Hemos vivido muchos años creyendo que juntos, Armand y yo, podremos aliviar el vacio que dejaba el haber perdido a nuestra familia. Armand, yo, y él, siempre como una familia, es lo que nos motivaba. Pero él está muerto, por culpa de ese que somos mi hermano y yo en conjunto. No queremos volver a hacerlo, joven Nerion...-Su cuerpecito se apega un poco más al demonio, mientras su corazoncito poco a poco regulaba su latir acelerado.- Tan solo somos fuertes juntos, cuando el primero caiga presa del sueño eterno... ¿Podría pedirle buscar al otro y darle un final al lado de su hermano? Sería nuestro premio, si le hemos de servir...

Toma de sus alitas negras una pequeña pluma negra, la cual lleva a su pecho bajo su mano, ocultandola. Cuando su manita vuelve a mostrarse, en ella ya no hay una pluma negra de sus alas, sino una pequeña flecha de plata, con un par de diminutos cristales, uno color azul y otro verde, intensos, en el cuerpo de la flecha. Lo ofrece a Nerion al momento en que se separa de él, mirandole con una renovada sonrisa.

-Para usted... Donde quiera que esté, solo tomelo y llamenos. Iremos, donde nos ha de requerir. Cuando los cristales pierdan su brillo, le indicará que dormimos en carencia de energía y nos costará acudir a usted. Cuando brillen, mucho, le dirán que estamos cerca, muy cerca. Lo hice plateado, por que recuerda a sus cabellos. Son tan bellos como muchos rasgos en usted, que sea un objeto digno de su persona.-Baja la mirada y sus alitas le resguardan en la presencia de una breve timidez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Dom Sep 14, 2008 12:53 pm

Escucha en silencio el lamento de la pequeña, abrazada a su cuerpo, enredando su pequeña manita en su cabello. El Ace entrecierra sus ojos. Conoce esa historia... El mundo de los demonios es cruel en la mayoría de las ocasiones, y son muchos los que, como Armand y Audrey, pierden a su familia antes de tiempo.
“Él está muerto, por culpa de ese que somos mi hermano y yo en conjunto. No queremos volver a hacerlo, joven Nerion...”. Parece que algo se esconde en el interior de los gemelos, algo que fué lo suficientemente fuerte como para acabar con la vida de aquel que les había transformado...

El Ace acaricia el cabello de la pequeña, desea decirle que no es su culpa, que esas cosas suceden, que no debe culparse por ello. Pero, teme que las palabras no puedan eliminar la sensación de remordimiento que sufren los niños.
Aún son pequeños, unas crias apenas... Con el tiempo, aprenderán a ignorar esa clase de sentimientos, a eliminarlos de su pequeño corazón de demonios... O no.., hay que tener en cuenta que ambos son híbridos...

“Cuando el primero caiga presa del sueño eterno... ¿Podría pedirle buscar al otro y darle un final al lado de su hermano? Sería nuestro premio, si le hemos de servir...”
Aquellas palabras hacen estremecer el cuerpo del mayor, que abre sus ojos sorprendido. Le está pidiendo lo más sagrado para un guerrero..., el honor de arrebatar una vida cuando ya no se desea seguir con ella...
Durante un instante, el Ace es incapaz de reaccionar, no se esperaba tanta madurez por parte de aquella pequeña.

Cuando su cuerpecito se separa del de él, le entrega un bello obsequio.
El corazón del Ace se encoge mientras acepta aquel hermoso detalle en sus manos. Está hecho con una de las plumitas negras de la pequeña, y su significado es todo un halago para el demonio, al igual que las palabras de la niña.
Con reverencia, como si se tratase de un objeto sagrado, lo coge entre sus manos y, con admiración, observa a aquella pequeña niña, aquella hermosa demonio que permanece sonriente frente a él.

_Será un honor... – le dice sumiso, como si hablara con el hilandero en persona – Me honra vuestra confianza... Trataré este objeto como un tesoro y cumpliré con mi cometido sin dudar. – dice observando tranquilo a Audrey – El día que una de estas piedras se apague por completo, quebrándose..., ese día.., buscaré al que sobreviva de ustedes, y será mi propia mano la que le ayude a reunirse con su hermano...

Lo hará con un beso, acogiendo su cuerpo hasta que repose frío en sus brazos, procurando que no se mancille con la vulgar tierra.
Delante de ella, recoge su cabello, colocando la preciada flecha como si fuera un pasador en su nuca, sujetandolo parcialmente.

_Lo llevaré siempre conmigo – le dice.

Y besa su frente suavemente en agradecimiento.

_Cuando necesiten ayuda, sólo llámenme. Acudiré rápidamente.

Cierra su puño con fuerza, clavando sus garras en la palma de su mano. Con delicadeza, coge la mano de la niña y la coloca bajo su puño. De su puño, caen dos gotas de sangre.
Los labios del Ace se mueven pronunciando un conjuro, y las gotas de sangre se transforman en dos pequeños rubíes. El demonio recoge uno de ellos y crea con él un pequeño colgante que coloca alrededor del cuello de la niña.

_Si alguna vez les fallo, si sus corazones llegan a pensar que les he traicionado, el rubí se volverá negro y su pequeña flecha atravesará mi pecho dándome muerte. No será necesario que hagan nada más... Ese es mi compromiso...

Acariciando su rostro, besa los pequeños labios de la niña, sintiéndolos suaves y cálidos. Ellos le han entregado su vida, él, les entrega la suya a cambio. Sino, el regalo no sería equitativo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Lun Sep 15, 2008 10:21 am

Escuchar su voz de nuevo, despues de aquellos segundos de espera en que había creido que todo era posible, desde el rotundo rechazo a la divina aceptación, e incluso una muerte espontanea, era un alivio. Y sin embargo, el tono de su voz, acompañando las palabras que hacían la firme aceptación del compromiso, no pudieron sino lograr que levantara la mirada con renovada ilusión. Nerion había aceptado dejarles acudir juntos al viaje sin retorno, el alivio a su alma enamorada de la eterna compañía de su hermano. Pero ella sabía que en aquella aceptación, la presencia de Nerion sería inevitable.

Le admiró con un leve sonrojo mientras el mayor acomodaba habilmente aquella flecha reuniendo en orden sus plateados cabellos, se sentía orgullosa y halagada. Al mayor parecía haberle gustado su detalle, y no pudo evitar sentir esa aprehensión infantil que le colmaba con su Amo. Bueno, ahora, Nerion sería poco a poco reconocido como tal, mientras aprendían como debían complacerle.

-Si lo ha de llevar siempre consigo, debe respetar la sinfonía de su ser.-Responde la pequeña al recibir el tierno beso en su frente, no logrando evitar que una risita inundara su interior, timidamente, mientras sus alitas se agitaban felices.

Siente tomar su mano y su momento se ve interrumpido por las palabras del mayor, y las calidad gotas de sangre que cubren su palida piel, gotas de sangre que se vuelven rubies, donde uno se ve colgado a su cuello por obra del mayor. El otro descansa entre sus manitas, esperando ser usado por Armand. Sus palabras le hacen estremecer, alteran su alma sensible y aprehensiva, Armand se remueve entre sueños. Traición y muerte. Dos palabras enlazadas en la defunción de su amo. Era inaceptable. Más sin embargo, la idea de que una parte de cada uno formara parte del otro, era una curiosa mezcla de romanticismo y extraña fidelidad.

-Sabe usted la unica manera en que nos podría traicionar, joven Nerion. Separandonos, el lazo se rompe, si es a causa de usted... No... No podemos aceptarlo, no deseamos ver partir a otro Amo. Aprendemos a complacerle para despues verle partir ¿Que vida es esa?...-Tras el beso breve a sus labios, el cual no corresponde con total naturalidad, la pequeña desvía la mirada, abrazandose con las alitas negras a su espalda.- Debe recordarlo siempre, por que deseamos servirle como hemos prometido.-Una sonrisita traviesa surca sus labios, al momento en que la pequeña, como un elegante felino permite el contacto del pecho del mayor contra su mejilla.- Además... Hace tiempo que responder a sus deseos con un "será un placer", no cobraba tanto sentido para ambos. Es un placer servirle a usted, Amo Trebol... Sea o no propio de un par de marionetas alegarlo, la honestidad... A veces resulta satisfactoria....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Jue Sep 18, 2008 7:24 am

Las palabras de la pequeña le indican que ha vuelto a preocuparla. Sin hacer nada para evitarlo, acoge a la pequeña en su pecho, acariciando sus pequeñas alitas de plumas negras. Son plumas iguales a la usada para crear aquel regalo que le han ofrecido los pequeños.

_Sé lo que no debo hacer - le dice con voz suave - Es por eso que he querido comprometerme de esa forma con vosotros. No tengo ganas de abandonar éste mundo aún - le explica con una sonrisa - así que no debes temer que algo como eso suceda, al menos por mi parte. Ese colgante es sólo un recordatorio de mi compromiso, para vuestra tranquilidad, y me ayudará a mantener el contacto con vosotros.

Sus dedos se introducen entre las suaves plumas mientras siente su mejilla apoyada contra él. Su rostro baja hasta el cabello de la pequeña, respirando su suave aroma. Tan delicada..., como una pequeña flor que aún no ha desplegado todo su esplendor.

_No veo mal la honestidad entre demonios - le dice - Me honra... Me indica que realmente me han aceptado como su amo. Cualquier sirviente debe ser leal y sincero con su amo... al igual que un subordinado debe serlo con su superior.
Sin embargo, tengan cuidado de no mostrar demasiado esos sentimientos con otros seres. No me gustaría que alguien lo usara para su propio provecho.

Se siente bien el cálido cuerpo de la pequeña pegado al suyo. Es tan reconfortante que podría quedarse dormido allí con ella en sus brazos.
Coge su pequeño rostro con sus manos y lo eleva para mirarla a los ojos.

_Por cierto, ¿qué has querido decir con que "debo respetar la sinfonia de su ser"?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Sáb Sep 27, 2008 1:09 am

Respiró tranquila, de manera profunda y pausada, de manera que su delicado olfato recordara el aroma del mayor a donde fuera, que parte del recuerdo llegase a su hermano con aquellas palabras de calma con que Nerion le hablaba. Tantos gestos era similares a aquel que les había cuidado, y sin embargo, tenían ese tinte de novedad en los más finos detalles, el tono de su voz, el acento en sus palabras, la forma sutil en que acariciaba sus alitas, sintiendo la piel de sus dedos provocando escalofrios en la profundidad de las oscuras plumitas. Las mismas acciones, un toque diferente en cada uno de ellos. Incluso el acuerdo entre ellos era equitativo, vida por vida, el equilibrio justo de su extraña relación.

-Me hubiese gustado que Armand le escuchara, sus palabras le habrían arrancado esa sonrisa nerviosa que pocas veces se muestra diferente a la mía.-Sus deditos viajan por la textura de la ropa del demonio, descubriendo de forma parcial aquel porte masculino del mayor, aquel que nunca dejaba de fascinarle de forma inocente y curiosa.- Pero seguramente habría considerado, como yo, que el hecho de demostrar aquellos sentimientos con la falsedad que se permite hacia los extraños, es en definitiva una de nuestras habilidades para conseguir alimento, y aunque quisieramos, no podríamos erradicarla por completo... Su caso, amo Trebol, es especial. Si bien debemos ser sinceros, aun podemos contradecir a nuestros propios deseos con tal de obtener un pequeño premio al esfuerzo...-Una sonrisita se apodera de sus labios al expresar aquellas palabras.

Siente su rostro elevarse suavemente ante la muda peticion del demonio de mirarle, y sus ojos azules reflejan un brillo caracteristico de aquellas ocasiones en que algo le divierte.

-Es mucha curiosidad para un adulto... Pero se lo diré Amo Trebol...-Sus alitas se abren orgullosas un momento mientras la pequeña se abraza por reflejo al cuello del mayor.- Comprenda que en el mundo, hay tantas personas y seres como obras musicales diferentes. Hay un mundo de composiciones posibles, y no todas son a nuestro gusto o disgusto, sino simplemente lo que son.-Observa los cabellos de Nerion, y sus deditos recorren la longitud del mismo con calma.- Cada gesto, cada rasgo, cada actitud en uno mismo define una nota, una pieza de la composición. Desde la fina textura de su cabello o su piel y cada una de sus lineas...-Acaricia su rostro por la linea del menton, observando su recorrido con atencion.- pasando por los colores que lo definen o lo cubren... la voz que acompaña a la musica, las palabras que lo hacen un arte... y lo que esconde tras su presentacion, el alma de una canción...-Acaricia su cuello, parte de sus ropas, para terminar sobre su corazón.- Y todo lo que pretenda formar parte de usted, debe respetar esa hermosa estructura que se hace con el tiempo...-Sus ojos azules vuelven sobre el mayor, mirandole con cierta espectación.- Es así, como Armand y yo aprendimos que son las personas... ¿Me he explicado bien, Amo Trebol?...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Dom Oct 05, 2008 1:46 pm

Nerion siente los delicados dedos de la pequeña sobre su cabello, acariciándolo delicadamente mientras le explica como creen ellos que se componen los seres vivos. Es una hermosa forma de verlo... Para el demonio sólo son carne y huesos, sangre y almas, deliciosos seres que pueden ser devorados de mil y una formas, energías que se intercambian adaptándose sutílmente a su nueva condición. Puede que sea a lo que se refiere ella cuando dice que debe respetar su sinfonía... Pero sigue siendo una hermosa forma de verlo...
Las manos de la pequeña rozan su rostro, bajando hasta su pecho para depositarse sobre su corazón. Y el demonio la coge suavemente, llevandola hasta sus labios para besar aquellos pequeños dedos con ternura.
Su otro brazo, rodea la cintura de la pequeña mientras, tirando delicadamente de su brazo, lo besa, atrayéndola hacia él hasta que su rostro se encuentra rozando el suyo.

_Te has explicado muy bien, Audrey... - le dice.

Y atrapa sus labios tiernos e infantiles. Es su forma de adaptarse a otros, de sentirles más suyos, de formar más parte de ellos. Mientras la besa, puede sentir el calido pecho de la niña agitarse suavemente. Tan deseable, como lo había sido su hermanito instantes antes.

_Audrey... - le susurra - déjame formar parte de tí por un instante..., dejame compartir tu dolor, tus sentimientos, tus alegrías...

Sus manos acarician los muslos de la pequeña con delicadeza mientras sus labios no se cansan de sentir su sabor, de jugar con su pequeña boca, averiguando todos sus secretos por ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Lun Oct 06, 2008 12:49 am

Un leve sonrojo cubre sus mejillas al ser atraida de improviso, un hecho que realmente no había esperado por parte del mayor. Los besos a sus deditos, a su brazo, a sus labios de primera instancia estaticos e indecisos la habían hecho exaltarse. Los labios de la pequeña se abren finalmente, recibiendo la lengua experta del mayor, explorandole de aquella forma en que parecía capas de tentar a tragarse su alma, y sin embargo, tan calmo en sus primeros roces que resultaba un amable caballero con una damita inexperta. Se separa de un momento a otro con suavidad, alejandose de aquel demonio con intención de responder, anteponiendo su brazo libre entre ambos cuerpos.

-Si no fuese en estos besos como usted forma parte de mi, o con las palabras que pareciera deborar cuando prueba mis labios... no imagino otra forma en que ya sea parte de mi, Amo.-Cierra los ojos dejandose llevar por las caricias a sus piernitas, tan suaves que mantenían extendidas sus alitas, agitandolas suavemente.- ¿No puede sentir, en este momento, que mi cuerpo resiente la conmoción de sus caricias? ¿El cosquilleo de mis labios cuando decide hacer de mi boca su entero terreno de juego?.-Abre los ojos para mirarle con una incipiente sonrisita, una oculta travesura. Vuelve sobre los labios del mayor, tan solo rozandolos tal si comprobara las reacciones del mayor a esta accion, mirandole fijamente.- Tendrá que esforzarse un poco más para sentirlo, en ese caso...

Tal vez no era un intento deliverado de ejercer aquellos actos de retar a su Amo con objeto de atraerlo, pero aquel acto que en foldo divertía a Audrey hacía sonreir a un pequeño Armand que entre sueños ronroneaba removiendose entre las sabanas, sobrecogido por las sensaciones que su hermanita experimentaba.

-Es cuestion de desearlo para que usted pueda tenerlo, Amo Trebol...-Añade Audrey con suavidad, acomodando los platinados mechones de cabello detras de la oreja del mayor para observarle libre de posibles distraciones.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Sáb Oct 18, 2008 6:28 am

Escucha las palabras de la niña, sintiendo como sus labios rozan con los suyos, sin tocarlos. El cuerpo del demonio busca ese contacto, jugando con ella a su juego de tentaciones.
Y sonrie cuando escucha sus últimas palabras... Claro que puede sentir el efecto que causa en ella, igual que ella siente el que causa su pequeño cuerpo en él. Pero al íncubo, le gusta tentar con sus palabras, hacer estremecer los cuerpos con promesas de placer y desenfreno.
Claro que aquellos pequeños no son precisamente inexpertos en aquella clase de juegos...

Su dedo índice, se apoya sobre sus labios, pidiendo silencio a la niña, desplazándose después hacia los de ella.

_Shhhhh.... - le dice con una sonrisa en sus labios, y una mirada pícara en sus ojos. - No hables..., sólo centrate en tu cuerpo, podrías despertar a tu hermano...

Y sonrie malicioso. Sabe que ambos hermanos están unidos por un vínculo más fuerte que la misma muerte, sintiendo uno lo que siente el otro; y, por eso, sabe que Armand está notando lo que ella siente.

Sus labios vuelven a apoderarse de los de ella, y esta vez, su lengua se introduce más profundamente, mientras una de sus manos, acaricia el suave tesoro que esconden sus piernas. La hará suya, como hizo con Audrey, sólo así completará su pacto con ellos de la forma que lo hacen los de su raza. Y, después, les hará una propuesta que ronda su cabeza, casi desde el primer instante que les vió.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Lun Oct 27, 2008 10:59 pm

Increible que las tareas no hayan mermado mi curiosidad... no me hagas sufrir y hazme saber de esos planes! XD perdona la tardanza... mucha patología... propedeutica... x________x
-------------------------------------------------

Silencio, ausencia de sus palabras para dar entera atención al cosquilleo que provocaba en su cuerpo, a la lengua intrusa que le impide articular palabra acariciando la suya en la calida humedad de sus bocas, al calor que despide ese cuerpo cubierto por aquellas ropas que cubren recelosas el hermoso cuerpo del demonio, a los dedos que recorren su pequeño y desatendido sexo, despertandolo al lijero tono sonrosado que resalta de lijera excitación. Entreabre los ojos para mirarlo por aquella ranura de sus parpados, sus manos se apoyan en el pecho amplio de Nerion, aferrando sus deditos a sus ropas en reacción a sus intimas caricias. Deseaba tocarlo, recorrerlo con esa curiosidad infinita que late en cada fibra de su cuerpo, pero decide abstenerse de ello hasta no sentirse lo suficientemente ansiosa por hacerlo.

Armand suspira suavemente entre sueños, ajeno a las intenciones de Audrey de permanecer en silencio, y fantasea entre aquellas extrañas ilusiones con el placer que se genera en su hermanita, cuando sus piernas se abren solo un poco para el mayor, y una de sus manos se aferra a su cuello, acariciando la herida que antes había provocado, esa que está pronta a cerrarse por completo, que se funde en el intenso calor que despide su piel y que ella acaricia totalmente, de forma lenta hasta rozar el inicio de los cabellos planteados y descendiendo por su pecho, su abdomen tan firme y finalmente su cadera como al descuido, presionando su hombría, cerrando sus deditos sobre ese bulto prominente, y lo define a traves de la tela de arriba a abajo, aquello que había poseido a su hermano como parte de Nerion. Pero a diferencia de Armand, ella decide mostrar ese leve tinte demandante que le distingue de nacimiento.

Continua frotando aquel miembro con insistencia, tal si no supiera realmente lo que tiene en sus manos y sus labios piden silenciosos los del mayor cuando éste por escasos segundos se separa, su pequeña lengua recorre esos labios del mayor con suavidad, con reservada timidez y oculta tentativa, como un postre que se muestra indecisa de probar. Pero así se sentía. Despues de tanto tiempo, aun le era dificil olvidarse del antiguo hombre que exijía de ellos tantas atenciones, tantos juegos, canciones e infantil atención. Y sin embargo, era tan sencillo y placentero sucumbir a nuevos y diversos encantos... Nerion era aquella tentacion personificada de la que tanto podía hablarse entre demonios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Lun Nov 03, 2008 1:21 pm

La pequeña calla, tal y como le ha pedido el Ace. Sin embargo, su hermano gime suavemente, suspirando entre sueños, revelando así las sensaciones de ella. Nerion sonrie complacido al escucharle.
La mano de Audrey acaricia la herida que ha provocado en el cuello del demonio, que siente su piel estremecerse ante su contacto. Aún está delicada aquella zona, aún recuerda sus colmillos, finos y afilados atravesar su piel.
Después, aquella mano, desciende por su pecho, bajando lentamente hasta su hombría que acaricia demandante, reclamando aquel placer para ella, solicitándolo silenciosamente al probar sus labios.
Nerion, recoge aquella pequeña mano, llevándola hasta sus labios, y la besa suavemente, mordiéndo uno de sus dedos ligeramente, como si quisiera castigarlos por acariciar aquello que aún no le pertenece.

Suavemente, deja reposar el cuerpo de la niña en el suelo, y lo recorre con su lengua, desde sus pechos, aún infantiles, tan parecidos a los de Armand al no haberse desarrollado aún. Sin embargo, no por ello son menos deseables para el demonio, que los mira con ojos de deseo, apoderándose de ellos con sus labios, jugando con ellos.
Tan pequeños y deliciosos... Deja que sus colmillos los rocen con suavidad, provocando una pequeña herida, saboreando el hilo de sangre que brota roja sobre su blanca piel. Su mano, acaricia el compañero, para no dejarlo desatendido, presionándolo suavemente hasta notarlo erecto a su tacto.

Su vientre es su siguiente objetivo, delicado, agitado. Nerion sujeta su cintura con sus manos, dejando que sus labios lo rocen. Respira pesadamente sobre aquella piel, besandola mientras abre con cuidado sus piernas, preparándose el camino hacia la ya ligeramente húmeda tentación que habita entre ellas.
En un principio, sólo la acaricia, después la degusta con su lengua suavemente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Armand & Audrey
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 142
Fecha de inscripción : 11/07/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Lun Nov 17, 2008 9:45 pm

El susurro de las sabanas se hizo poco a poco más evidente, acompañado de la voz infanntil de Armand hablando entre sueños, suspirando con cada roce al cuerpo de Audrey tan estrechamente compartido. Audrey callaba disfrutando enteramente del roce de los labios del mayor sobre los suyos, antes de la separación donde sus tubios labios tomaron presa la piel de su mano, sus colmillos de su dedito haciendo sonreir a la niña con timida diversión. Su pecho sufre un ligero espasmo cuando le muerde suavemente, ansía de nuevo ese calor enrojeciendo sus pequeños labios con los besos.

Se resiste unos segundos a ser recostada en el suelo, lo encuentra sumamente frío y en contraste con su cuerpo acalorado que transpira con aroma a Lirios. Sus manos se aferran por instinto a la capa de Nerion, su pecho sube y baja ajitado en silencio, el rubor cubre su rostro, sus labios, pequeñas zonas en su cuello y sus pequeños pezones, que el demonio no deja de mirar al asecho, logrando que en la espera la pequeña se ponga nerviosa sin encontrar como decirle al mayor que no quiere esperar. Y para su fortuna, no tiene que hacerlo. Su espalda se arquea ligeramente tan pronto siente tu calor rozando su cuerpo, la entera y extensa superficie de sus manos brindando mas calor, mas caricias a su piel ansiosa, tan tibia, aromatizada por su esencia. La sangre se acumula allá donde Nerion le prueba con sus labios, donde su saliva refresca la piel blanca que se toñe de rojo bajo el roce de sus colmillos.

-Aaaah!... Amo Trebol... eso... dolió... aaah...-Gime sin poder evitarlo, tan suavemente que susurra, se contiene y su hermano se remueve insistente en su cama, agitando sus alitas mientras susurra el nombre de Nerion. Reconoce ya su calor, su forma de tocarlos. Dos veces son suficientes.

Cada marca del demonio se plasma en su piel con el rubor insistente de su sangre, el brillo sutil de su saliva marcando sus poros en lugar de las diminutas gotas de sudor, la fragancia a Lirios se desprende para Nerion con suavidad, con cada caricia la pequeña abandona su voto de silencio. Le siente mas abajo, al sur de su cuerpo entre sus piernas donde un gemido infantil abandona sus labios al sentir la lengua del mayor recorrerle sin inhibiciones, seguro y demandante de la humedad que ha comenzado a cubrir su sexo, sus pequeños labios mayores y menores como el boton de una rosa, sonrosado, calido, apenas desarrollado por capricho de su creador, humedeciendose bajo el roce del demonio y sus propios fluidos ahora incontenibles bajo aquella excitación. Ambos gemelos se mueven sin encontran posición comoda, Audrey arqueandose suavemente con sus deditos aferrados a un suelo que queda marcado bajo sus garritas, y en suspiros se perciben sus colmillos crecidos ante la proximidad de su alimento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Jue Nov 27, 2008 3:55 am

El demonio sonríe al observar la reacción de los gemelos. Sabe que se alimentarán de él, ya lo hicieron cuando tomó a Armand, pero no le molesta..., es un intercambio justo, alimento por alimento..., placer por placer...
Las manos de Nerion acarician el pequeño tesoro de la niña, relamiendose de su primera prueba. Da gusto saborear a una jovencita tan complaciente, tan niña y tan delicada. Es un sabor delicioso que siente en sus labios.
Sus dedos abren los labios mayores y menores de ella, dejando a su vista una bella imagen, tentadora... Y su lengua roza el clitoris de la pequeña, jugando con él, succionandolo ligeramente mientras sus dedos acarician el límite de su entrada, tentando por entrar en su vagina, cálida y sonsosada.

_El dolor es vida, mi pequeña Audrey..., no te resistas a él, disfrútalo...

Y sube a besar sus pequeños labios de nuevo, mientras uno de sus dedos se introduce al fín en el interior de la niña, moviendose en él.
Sus labios recogen la reacción de la pequeña, sintiendo cada movimiento de su pecho, de su cuerpo en sí mismo, en sus manos, en sus labios...
Se siente embriagado del aroma a lirios que desprenden ambos niños... Un aroma a inocencia que le atrae irremediablemente. Sabe que los pequeños no son virgenes, su antiguo amo ha jugado con ellos en más de una ocasión y, sin embargo, la excitación no por ello es menor.

Dos pequeño demonios..., tan niños, tan frágiles a simple vista, dos pequeños gemelos que sienten igual y diferente a la vez. El Ace, se deja envolver de aquella inocencia maléfica con la que atraen a sus presas, disfrutando de ella...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Doppelgänger Room - Libre   Hoy a las 6:41 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Doppelgänger Room - Libre
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Historias de Temática Libre
» Dibujando un paisaje en la azotea [Libre]
» Divirtiéndome un rato [libre]
» Fénix... [LIBRE]
» ¿Compradora compulsiva? Puede ser~ {Libre}

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: 1º Piso :: Habitaciones.-
Cambiar a: