♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Un tremendo error [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
AutorMensaje
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Mar Sep 16, 2008 6:06 pm

"Bueno... teniendo cierto gusto por el dolor pensé que te gustarían las marionetas adultas... no sé, dan más juego. Al menos se rebelan más." comentó encogiéndose de hombros.

Al escucharle hablar puso un gesto de desagrado.

"Es un alivio saber que ahora sólo podrás ver sus caritas de placer si quieres obtener algo de ellos. En cierto modo es incluso divertido verte en esta situación." dijo riéndose y mirando el collar que Nerion llevaba al cuello. "Nunca me he interesado demasiado en la manera que tenéis de disfrutar a costa de las marionetas, tal vez por intentar mantener mi salud mental intacta... pero si lo que haces es hacerlas sufrir realmente me alegro de que Gemini te haya puesto eso al cuello..." añadió alzando las cejas y bebiendo un poco más de su copa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Sep 17, 2008 9:58 am

Frunció su ceño cuando Mirthais le recordó su castigo, aquel collar puesto en su cuello para su control.
"Nunca me he interesado demasiado en la manera que tenéis de disfrutar a costa de las marionetas, tal vez por intentar mantener mi salud mental intacta... pero si lo que haces es hacerlas sufrir realmente me alegro de que Gemini te haya puesto eso al cuello...", continuó diciendo el ángel.

_A veces tengo la sensación de que te olvidas con quién estás hablando...- le recriminó el Ace.- El hecho de que, por alguna extraña razón, siempre que nos encontramos, haya sido considerado contigo, no hace que deje de ser lo que soy.

Sus ojos se posaron sobre los del ryujin, clavándose en ellos.

_Soy un demonio, Mirthais. Y disfruto con el dolor..., tanto con el propio como con el ajeno... Harías bien en no olvidarlo...

De nuevo, volvió a relajarse, tomando otro sorbo de vino. Era su segunda copa, y los efectos del alcohol no se notaban aún. Podía beber bastante más antes de que eso sucediera, estaba acostumbrado a ello.

_No sé si te has interesado alguna vez por la forma en la que cumplo con mis obligaciones de Ace - le dijo sin mirarle - Pero, quizás no fuera tan mala idea que lo hicieras, podrías aprender muchas cosas...

La sonrisa volvió a aparecer en su rostro mientras le miraba de reojo.

_A mí, sí que me interesaría saber cómo tor.... "castigas" a las marionetas rebeldes - rectificó, dudaba mucho que las llegara a torturar - Siempre me he preguntado cómo te afecta el hecho de no tolerar la sangre...

Le miró relajado, como si hablara de la cosa más normal del mundo.

_¿Te gusta más torturar sus almas antes que los cuerpos? Si es así, puede que resultes más cruel que yo mismo... Lo he probado, sobretodo con los niños, por eso me agradan, sus almas, son más fáciles de quebrar y su rostro cuando se rompe su inocencia es sublime...

Acarició su copa, haciendo una pausa antes de continuar.

_Sería interesante que alguna vez coincideramos. Podríamos compartir conocimientos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Sep 17, 2008 1:54 pm

Bajó la mirada ante la recriminación del Ace y suspiró.

"No puedo evitarlo. Te veo aquí, hablando conmigo y se me hace difícil imaginarte torturando marionetas y disfrutando con ello... De todos modos es algo que sigo sin entender del todo. No sé cómo se puede llegar a disfrutar del dolor ajeno... Pero supongo que no entenderlo, para mí, es algo bueno... al menos sé que este lugar no me ha corrompido del todo, ¿no?." dijo, riendo con tristeza ante esto último.

No intentaba entenderlo tampoco... Nerion no entendía por qué le había salvado, y sinceramente, Mirthais estaba empezando a preguntarse también por qué lo había hecho, sobre todo después de escuchar todo lo que le estaba diciendo... Se sentía como si hubiera ayudado a uno de los monstruos que devoraba a las personas que después se afanaba en ayudar.
Desde que había llegado allí había dejado de preguntarse ciertas cosas. En su mundo todo había sido siempre o blanco o negro... pero en aquella mansión había una cantidad desproporcionada de grises que a veces le hacía desesperar. Le hacía preguntarse si algunas de las cosas que hacía eran buenas o malas...
Estaba claro que no podía cambiar a Nerion... al igual que Nerion no podría cambiarle a él. Y el hecho de que fuera tan distinto a él no le hacía menos merecedor de vivir. Sin embargo, escucharle decir todas aquellas cosas le estaba poniendo enfermo, incluso el vino parecía haberse puesto en su contra dando vueltas y vueltas en su estómago.

Chasqueó la lengua y negó con la cabeza.

"Pero no ves que yo soy más refinado que todo eso..." replicó con sorna. "Yo ayudo a los monstruos que les hacen sufrir después..." dijo, refiriéndose exactamente a que le había ayudado a él cuando podía haberle dejado allí tirado, desangrándose.

Dejó la copa en el suelo y apoyó los codos en sus rodillas, escondiendo su rostro en las manos.

"Mmmm... no me encuentro bien..." dijo, medio mareado y con el estómago revuelto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Jue Sep 18, 2008 9:30 am

El Ace suspiró al oir aquellas palabras de Mirthais. La eterna discusión entre ellos... Sabía que no podía hacerle cambiar de opinión, pero, en cierta forma, le agradaba intentarlo. Un ángel corrompido siempre era atrayente..., se habían dado casos dentro de la mansión, si no recordaba mal, gracias a Artzeiz y su sadismo...

Movió el vino en su copa, observándo como aquel color cereza manchaba durante breves instantes el cristal como si fuera la sangre vertida de alguna marioneta.
Sonrió. No, aquel día sólo era vino...
"Pero no ves que yo soy más refinado que todo eso...", le replicó Mirthais con sorna. "Yo ayudo a los monstruos que les hacen sufrir después..."

_Aún estás obsesionado con tu manía de no corromperte... - dijo Nerion sin apartar su vista de la copa - A pesar del tiempo que llevas aquí dentro, sigues creyendo que el mundo es blanco o negro. No has aprendido nada... Haces cosas que no van acordes a tus enseñanzas, y las ves hacer... Te encunetras cada día con seres de todo tipo, complejos y diferentes al modelo único que prevalece en tu antiguo hogar. Y, aún así, algo dentro de tí, aún se resiste a ceder ante la evidencia. Aún quieres creer que hay bondad en el mundo...

No podía culparle demasiado, suponía que su esencia angelical unida a siglos de enseñanzas estrictas eran difíciles de eliminar.
Le miró con una sonrisa irónica en su rostro que comenzó a difuminarse cuando vió como dejaba su copa en el suelo y se encogía, al parecer de dolor.
"Mmmm... no me encuentro bien...", le oyó decir, y el demonio frunció su ceño pensativo. ¿Había absorvido demasiada energía del ángel o es que no aguantaba ni siquiera aquella cantidad de alcohol?

_¿Qué te sucede? - preguntó dejando su copa sobre la mesita que había a su lado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Jue Sep 18, 2008 12:28 pm

Rió por lo bajo al escuchar las palabras de Nerion y se encogió de hombros.

"Fíjate... soy así de manioso..." dijo en un tono entre irónico y sarcástico.

Se le había amontonado todo en un momento... la falta de energía ya repuesta, el olor a la sangre de Nerion que todavía inundaba la habitación, el charco que había dejado en el comedor, el imaginarse a todas aquellas marionetas rotas que Nerion disfrutaría corrompiendo y ahora encima el vino que le había sentado mal gracias a su capacidad para visualizar las cosas que imaginaba o recordaba... era normal que después de que pasara tanta sangre y sufrimiento por su cabeza el vino se le revolviera en el estómago...

"¡Es que la hay!." exclamó, negándose a darle la razón al Ace. "Incluso aquí a veces hay algo de bondad. Yo acepto todo lo que pasa aquí, sé que no todo es blanco o negro... pero también puedo ver los gestos buenos que tiene la gente a pesar de estar encerrada aquí dentro..." replicó mirándole con el ceño fruncido, medio mareado. "Hasta tú que eres tan diferente a mí me has tratado siempre bien... No quiero decir que si Gemini te pidiera lo contrario no dudarías en hacerlo... pero voluntariamente, por ti mismo, has sido bastante bueno conmigo..." añadió volviendo a bajar el rostro y esconderlo en sus manos. "Excepto lo de intentar violarme..." apostillo echándose el cabello hacia atrás.

Consciente de que no aguantaría mucho más tiempo allí sin vomitar intentó ponerse en pie, sujetándose al respaldo del sillón para resistirse a los vaivenes que daba su cabeza.

"Necesito salir de aquí... no puedo con este olor..." contestó, girando la cabeza para no mirar la cama manchada de sangre mientras avanzaba vacilante hacia la puerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Jue Sep 18, 2008 7:57 pm

"Voluntariamente, por ti mismo, has sido bastante bueno conmigo... Excepto lo de intentar violarme...", añadió Mirthais, escondiendo el rostro de nuevo entre sus manos. Realmente parecía no encontrarse bien...

_Has tenido suerte de que llevara "ésto" ceñido a mi cuello - le dijo con el ceño fruncido cogiendo su collar. Aún no se acostumbraba a la idea de llevarlo, y no creía poder acostumbrarse a no poder violar a nadie...

El rostro del ryujin estaba cada vez más pálido, hasta que al levantarse, se tambaleó peligrosamente intentando salir de aquella habitación. Impulsivamente, Nerion le cogió, pasando su brazo por encima de su hombro para sujetarle.

_No creo que seas capaz ni de llegar a esa puerta... - le recriminó - No te confundas, - añadió rápidamente - no me importa lo más mínimo si caes en medio del pasillo desvanecido o no... - le mintió - pero, por hoy, no te atrapará ninguna marioneta ansiosa de poder... Los demonios también tenemos nuestro honor, aunque no lo parezca...

Se sonrojó ligeramente al decir aquello. Había adquirido una deuda con el ángel. Éste, le había ayudado en dos ocasiones, una, al recogerlo del comedor y curar sus heridas. La otra, al cederle su energía de forma desinteresada...
Sonrió medio divertido al pensar en la imagen que darían ambos por el pasillo, vestidos apenas con sugerentes batas de seda y llevando el casi inconsciente cuerpo del titiritero... Más de uno pensaría mal...
Sin embargo, ahora tenía otra duda en mente. ¿Dónde debía llevar a Mirthais para que nadie les molestara? No conocía el camino a la habitación del ryujin... claro que la mansión podía ponerla perfectamente en su camino...
¿O debía llevarle directamente a la suya?
Daba igual, la mansión decidiría que camino seguirían...

Abriendo la puerta, salió con Mirthais apoyado en él y comenzó a caminar por los pasillos. Ninguno de los dos estaba en las mejores condiciones, por lo que esperaba no encontrarse con ningún otro ser que no fuera alguna que otra marioneta despistada.

_Esa maldita afección tuya a la sangre... - protestó con el ceño fruncido cuando comenzó a caminar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Jue Sep 18, 2008 8:24 pm

Apenas oía ya las palabras del demonio. Los oídos habían comenzado a pitarle y dudaba que pudiera seguir en pie mucho tiempo más sino salía de allí y respiraba algo de aire puro.

Aun así, cuando Nerion le sujetó y estuvo cerca pudo escucharle sin demasiadas dificultades, y a pesar de lo que le decía, le miró sonriendo agradecido. Podía detectar las mentiras, era algo fácil para él, y sabía que el Ace le había mentido en cuanto a que no le importaría nada verle tirado en el pasillo. Además, sólo hacía falta ver el sonrojo del demonio para confirmar sus sospechas.

Ni siquiera pensó en el aspecto que tendrían si alguien los veía, lo único que quería era descansar un poco y recuperarse. Al salir, al desaparecer el olor a sangre le hizo bastante bien, al menos el riesgo de caer inconsciente remitió y pudo andar sin apoyarse del todo en Nerion, que tampoco estaba en demasiadas buenas condiciones como para cargar con él.

"Ah... lo siento..." musitó mientras poco a poco iba recuperando el color de cara. "Debí haberlo visto venir, pero me puse así de repente..." añadió excusándose.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Vie Sep 19, 2008 5:37 pm

Le oyó disculparse y le miró de reojo. Iban ambos caminando por el pasillo, exterioirmente, Mirthais iba apoyado en Nerion, en verdad, casi se apoyaban uno en el otro. El demonio intentaba mantenerse lo más entero que podía, con una persona en mal estado ya era suficiente, y Mirthais, realmente tenía mal aspecto, completamente pálido.

_Si no lo has hecho conscientemente, es una tontería que te disculpes. - le recriminó - No puedes ir pidiendo perdón por cada cosa que te sucede, es ridículo...

Volvió a dirigir su vista al frente y probó por enésima vez a abrir una de las puertas que había al lado de ellos, sin conseguirlo.

_¡Maldita casa! - remugó - ¿Hasta cuando piensas tenernos dando vueltas? - murmuró desafiante.

Una risa pareció resonar en su mente, proveniente de la mansión, como si se burlase de la molestia del Ace.
Nerion suspiró. No merecía la pena decir nada... Cuando la mansión quería jugar contigo, poco podías hacer, y parece que tenía preferencia de burlarse del Ace.
Dejó reposar su cuerpo un instante sobre las paredes, observando el largo pasillo que se extendía ante ellos mientras intentaba sujetar a Mirthais en sus brazos. A su lado, apareció otra puerta.
Nerion la observó con desconfianza, como si no supiera qué pensar de aquello. Apáticamente, estiró su brazo y, sorprendentemente, la puerta se abrió sola casi antes de que la tocara.
El Ace se quedó inmóvil durante unos segundos y después golpeó su cabeza contra la pared varias veces desesperado.

_Idiota, idiota...., estúpida casa... ¿ahora sí?

La risa volvió a resonar en su mente.
Haciendo caso omiso de ella, el Ace cogió a Mirthais en brazos para ir más rápido. No quería que la puerta volviera a cerrarse antes de haber entrado. Fuera a donde fuera que daba, era mejor que aquel interminable pasillo.

Con Mirthais cargado, entró en la habitación y la miró unos instantes. No era la suya... ¿la de Mirthais, quizás? ¿o la de alguien diferente?
Daba lo mismo..., tenía una cama donde descansar y un baño en el que poder refrescarse.
Lentamente, llevó al ryujin hasta la cama, donde le tumbó. Él, se sentó a su lado, mirándolo.

_Espera... -le dijo levantándose - Traeré algo húmedo para refrescarte, verás que después te sentirás mejor...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Vie Sep 19, 2008 7:30 pm

"Uhm..." musitó, sin ganas de darle o quitarle la razón.

Ciertamente no había tenido gran sentido pedirle disculpas ya que, como el demonio había dicho, si no lo había hecho a propósito no era culpa suya, pero se sentía responsable de hacerle cargar con él.
Bufó con cansancio después de llegar un buen rato dando vueltas con la mansión, siendo el objetivo de una de las habituales bromas de la mansión. Cuando el teatro se aburría... más te valía que no te pillara en los pasillos...

Se apoyó contra el pecho de Nerion cuando éste se recostó sobre la pared y suspiró, entornando los ojos. El mareo se había ido en parte, pero la sensación de náuseas permanecía en él a causa del vino y del revolvimiento de estómago que tenía. Sorprendido de que el Ace se golpeara la cabeza contra la pared llevó una de sus manos a su frente para detenerle.

"No te desesperes... así disfruta más..." dijo, intentando evitar que se hiciera daño.

Soltó una exclamación de sorpresa cuando Nerion le cargó en brazos y se sujetó a él, bastante apenado por todo aquello y con un inoportuno sonrojo en las mejillas. El demonio podía decir mucho, pero cuando se ponía a ayudar se lo trabajaba bastante...

Cuando le dejó en la cama, evitó apurado y nervioso la mirada del Ace y agradeció que le dejara un momento para ir a por algo de agua fresca al baño. No creía recordar que nadie le hubiera cogido de esa forma desde hacía bastante tiempo... Y la verdad es que se había sentido bastante extraño teniendo a Nerion ayudándole y cargándole en brazos.

"Gracias..." dijo cuando volvió, haciendo un esfuerzo para subir un poco más sobre la cama y recostar la espalda sobre los almohadones.

Aquella no era su habitación, seguramente sería una que la mansión había cambiado de sitio... su dueño después tendría serios problemas para encontrarla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Lun Sep 22, 2008 4:09 pm

Regresó del baño con un poco de agua y una toalla pequeña que mojó en ella. Retorciéndola para eliminar el exceso de agua, la colocó sobre la frente de Mirthais. Al verle recostado sobre los cojines, frunció su ceño.
Sin decir una palabra, se dirigió a los pies de la cama, y cogiendo al ángel por sus pies, tiró de ellos con decisión y algo de brusquedad, volviéndolo a recostar así sobre el colchón.

_No debes incorporarte, es mejor que permanezcas tumbado y con los pies en alto - le replicó cogiendo los cojines para colocarlos bajo sus pies - Deben permanecer más altos que tu cabeza para que la sangre baje a ella...

Miró a su alrededor y cogió una cinta que sujetaba una cortina. Doblándola varias veces, la empapó en un líquido transparente, colocándolo bajo la nariz del ryujin.

_¡Huele! - le ordenó - Logré encontrar algo de alcohol que no fuera licor. Te ayudará a pasar los mareos. Buscaba sales o algo parecido, pero no encontré ninguna...

Observó durante un instante a Mirthais. Aún llevaba la bata de seda sobre su cuerpo, dejando entrever parte de su delicado pecho.

_Quédate un poco así, hasta que el mareo remita, después ya tendrás tiempo de incorporarte... Ahora, tómalo como un descanso obligado...

Se sentía cansado. Sin decir nada, mojó su mano en el agua que había traido para Mirthais y la aplicó en su frente, mojando después ligeramente su rostro.
Rodeando el lecho, se tumbó al lado de Mirthais en silencio, cerrando sus ojos durante unos instantes. No se dormiría; no, estando fuera de la seguridad de su habitación, pero, necesitaba reposar un instante...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Mar Sep 23, 2008 4:59 pm

Miró a Nerion cuando salió del baño en dirección a los pies de la cama, sin saber qué iba a hacer, y jadeó sorprendido cuando tiró de sus tobillos para tumbarlo de nuevo en la cama. Se sintió estúpido ante aquello, él ya sabía lo que había que hacer en caso de mareo y el único motivo por el que no lo había hecho había sido para no causarle más molestias a Nerion y querer mostrarse más fuerte de lo que estaba en aquellos momentos.

Por eso bajó la mirada, ligeramente sonrojado ante las atenciones del demonio. Nunca pensó que iba a ser tan atento, ni siquiera por haberle ayudado...

Observó con curiosidad la cinta que empapaba y le daba a oler y cerró los ojos con fuerza al percibir aquel olor tan fuerte.

"Agh... tampoco estoy tan mareado... uhggg..." se quejó llevando las manos a las de Nerion, apartando la cinta de su nariz y guiñando los ojos, intentando deshacerse de aquel molesto olor.

Al menos se había despejado del todo...

"Está bien..." aceptó, sintiéndose ligeramente abochornado de nuevo cuando Nerion le acarició el rostro con la mano mojada, empapándole ligeramente.

Se le daba muy bien ayudar a los demás. Pero el hecho de ser ayudado por otros le hacía sentirse mal por tenerles que dar esa faena... Era como si él tuviera que ayudarles pero no fuera digno de que le devolvieran tal favor. Reconocía que era una auténtica estupidez, pero no podía hacer desaparecer aquella sensación.
Sonrió suavemente al ver como el demonio se tumbaba a su lado, visiblemente cansado.
Agradecido, cerrando también los ojos, apoyó su frente contra el hombro del Ace y rodeó su pecho con un brazo, abrazándole con cierta ternura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Vie Sep 26, 2008 6:34 pm

Era extraño... Jamás habría pensado que podía reposar con un ángel cerca suyo. Las pocas relaciones que había tenido con aquellos seres le acababan sacando de sus casillas. Su forma de pensar, su dulzor, le empalagaba; por lo que acababa violándolos o torturándolos sólo por ver su rostro de dolor, desencajado, decepcionado y roto al no comprender la razón de sus actos.
Sin embargo, últimamente, todo parecía unirle a aquellos seres, haciendo que comenzara a sentirse cómodo entre ellos...

Su ceño se frunció con fuerza, ¡no podía ser que estuviera pensando aquello! ¿dónde estaba su orgullo de demonio? ¿dónde su odio hacia aquellos seres que habían destrozado su mundo, inundándolo con su odiosa luz?
Allí, todas aquellas peleas y batallas quedaban tan lejanas..., que parecían no haber sucedido nunca.
Allí, sólo había un amo y señor. Todo el resto eran súbditos suyos que intentaban sobrevivir a sus caprichos. Tan poderoso y cruel..., que nadie podía soñar siquiera en vencerle.

Sintió el brazo de Mirthais rodear su pecho y, girando su cabeza, observó como se apoyaba en su hombro cerrando los ojos. Se veía tan hermoso desde aquella posición, su pelo albino caía sobre su rostro, cubriendo su frente con algunos mechones rebeldes que tocaban la piel del demonio.
Podía notar su suavidad en su piel..., y el suave respirar que agitaba su pecho lentamente.

_Si sigues apoyado en mí de esa forma, volveré a tomarte... - le dijo sin apartar su mirada de él, con voz calmada.

Le excitaba..., el roce de su piel, su cálido aliento sobre su cuerpo. Todo en él era tan sugerente..., como creado para atraerle, para incitarle a probarlo, y aún podía recordar su deliciosa expresión en el momento del orgasmo.
Definitivamente, estaba débil... En otra ocasión, hubiera prescindido del aviso, lanzándose a obtener lo que deseaba, sin más, sin explicaciones.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Vie Sep 26, 2008 7:12 pm

Los pensamientos de Mirthais no estaban muy alejados del hilo que habían tomado los de Nerion. Podía recordar su mundo... el miedo que se les tenía a los demonios, la desconfianza que se sentía hacia ellos cuando te topabas con alguno, la idea (ahora absurda) de que no eran dignos de vivir en el mismo mundo que ellos ni de respirar su mismo aire.

Desde luego mucho de su forma de pensar había cambiado desde que llegó a la Mansión. Pero incluso a aquellas alturas aún podía desterrar algunas de sus ideas iniciales para sustituirlas por otras nuevas, inspiradas por las experiencias que había ido teniendo con los que se suponía que eran sus enemigos naturales.
De todos modos él siempre había sido bastante pacífico en cuanto a aquellas cosas. Nunca se le había pasado por la cabeza matar a alguien, ni siquiera a un demonio. Y en aquellos momentos, sintiendo la respiración de Nerion, escuchando los latidos de su corazón, aquellas ideas le parecían más una aberración que cualquier otra cosa y lo que más le gustaría hacer sería poder volver para mostrar en su mundo todo lo que había aprendido durante su estancia en el Teatro.

Al escuchar las palabras del Ace le miró sorprendido y rió.

"No te cansas, ¿verdad?." comentó sin moverse de donde estaba. "A mí me pasa lo mismo con los pasteles de fresas del comedor... es probar uno y no poder parar..." añadió sonriendo divertido.

No le preocupaba que volviera a tomarle. Aunque una parte de él no quería hacerlo por querer serle fiel únicamente a Sergei, otra le insistía en que nada le aseguraba que el Ace de Diamante no estuviera 'relacionándose' con otros.
Le apetecía estar con Nerion, independientemente de su fidelidad a Sergei. Aunque aceptara tener relaciones con otros sabía que en cuestiones de amor sólo le sería fiel al dragón, y eso no lo cambaría nadie.

"Uhm... espera un ratito más... se está bien así..." musitó volviendo a cerrar los ojos, tratando al demonio como si fuera una gran almohada calentita.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Vie Sep 26, 2008 9:13 pm

El Ace no pudo menos que reir al oir su contestación. Sí, igual que un pastel de fresas..., con la diferencia de que a él no le agradaban los pasteles...

_Yo no podría haberlo expresado mejor... - le dijo sonriente - Eres como un enorme pastel de fresas, o mejor, como la fresa que lo decora, ácida y fresca... Soy un íncubo, no puedo evitar desear saborearte.

Por un instante, tuvo tentaciones de besar de nuevo sus labios. "Uhm... espera un ratito más... se está bien así...", oyó que le decía. Y la mano de Nerion se detuvo en sus cabellos, acariciándolos suavemente, como si a través de ellos pudiera sentirle.

_Abusas de mí porque no puedo forzarte... - le dijo volviendo su mirada hacia el techo mientras el ángel se acurrucaba sobre él como si fuera un cojín.

En el fondo, no podía negar que le agradaba estar así. Hacía mucho que alguien no estaba con él si no era por sexo, así que cumplió el capricho del ryujin. De todas formas, no le quedaba más remedio.
El calor del cuerpo de Mirthais pareció extenderse por su cuerpo, y el demonio rodeó su cuerpo con sus brazos. Se sentía tranquilo, extrañamente tranquilo.

_Dime Mirthais..., ¿te gustaría salir de aquí?, ¿de la mansión? - le preguntó de repente - ¿Volver a tu mundo y dejar todo esto atrás? ¿Serías capaz de olvidarlo todo?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Sep 27, 2008 12:04 pm

Sonrió con picardía al esccucharle. La comparación la había comenzado él, pero hasta el momento nadie le había comparado con la guinda/fresa que corona un pastel. Rió al oír la protesta de Nerion al no poder forzarle y se quedó quieto. Le hubiera dado un beso por la compensación de la espera, o tal vez una caricia, pero seguramente eso sería peor para el Ace.

Hubiera aceptado de buena gana tener otro revolcón con él y de hecho seguramente lo tendría, pero allí, rodeado entre los brazos del demonio y con una de sus manos acariciándole el cabello se estaba demasiado bien como para separarse y comenzar con otro tipo de caricias.

Al oír la pregunta de Nerion se quedó un momento pensativo, jugueteando con la solapa del albornoz del Ace con sus dedos.

"No... no podría olvidarlo. Y seguramente intentaría encontrar una manera con la que pudiéramos salir todos. Irme sabiendo que he dejado a un montón de gente aquí..." la frase quedó inacabada, pero bastó con ver su rostro de desagrado para saber que la idea no le atraía demasiado. "¿Y tú? ¿querrías volver a tu mundo?." inquirió mirándole desde su altura. "A veces pienso en cómo sería volver a mi mundo y siento que no encajaría allí... no pienso igual que antes y me han pasado muchas cosas desde que desaparecí de allí... no sé si me gustaría volver a ese mundo o a otro..." comentó pensativo y medio triste.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Sep 27, 2008 10:03 pm

Escuchó la explicación de Mirthais. Todos parecían haber cambiado en aquel lugar, y, sin embargo, creyó que el ángel desearía volver a su mundo, conocido y cómodo en vez de continuar sufriendo en aquel sitio, obligado a hacer cosas que odiaba.
"¿Y tú? ¿querrías volver a tu mundo?.", le preguntó el ángel, acariciando la solapa de su ropa.

_No - contestó decidido el Ace- Ya nadie me espera allí. No voy a negar que a veces echo en falta la libertad de la que disponía, pero, creo que me voy acostumbrando a mi "jaula dorada"...

Una sonrisa irónica dibujó su rostro.

_A pesar de todo, aunque tenga que soportar los castigos de mi señor, sus caprichos y su vigilancia... El otro mundo está muerto para mí, ya nada me ata allí, ni família, ni superiores, ni conocidos... Todo aquello acabó para mí. Para ellos, estoy muerto, y así seguirá siendo.

Por un momento, su mente se desplazó a su ciudad, rodeada de nieves eternas, sumida en una niebla constante que sólo los ojos de los que allí habitaban podían atravesar. Un infierno frío, solitario y cruel para los que no lo conocieran realmente.
Para él, había sido cálido. Ellos, sus habitantes, se habían encargado de caldearlo, generando disputas con los pueblos vecinos, saqueando, violando, torturando, llevando el caos allá donde iban. En resumen, divirtiéndose...
Un infierno dirigido con mano de hierro por una dama tan cruel como hermosa, al menos la mitad de su cuerpo..., la otra mitad era un cadáver en putrefacción.
Aquel ser era odiado por muchos, sólo por existir. Sin embargo, para ellos, era su señora, digna de respeto y pleitesía.

Ahora todo aquello quedaba muy lejos, las cadenas de servitud que le unían a ella habían quedado rotas. Si volviera, sería un extraño en su propia ciudad. Allí, ya sólo le esperaba la soledad y unos recuerdos que no quería recuperar ni perder.

_¿No dejaste tu família atrás? - le preguntó
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Sep 27, 2008 10:22 pm

Asintió, entendiendo las palabras de Nerion. ¿Acaso alguno de los que habitaban en aquella casa encajarían después en sus respectivos mundos?. Tal vez la solución no estaba en regresar a sus mundos, sino en buscar uno nuevo donde sí encajaran y pudieran vivir en paz.

"Te entiendo... pero no deberías resignarte con esto. No sé si eres feliz del todo aquí dentro... imagino que fuera, no en tu mundo sino en otro, estarías mejor..." comentó pensativo.

Le miró un momento y sonrió.

"Me alegro de que no lograra matarte." dijo sonriendo con cariño a pesar de lo doloroso que era para Nerion recordar aquello. "Has sido muy importante para mí a la hora de conocer demonios. Aunque no os entienda del todo todavía al menos sé cómo sois y lo que sentís." añadió feliz por haber podido cambiar sus ideas de los demonios.

Ante la pregunta de Nerion se encogió de hombros y asintió.

"A mí familia, mis amigos... todo... Pero no me imagino volviendo con ellos. Me gustaría, no me malinterpretes, me alegraría muchísimo verlos y que supieran que estoy bien. Pero después..." el peliblanco negó con la cabeza y suspiró. "Ya no pienso como ellos, no sería más que un bicho raro y seguramente no tendría a quien me entendiera. La verdad es que preferiría ser libre en otra parte... Además, no creo que fuera capaz de volver a la vida que tenía antes... era insoportablemente aburrida y monótona." reconoció sonriendo ligeramente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Sep 27, 2008 10:40 pm

"Me alegro de que no lograra matarte." , le oyó comentar, y le miró ligeramente sorprendido. No se esperaba aquella confesión del ángel.
Eril..., sí, por un instante casi lo había olvidado... Frunció su ceño, escuchando las razones que Mirthais le daba para no regresar a su mundo.
"Además, no creo que fuera capaz de volver a la vida que tenía antes... era insoportablemente aburrida y monótona.", confesó finalmente el ryujin.
El demonio no pudo menos que soltar una carcajada al oir aquello.

_Siempre pensé que os agradaba vivir así..., aburridos hasta morir... - dijo casi con burla - Si tanto os desagrada, ¿por qué lo haceis? ¡Deberíais romper vuestras estúpidas reglas!

Sonrió imaginandose a Mirthais rebelandose contra sus superiores al regresar a su mundo, tentándolos a llevar una vida "un poco más" de demonio...

_No te animes demasiado - le replicó - Que creas conocerme un poco, no implica que conozcas a todos los demonios y su forma de pensar. Hay muchos tipos de demonio, y cada uno piensa de una forma diferente. Nunca es bueno generalizar... Y, en cuanto a lo que sentimos..., te aseguro que, a veces, ni yo mismo lo sé. Además, ¿para qué diantres quieres conocer cómo pensamos? ¿Acaso piensas habitar con demonios a partir de ahora...? - replicó burlón.

La única razón por la que Nerion podía haberse interesado alguna vez en conocer la forma de pensar de los ángeles, era para descubrir sus debilidades y poderlas aprovechar en benefício própio. "Si quieres vencer a tu enemigo, debes saber cómo piensa...". Pero, no se imaginaba al angel teniendo esas mismas razones...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Sep 27, 2008 11:06 pm

Alzó las cejas al escucharle y se apoyó sobre sus codos para poder mirarle y hablarle a la cara.

"A todos les gusta vivir así. Tener una vida tranquila, ordenada, pacífica y feliz. El único que parecía estar desconforme con todo aquello era yo. Para mí los únicos que hacían algo más apasionante eran los que se dedicaban a guerrear. Pero a mí nunca me ha gustado matar ni pelear." contestó encogiéndose de hombros. "De hecho, si estoy aquí fue precisamente por desear algo más... quería una vida interesante, algo que me apasionara... no sé, supongo que una vez aquí todo eso parece una tontería ¿no?. He cambiado una vida idílica en el paraíso por una cárcel en la que llegar vivo a tu habitación cada noche es un milagro..." dijo algo desanimado.

Rió al escucharle y negó con la cabeza.

"¡Claro que no!, ¡¿Estás loco?!. ¿Acaso quieres que termine atado a la plaza del pueblo o lo que sea que tengáis como entretenimiento público?." replicó riendo. "No quiero vivir entre demonios. Pero desde que llegué he descubierto muchas cosas sobre vosotros que son falsas y que me habían hecho creer. Es puro interés, nada más. Prefiero tener unas creencias a cerca de vosotros que haya descubierto por experiencia propia y que sé que son verdaderas a otras que me han metido en la cabeza y que son mentiras." explicó. "Mírate, tú al principio parecías no soportarme. Al menos eras incapaz de mantener una conversación conmigo, y ahora no. Puedo decirte lo que pienso sin que me mires con cara de asco ni refunfuñes por mi manera de ser o de pensar." añadió sonriendo. "Supongo que tú también habrás cambiado de opinión sobre nosotros en algunos aspectos... ¿o no?." inquirió intrigado, quería saber lo que pensaba al principio de ellos y lo que podía haber llegado a sustituir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Dom Sep 28, 2008 2:06 pm

_¡Lástima!- replicó riendo a su vez - No me hubiera desagradado encontrarte atado y suplicante en medio de una plaza. Conozco a más de uno que se pelearía y todo por concederte sus cuidados...

Restó pensativo unos instantes. ¿Había cambiado realmente su forma de pensar sobre los ryujins?

_No creo haber cambiado básicamente mi forma de pensar con respecto a los de tu raza. Sólo he cambiado mi forma de pensar en lo referente a tí... Me has demostrado que, aunque nuestras ideas sean opuestas, al menos las tuyas han sido escogidas por tí mismo. - dijo mirando sus ojos.- Eso dice mucho de tí. Normalmente, los ángeles soleis obedecer sin plantearos siquiera lo que haceis. Es como si no pensarais, estais tan acostumbrados a hacer lo que se espera de vosotros que desaprovechais vuestras vidas sin sentirlas siquiera. Me asquea la gente que hace eso...

Frunció su ceño con fuerza mientras hablaba.

_Vuestros líderes os manejan como quieren, aprovechandose de vuestros sentimientos, haciéndoos creer que todo lo que haceis o sentís está mal, si no está de acuerdo a sus planes. Esconden sus verdaderas intenciones tras bellas palabras, quitándoos el derecho a decidir por vuestra cuenta y riesgo, el derecho a sufrir o no. Todos acabais entregando vuestra vida a su causa sin saber porqué os sacrificais. ¡Patético...! Es un desperdicio y un desprecio hacia vuestra própia vida. No me gusta que se pretenda manejar a otro apelando a sus sentimientos. No es justo...

Dejó que el silencio se apoderara de la estancia durante unos segundos antes de continuar.

_Y vosotros sois los más culpables de todos por dejaros dominar de esa forma, sin plantearos siquiera el porqué de las cosas, obedeciendo a pies juntillas todo lo que "ellos" deciden. Eso, sin contar con que tu raza, normalmente, se cree poseedora de la verdad absoluta, no permitiendo diferentes formas de pensar, ni de ser. Juzgais muchas veces a un ser por su aspecto. Si es deforme o tiene habilidades peligrosas, tiene malas intenciones. Todo lo que huela a demoníaco, debe ser destruido. Nosotros no solemos juzgar tan fácilmente. Si alguien tiene tendencias asesinas o destructivas, no lo negamos, es mejor intentar usarlo para el bien de la comunidad.

Miró a Mirthais durante un instante.

_No sé porqué te digo todo esto. – dijo finalmente, suavizando su mirada - Seguramente no tiene nada que ver contigo. Este sitio nos enseña algo a todos y tus ansias de conocer y vivir, ya en tu mundo, decían mucho de tí. En nosotros, muchas veces los instintos son demasiado fuertes como para ignorarlos, por lo que no podemos amoldarnos a lo que vosotros exigís. Un demonio en vuestro mundo acabaría muriendo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Dom Sep 28, 2008 3:54 pm

Le miró medio intrigado por lo que dijo Nerion. ¿Concederle sus cuidados?. Había imaginado a un montón de demonios tratando de violarle, no peleándose por cuidarle... claro que habría que ver a qué se refería Nerion con lo de cuidarle...

Se sorprendió al decirle que había cambiado de opinión respecto a él y no sobre el resto de ryujins y le escuchó con atención. Algunas de las palabras le sentaron algo mal. Nunca se había planteado que sus antiguos líderes jugaran con ellos de la forma que aseguraba Nerion que lo hacían. Ellos intentaban por todos los medios mantener la paz en sus mundos y por eso no toleraban ninguna forma de violencia o signo de destrucción. Desde un principio se daba por hecho que todos los ryujins eran buenos de nacimiento, pacíficos, responsables... pero eso no era cierto. Normalmente a los ángeles que no aceptaban las normas generales de convivencia les expulsaban de la comunidad... Pero nunca se le había ocurrido que alguno de sus líderes fuera 'corrupto'.

Observó atentamente al demonio y sonrió cuando reconoció que no sabía por qué le estaba contando aquello a él.

"¿Sabes?. Tal vez no estaría del todo mal ir a parar a algún mundo en el que hubiera bastantes demonios. Puede que no pueda generalizar vuestra manera de ser y de pensar, pero seguro que podría hacer ver a otras razas cosas de vosotros que ni siquiera hubieran pensado." dijo pensativo. "Cuando vine aquí y pude ver razas y seres que no había visto en la vida empecé a interesarme por cómo eran sus mundos, sus costumbres, y salían cosas bastante curiosas. Sería interesante poder dar a conocer a cualquiera cosas como esas." comentó sonriendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Mar Sep 30, 2008 12:24 am

Mirthais no iba muy desencaminado respecto al tipo de "cuidados" que recibiría por parte de los demonios... Claro que, siendo un demonio, aquel tipo de cosas sería lo que más le agradaría presenciar a Nerion, en caso de que Mirthais acudiera alguna vez a una ciudad repleta de seres de su raza.
Escuchó sus siguientes palabras sin comprenderlas muy bien. "Sería interesante poder dar a conocer a cualquiera cosas como esas.", acabó diciendo el ángel.

_Siempre puedes escribir un libro cuando salgas de aquí... - le replicó Nerion - "La vida y costumbres de los demonios. Mitos y leyendas al descubierto" - dijo irónico, dándole énfasis como si del título de una novela se tratase. - Comienzo a sentirme como un bicho de laboratorio... - continuó diciendo con el ceño fruncido - Y no me gusta sentirme así...

No sabía a qué venía tanto interés por averiguar como eran. Le irritaba un poco que el ryujin sólo se preocupara por conocer sus sentimientos, su forma de pensar, de la misma forma que se podía interesar por la vida de las ballenas. O en su caso, de los tiburones... ¿Es que acaso sentía morbo por saber todas aquellas cosas? Angeles....

Suspirando, intentó relajarse. Se sentía bien al lado del ryujin, y no quería discutir con él por una tontería... Aquella sensación de ser observado sólo para conocer sus reacciones, como un animal de laboratorio, unido al hecho de estar encerrado en la mansión, alteraba al demonio. Era como si le robasen la poca libertad con la que contaba.
Intentando pensar en otra cosa, cogió el rostro de Mirthais y lo acercó a él, besando sus labios.

_Deja de pensar esas cosas. El mundo no se va a arreglar porque tú intentes que los seres se entiendan entre ellos. El egoismo que todos tenemos, nos impide ver más allá de nuestras propias experiencias, por muy bien que nos lo expliquen...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Oct 01, 2008 6:27 pm

Le sacó la lengua al escucharle y sonrió.

"No me malinterpretes. No te veo como un experimento ni como un animalito al que estudiar. Pero ha habido muchas cosas en las que me han engañado al hablarme de los demonios y ahora que me he dado cuenta sería un estúpido si no me interesara más y tratara de ver qué más pienso que en realidad no sea así. No quiero tener una idea equivocada de ti. Puede que seas un demonio cruel y sádico que disfrute con el dolor ajeno, pero también puedes ser dulce si quieres y eso era algo que yo tenía por imposible antes de venir aquí." dijo intentando explicar los motivos que le habían llevado a interesarse por sus sentimientos y forma de pensar. "Me gustaría que también otros se dieran cuenta de las creencias falsas que han asumido sobre las demás razas..." añadió frunciendo ligeramente el ceño.

Cuando Nerion cogió su rostro y lo acercó al suyo para besarlo se sorprendió bastante, pero no hizo nada para impedirlo. Al escucharle bajó su mirada y suspiró.

"Siempre hay alguien que se queda con la intriga de si será verdad..." comentó encogiéndose de hombros.

Resignado, volvió a acostarse, esta vez quedando más encima de Nerion a la vez que le abrazaba, apoyando su mejilla en el pecho del demonio.

"Uhmmm..." suspiró entornando los ojos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Jue Oct 02, 2008 8:29 pm

Una de sus garras paseó perezosamente por la espalda del ángel, recorriéndola completamente mientras le miraba con los ojos ligeramente entornados.
El ryujin se colocaba aún más sobre su cuerpo. Parecía encontrarse muy bien allí...

_¿Me estás provocando, Mirthais? - le preguntó con malicia el demonio - Puede que sea cierto lo que dices y no me veas como un animal de laboratorio, pero tampoco soy tu almohada...

Si, vale... Se sentía tremendamente bien que Mirthais se acurrucara sobre él de aquella forma, pero el demonio comenzaba a reaccionar de nuevo, y saber que no podía forzarle era molesto...
Su mano, recorrió su cuerpo por encima de su ropa, posandose sobre sus tentadoras nalgas mientras atacaba su rostro de nuevo, elevando su rostro hasta acercarlo al suyo, lamiendolo sus labios con lujuria.

_Quiero saber cosas de tí, Mirthais... - le preguntó - Dime, ¿has conocido ya el amor? ¿Alguien ha llegado a penetrar en tu corazón?

Sabía que había sido él quien le había arrebatado su primera vez, pero quizas ya antes de eso, hubiera sentido que su corazón latía por alguien. O después...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Jue Oct 02, 2008 9:04 pm

Sonrío al sentir una de las garras de Nerion acariciando su espalda, erizándole la piel a su paso. Definitivamente estaba de lo más a gusto... calentito y suave...

"¿Uhm...?" musitó al escuchar la pregunta de Nerion, sonriendo divertido. "¿No?. Vaya... quiero un Nerion almohada..." contestó medio en broma, abrazándole más fuerte.

Se tensó ligeramente cuando Nerion posó sus manos en sus nalgas y lamió sus labios con lujuria. Mirthais sonrió y alzó su rostro, respondiendo a los lametones del demonio con besos. Sin embargo al escuchar su pregunta se paró de repente y separó su rostro del de Nerion, sonrojándose de golpe.

"Ah... bueno..." musitó sin saber qué decir. Ya era demasiado tarde como para decir que no, pero no podía decirle que estaba enamorado de Sergei, no quería meterle en problemas, el dragón ya le había dicho que las relaciones entre Aces eran difíciles y que cuanto menos supieran unos sobre los otros mejor. "Sí." asintió con una pequeña sonrisa.

Esperaba que Nerion no insistiera, temía que si se negaba a decirle de quién estaba enamorado le echara en cara que él había confiado al contarle lo de Eril... y tendría razón... aún así no podía comprometer a Sergei.

"¿Y tú... ha habido alguien aquí que te guste más que el resto?." inquirió mirándole con curiosidad, apoyando una mejilla en la mano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Hoy a las 8:00 am

Volver arriba Ir abajo
 
Un tremendo error [Priv.]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 7.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 Temas similares
-
» Error FM 2011
» Error activacion Fifam12
» Error o acierto?
» Error en nominacion de jugadores para liga adelante del filial.
» Error Youtube

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: 1º Piso :: Habitaciones.-
Cambiar a: