♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Un tremendo error [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
AutorMensaje
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Dom Oct 05, 2008 1:01 pm

Los ojos de Nerion brillaron y una sonrisa maliciosa apareció en su rostro cuando vió la expresión de Mirthais a su pregunta. ¡Se había sonrojado!, entonces, ¡sí era cierto que el ángel estaba con alguien en aquel momento!

La pregunta, se volvió contra el que la había formulado, y el demonio frunció su ceño por un instante. Alguien que le gustara más que el resto...

_Sí, - confesó finalmente - Hay alguien...

Sintió la tersura de la mano de Mirthais en su rostro, como si quisiera tranquilizarle y ayudarle a decir lo que su corazón se negaba.

_Pero, está tan por encima mío, que es imposible que me vea como yo desearía...

Apartó la mano del ryujin de su cara, girandose para que no viera sus ojos, como si temiera que pudiera leer sus pensamientos a través de ellos u obligarle a confesar el nombre de aquel que comenzaba a hacer sentir a su corazón.
Parece que el demonio tenía tendencia a escoger amores imposibles, demasiado lejos de su alcance. De todos era sabido que el hilandero tenía a su preferido, Artzeiz... Nerion, sólo había sido un capricho, un entretenimiento, sólo había sido usado por él, igual que había hecho el mismo Ace de Pica. Ellos eran la pareja real, y Nerion sólo era un perro al que torturar y del que burlarse de tanto en cuando. Un perro del que te ries cuando lo golpeas y ves que se va lamiendo sus heridas.
Y, sin embargo, ese perro, agradecía aquellos golpes, porque le hacían olvidar su verdadero dolor.
Acarició de nuevo su collar y su mirada se hizo más dura. No, no debía olvidar cual era su lugar en aquella casa. Era el perro de su amo, y como tal le defendería y apoyaría hasta el final de sus dias. Aquel era su puesto, su misión, y la realizaría gustoso.
Pretender ser otra cosa, era ridículo...

De repente, con un movimiento rápido se giró y atrapó el cuerpo del ángel bajo el suyo, sujetándole levemente mientras se colocaba sobre él, lamiendo su cuello, mordisqueando su oreja.

_Dime, Mirthais... - le dijo con un pequeño brillo cruel en sus ojos - ¿Y qué opina tu amor de que te andes revolcando con un demonio?

Su sonrisa se amplió en su rostro hasta convertirse en una carcajada burlona.

_No temas... Seguramente, te ama, y si es así, perdonará tus deslices... Eso es lo que hacen los amantes, ¿no?

Su cuerpo se frotó lujuriosamente contra el del ryujin, deseoso de volver a poseerle.

_Siempre puedes justificarte diciendo que fue un acto de "caridad" y que realmente no me deseabas, que no lo disfrutastes... ¿no crees?

Sería dificil de explicar si el otro ser hubiera oído los gemidos de placer de Mirthais en su climax y la expresión de su cara en aquel instante, pero le gustaba tentar al ángel, hacerle sentir inseguro.

_¿Le dirás eso cuando lo veas? ¿Que no lo deseabas...?

Sus labios recorrieron el pecho del ángel, retirando la ropa que lo cubría, mordisqueáncolo ligeramente mientras su mano descendía hasta su miembro para masajearlo suavemente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Dom Oct 05, 2008 7:42 pm

Mirthais se sonrojó más todavía cuando vio la sonrisa de Nerion. Le había pillado al instante, ni siquiera hubiera podido intentar engañarle...
Pero se olvidó de ello en cuanto escuchó la respuesta del demonio. Le miró sorprendido y se quedó con la mirada fija en la del Ace, intrigado. Cuando le dijo que estaba por encima de él instantáneamente pensó en Artzeiz y en el Hilandero... no tenía claro cuál de los dos podría ser aquel en quien Nerion se había fijado, pero estaba claro que el demonio no quería que lo supiera. Dejó que le apartara la mano de su rostro y no le preguntó nada más. El Ace no sabía quién era su pareja, así que no le preguntaría de quién hablaba. Pero sin duda le hacía bastante daño al Ace de Trébol.

Le miró con cierta compasión y se iba a inclinar sobre él para darle un besito amistoso cuando el demonio se giró de repente y le atrapó bajo su peso. Instantáneamente quedó atrapado por Nerion y jadeó sorprendido ante los lametones y mordiscos. La sensación era realmente deliciosa... sin embargo los comentarios de Nerion no... No entendía por qué cada vez que lograba que el demonio bajara sus barreras un poquito para él después tenía que levantarlas de golpe y atacarle de aquella manera. ¿Acaso intentaba alejarle de él?, ¿defenderse de las preguntas que el ángel le hacía?.

El peliblanco le ignoró, rehuyendo su mirada y frunciendo el ceño. Ya tenía bastante con su propia conciencia recarcomiéndole como para encima tener a aquel demonio sádico haciéndole recordar a Sergei y a sus 'infidelidades'. Había pensado en ignorarle por completo, hacer como que no le oía o al menos como que sus palabras no le afectaban. Pero con sus últimas palabras no pudo más, enfadado, reunió las fuerzas suficientes para empujarle y hacerle a un lado para poder incorporarse y plantarle cara.

"Bien sabes que no lo he hecho del todo por caridad y también que no le mentiría nunca a una persona que realmente me importa." replicó mirándole con dureza. "Puede que yo no sea capaz hacer tanto daño como tú con palabras pero tal y como está la situación tu puesto como Ace pende de un hilo, y más te vale que nadie más sepa para qué es ese collar que tienes o se lanzarán a por ti como buitres." añadió en una sutil amenaza. "Siempre que consigo que te abras un poquito después me atacas." dijo malhumorado, intentando menguar su enfado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Dom Oct 05, 2008 9:13 pm

Nerion cayó sobre la cama debido al empujón que Mirthais le dió para apartarle de encima suyo. Divertido, observó al ángel, visiblemente enfadado recriminarle sus anteriores palabras.
"Bien sabes que no lo he hecho del todo por caridad y también que no le mentiría nunca a una persona que realmente me importa." El demonio sonrió al oir aquello. Había conseguido lo que pretendía, el ryujin estaba tan ofuscado que había olvidado la conversación anterior, de la cual, Nerion deseaba huir a toda costa.

Era divertido verle así de enfadado, su rostro se tensaba, con su ceño fruncido, mostrando toda la energía que poseía Mirthais interiormente.
El demonio, le escuchaba, mirandole con burla, apoyado sobre su brazo. Hasta que oyó su amenaza...
".....más te vale que nadie más sepa para qué es ese collar que tienes o se lanzarán a por ti como buitres."
La sonrisa de Nerion desapareció, su mirada se volvió más dura, fría como el hielo. Con un movimiento rápido, se incorporó, y su mano se dirigió al cuello de Mirthais, sujetándolo con fuerza, como si en cualquier momento pudiera quebrarlo como una rama seca.

_Me gustaría saber quién va a ser quien va a ir diciéndolo por ahí... - le dijo clavando su mirada en la suya. - Me he portado demasiado bien contigo, Mirthais, pero que no pueda violarte, no significa que no pueda matarte ahora mismo, aquí, en este mismo instante...

Su mano se cerró un poco más, remarcando sus palabras.

_Y si me entero que has contado algo a alguien, te juro que lo haré - le amenazó- Aunque después la magia de este collar me acabe matando a mí también...

Su mano aflojó la presa poco a poco, y su rostro se acercó al de Mirthais para besarle profundamente. Le excitaba verle sometido, luchando por su vida. Aquel espíritu que mostraban los seres cuando eran torturados, aquel ansia por evitar su final, era sublime. Aquello, daba alas al demonio, sorprendiéndole que aún tuvieran ansias de vivir, de rebelarse ante lo que sucedía.
No olvidaba que Mirthais había salvado su vida... No le mataría, aún no..., hoy no...
Su mano acarició el cuello del angel, como si quisiera borrar la marca que le había realizado, y su cuerpo se acercó al de él, buscando su calor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Mar Oct 07, 2008 4:47 pm

Nerion le ofuscaba y ver aquella sonrisa burlona le ofuscaba aún más y le hacía decir cosas y ha amenazarle con cosas que nunca haría. No porque le temiera o tuviera miedo de las consecuencias, sino por lo que era. El demonio no le había hecho nada que mereciera un acto tan malo por su parte como ir diciendo por ahí la situación actual del Ace. No buscaba meterle en problemas, pero enfadándole como le enfadaba se le hacía imposible hacerle ver que él también podía jugar muy bien sus cartas si quería.

El ángel ni siquiera esquivó el agarre del Ace, se mantuvo impasible, sosteniéndole la mirada, retador e imponente. Bien sabía que si se le ocurría decir lo del collar y los titiriteros iban a por Nerion, éste no tendría oportunidad después de vengarse. Si le quitaban el puesto le quitarían también la vida... Pero claro, los titiriteros podían fracasar en sus intentos. En cualquier caso, la idea de chivar aquella información no se le había pasado por la cabeza de manera seria.
Apenas se inmutó cuando Nerion apretó más el agarre en torno a su cuello y le devolvió la amenaza. En lugar de alterarse le dedicó una bonita sonrisa maliciosa y burlona.

Sabía que la deuda que Nerion había contraído con él por haberle salvado la vida no duraría mucho, pero también sabía que no le iba a matar. Al menos no en aquel momento.

Respondió al beso del demonio con fuerza, como si todavía estuviera enfadado, mordiéndole el labio inferior y raspando la lengua de Nerion con sus dientes, amenazando con morderle. De todo lo que le había dicho, lo único que había hecho reaccionar a Nerion había sido la amenaza, y eran las únicas palabras vacías que le había dicho, las únicas que para él no habían tenido ningún sentido ya que no iba a cumplirlas. Y encima, al parecer, la situación había calentado bastante al Ace...

"No te preocupes..." replicó cuando separaron sus labios, todavía con la mirada altiva. "No le deseo a nadie un puesto como el tuyo. Pero la próxima vez que te pregunte algo personal, si vas a decirme palabras hirientes, prefiero que no me contestes. Terminaré pensando que te gusta verme enfadado..." añadió, suavizando su mirada a la vez que el demonio acariciaba su cuello y se acercaba más a él. "Debería castigarte por decirme lo que me has dicho... al fin y al cabo puedo sacarle bastante partido a ese collarcito... al menos hasta que Gemini te lo quite." añadió encogiéndose de hombros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Mar Oct 07, 2008 7:15 pm

Mirthais respondió a su beso con fuerza, mordiendo su labio y raspando su lengua, aquello, hizo gemir suavemente al Ace. Sí..., le gustaba aquel Mirthais, vengador, que se dejaba llevar por su parte más oscura y que luchaba contra aquello que se le oponía. ¿Sería aquel ángel vengador el que veían sus víctimas?

""No te preocupes...", le contestó altivo cuando sus labios se separaron, mostrandose dominante ante él. Nerion sonrió. "No le deseo a nadie un puesto como el tuyo. Pero la próxima vez que te pregunte algo personal, si vas a decirme palabras hirientes, prefiero que no me contestes. Terminaré pensando que te gusta verme enfadado..."

_Puede que sí me guste verte enfadado... - le susurró suavemente, acariciando la marca que su garra había dejado en el cuello del ryujin.

Y su cuerpo se acercó a él para besarla, delicadamente, entrecerrando los ojos por la excitación que le embargaba.
"Debería castigarte por decirme lo que me has dicho... al fin y al cabo puedo sacarle bastante partido a ese collarcito... al menos hasta que Gemini te lo quite.", concluyó el ryujin, aceptando sus caricias. Nerion lamió su cuello mientras acariciaba su rostro casi obsesivamente. Su pecho se movía inquieto, jadeante de excitación ante aquella nueva promesa.

_Hazlo... - le tentó mirándole de reojo, recorriendo con una de sus manos la espalda del ángel mientras la otra acariciaba su cabello. - ¡Castígame! - le susurró sugerentemente al oido mientras mordisqueaba el lóbulo de su oreja - Quiero que me castigues, que bebas la sangre que mana de mis heridas, que me hagas sentir....

¿Podía ser que ángel se atreviera después de todo? Si era así, deseaba probarlo, sentir aquella frialdad en su mirada mientras le castigaba, sentir aquello que parecía unir a ángeles y demonios sólo un instante. Su aliento rozó la piel del ryujin, aspirando su aroma, dsipuesto a recostarlo de nuevo sobre aquella cama para volver a hacerlo suyo, una vez más...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Oct 08, 2008 6:38 pm

Le miró atento al escuchar su respuesta, dejando que le acariciara y besara el cuello, sintiendo cierto alivio en ello. Inclinó su rostro a un lado, buscando las caricias del demonio en su rostro, sorprendiéndose ante su contestación. El demonio parecía tener una especial obsesión en verle de malo. Podía entenderlo siendo que él mismo buscaba el lado bueno en el propio Nerion y aunque el Ace no lograra sacar su peor cara se iba a llevar una grata sorpresa con él...

"¿En serio quieres que te castigue?." inquirió con una sonrisa divertida y la mirada maliciosa. "¿El gran Ace de Trébol, el más temido de los demonios de la mansión quiere que un ángel titiritero le castigue?." repitió poniendo las manos en el pecho del otro para poner cierta distancia entre ellos y tomar directamente el control.

Arqueó una ceja, mirándole de arriba abajo, como si estuviera evaluándole, como si no fuera más que un juguete nuevo con el que divertirse, y sonrió. Y no fue una sonrisa como las que solía tener, no fue cariñosa, ni cálida, ni amable... más bien fue sádica, fría y dominante.

"Muy bien." aceptó, tomando el mentón de Nerion con su mano derecha. "Pero estoy seguro de que no querrás que vuelva a hacerlo más..." advirtió con una mirada pícara, consciente del martirio al que pretendía someter al demonio.

Lamió sus labios antes de besarlos con fugacidad y se separó totalmente de él para tumbarse en el centro de la cama, boca arriba, abriendo el albornoz ligeramente hasta el ombligo para acariciarse lenta, muy lentamente con la yema de sus dedos. Todo eso con los ojos entornados, mirando fijamente al demonio.
El hecho de estar siendo observado tan atentamente mientras se acariciaba era tremendamente morboso. Cargado de erotismo, coló una mano dentro de su albornoz y acarició su intimidad, ligeramente excitada por la presencia del demonio. Jadeando ante su propio toque, arqueó la espalda y recogió las piernas haciendo que la prenda escurriera hasta los muslos.

"¡Nerion...!" gimió sin dejar de mirarle, suplicante, deseoso...

Lo divertido estaba por venir...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Oct 08, 2008 11:10 pm

Mirthais había aceptado el reto. Nerion le observaba divertido, quería averiguar cómo pretendía jugar el ángel con él, así que le dejó tomar el control de la situación.
Sostuvo su mirada cuando el ryujin le miró con descaro e incluso desprecio, como si fuera de nuevo una marioneta y sonrió cuando lamió sus labios.

Después, el ángel se tumbó sobre la cama, descubriendo su pecho, y comenzó a acariciarse sugerentemente mientras le miraba. El Ace gimió suavemente ante aquella escena. Era un Mirthais lujurioso como pocas veces había visto, y observó complacido como su mano bajaba hasta su miembro.
Comenzaba a tener una ligera idea de lo que pretendía el ángel... El demonio movió su cabeza desaprovadoramente mientras sonreía malicioso.

_Eres un ryujin muy malo... - le dijo - Estás tentandome...

Seguramente, aquello era lo que pretendía el ángel, tentarle, ponerle la miel en los labios para, cuando intentara acercarse, negarse a sus caricias. Aquello podría activar su collar...
Sonriente, Nerion decidió seguirle el juego. Jugarían al límite, hasta ver quien de los dos llegaba más lejos.

La visión del ryujin acariciando su cuerpo sensualmente, gimiendo y llamando su nombre, hizo que el demonio reaccionara, deseando poseerle. Realmente, estaba hermoso, con su rostro arrebatado por el deseo y la lujuria, abriendo sus piernas descaradamente ante él.
Estaba tan deseable en aquellos momentos...
Lentamente, Nerion apoyó sus manos cerca de él, acercando su cuerpo al suyo, buscando su piel con sus labios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Jue Oct 09, 2008 1:37 pm

Mirthais sonrió con descaro a sus palabras y pasó su lengua por sus labios, humedeciéndolos, haciéndolos más tentadores todavía a los ojos del Ace.
Los pensamientos de Nerion habían estado cerca de ser correctos, de hecho, para que su plan surtiera efecto el Ace debía tocarle antes, pero lo que el ángel tenía en mente era aún más retorcido, era una manera aún más sutil y delicada de torturar a un demonio... y más a un demonio que se alimentaba con el acto sexual...

El peliblanco sonrió triunfal cuando Nerion finalmente se acercó a él y acercó los labios a su piel. No fue difícil resistirse mentalmente a su toque, quería ver si el collar tenía unas medidas para ser más o menos doloroso según el nivel de resistencia que opusiera la supuesta víctima. No tenía intención de hacerle mucho daño, tan sólo de hacerle pensar dos veces volver a intentar tocarle, dejarle dudando, torturarle con la idea de no poder tocarle ante la amenaza de una descarga dolorosa pero inofensiva.

"Ahmmmm... yo no soy el que está siendo castigado... tú eres el malo aquí..." contestó abriendo aún más sus piernas, mirándole con deseo mientras estimulaba con más intensidad su miembro y con la mano libre acariciaba uno de sus pezones, erectándolo. "Te dije que no te gustaría... mmmm... sólo puedes mirar... te prohíbo tocarme..." añadió retorciéndose de placer en la cama, bajo la atenta mirada del demonio.

Aquello era lo divertido, prohibirle a un Ace jugar con lo que en realidad era suyo por derecho, o al menos por rango. Si Nerion no podía tocarle no podría alimentarse y tampoco podría satisfacerse del todo... así que era una tortura doble en cierto modo...

El ángel sonrió con malicia y terminó de abrir su albornoz, exponiendo todo su cuerpo a la vista del Ace, haciéndole mirar lo mismo que le había prohibido tocar, tentándole a coger algo que, al menos en aquel momento, no podría tener.

"Ahhh... Nerioooon..." musitó en gemidos suaves y tiernos, mezclando lo poco que le quedaba de ángel inocente con todo lo malo que había aprendido a ser allí dentro. "Uhmmmm... mi señor..." jadeó, arqueando su espalda, acercando su pecho a Nerion, como si estuviera deseando que le tocara, torturándole con cada referencia que hacía a él suplicándole por algo de contacto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Oct 11, 2008 7:36 am

Si, sabía lo que pretendía... Otra cosa era que pudiera resistirse a él...
El primer toque del demonio provocó el rechazo del ryujin, tal y como había esperado, y el brillo del collar, haciendole retroceder ante la amenaza de su completa activación. Sí que tenía grados... En un primer momento, el collar simplemente se iluminaba, como una advertencia de que no debía seguir por aquel camino. Si no se le hacía caso, comenzaba a activarse poco a poco. Era como si quisiera comprobar hasta qué punto el demonio estaba dispuesto a continuar, sin embargo, antes de llegar a un nivel de dolor que representara algo para él, se activaba completamente.
Aquello, no permitía al demonio la posibilidad de ir tentando al collar, ya que no conocía el límite que poseía. O se conformaba con los primeros avisos, o ya sabía a lo que se arriesgaba.

A una prudente distancia del ryujin observó cómo se movía lujurioso ante él, mostrando todo su cuerpo moverse de forma sensual. Desde luego, el demonio no era de piedra, más bien al contrario..., pero intentó tomarselo como una exhibición que debía observar.
Su rostro estaba sonriente, intentando parecer calmado, pero su cuerpo estaba tenso, ansioso por demostrar al ángel que no se debía jugar demasiado con él.

Lo peor era cuando el cuerpo de Mirthais se acercaba demasiado a él, llevándole al límite de su capacidad de autocontrol. Y encima le llamaba "mi señor..." de aquella forma tan tentadora, mientras mostraba su miembro ante él, erecto y deseable...
Los labios del Ace se dirigieron a los suyos sin poderse casi controlar, y el collar volvió a brillar frustrando sus deseos. Su ceño se frunció molesto.
Si, era una tortura para alguien como él...
Inconscientemente, su mano acarició su propio miembro, en un intento de consolarse sólo con la visión del ángel, respirando pesadamente debido a su excitación.

_Algún día me vengaré de esto, Mirthais... - le amenazó suavemente.

Su boca estaba reseca, ansiosa de sus labios y sus garras se clavaban en las sabanas, impotentes.
Una cruel tortura...
Si seguía así, se olvidaría del collar, prefería el dolor intenso que le provocaba que aquella tortura sin fin.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Oct 11, 2008 1:21 pm

Mirthais se alegró de que el collar al menos tuviera niveles y que el primero de todos fuera una mera advertencia. No quería hacerle daño de verdad, tan solo frustrarle un poquito. Vamos... ni siquiera lo hubiera hecho de no ser por lo que le dijo el demonio. No quería que pensara que era un flojucho o que no sabía dar castigos ejemplares. Este estaba teniendo un gran éxito, sólo había que ver como el Ace estrujaba las sábanas con sus garras de pura impotencia.

El ángel entreabrió los labios cuando Nerion se inclinó sobre ellos, con la intención de besarlos, y al mismo tiempo se concentró en no desearlo para que el collar se activara a pesar de que su expresión mostraba todo lo contrario, anhelante y ansiosa... No lo parecía, pero era un castigo difícil de llevar...
Sonrió con malicia cuando le vio llevar su mano a su propio miembro y lamió sus labios con gula al ver el falo del Ace, duro y palpitante únicamente por él, por lo que le estaba haciendo presenciar.

Rió ante su amenaza y se llevó, lentamente, dos dedos a la boca, lamiéndolos suavemente antes de hacer con ellos un caminito a través de su cuello, su pecho, su vientre y finalmente su trasero. Aquello era castigarle demasiado y lo sabía, pero confiaba en que supiera esperar un poco más. Coló uno de sus dedos por su entrada y comenzó a moverlo de dentro afuera unos instantes justo antes de introducir el segundo.

"Ahhhmmmm... ahhhh... Amooooo..." exclamó entre gemidos, retorciendo y arqueando todo su cuerpo, moviendo sin cesar ambas manos, mirando al demonio con deseo y expectación.

Sentía como sus mejillas se habían teñido ligeramente de rojo por la excitación, su corazón palpitaba desbocado en su pecho y sus pulmones parecían no dar a basto ante tanto jadeo. Aquello no era un castigo únicamente para el Ace, él también se sentía algo incompleto haciendo aquello solo cuando tenía a Nerion justo al lado. Deseaba tocar su piel, quería que le poseyera como lo había hecho momentos antes, en la bañera. Rendido a aquellos pensamientos y viendo que el demonio no aguantaría mucho más sin lanzársele encima, desocupó sus manos de sus respectivas tareas y las dejó sobre su cabeza. Sin cerrar en ningún momento las piernas, arqueó ligeramente su cuerpo, ofreciéndose al Ace.

"Neriooon... véngate ahora... tómame..." musitó con los labios deseosos de sentir los del demonio sobre ellos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Oct 11, 2008 5:23 pm

El Ace intentaba controlarse, a decir verdad, jamás pensó que sería capaz de soportar tanto, nunca había tenido que hacerlo hasta entonces. Pero, es que el aroma a sexo cubría toda la habitación, y el íncubo era muy sensible a él...
Un gemido surgió de sus garganta cuando vió como Mirthais lamía sus dedos de forma sensual, procediendo a consolarse él mismo, delante del demonio.

La deliciosa entrada del ángel era penetrada por sus dedos tentadoramente, jadeando cada vez más alto, gimiendo y retorciendose ante él de forma lasciva. Su rostro sonrojado por la excitación le llamaba como las sirenas a los marineros que han de dejar su vida en sus manos.
Poco a poco, el demonio reducía la distancia que había entre ambos, dispuesto a olvidar toda prudencia. De repente, el ángel alzó sus manos, arqueando su delicado cuerpo, ofreciéndosele...
"Neriooon... véngate ahora... tómame..."

Aquellas palabras hicieron enloquecer finalmente al demonio que se abalanzó sobre él, apoderándose de sus labios. Su cuerpo..., lo deseaba más que cualquier otra cosa en el mundo, su delicada piel...
Tuvo que controlarse para no violarle violentamente. La ansiedad por tomarle era tan grande que hubiera destrozado el cuerpo del ángel sin piedad, hiriéndole profundamente, repetidas veces, hasta quedar completamente satisfecho de él.
Intentó ser delicado, y, sin embargo, estaba convencido de que, aún así, era demasiado brusco para él.

_Mirthais... - gimió con voz grave, alterada por su excitación.

Sus ojos brillaban lujuriosos mientras besaba aquellos labios, acercando su cuerpo al del ryujin, sintiendo el dulce contacto de su piel.
Sus manos, se apoyaron en sus caderas, amoldándolas a su cuerpo. Y, colocándose entre ellas, enterró su sexo en él bruscamente mientras gemía con fuerza.

_Aaaaaaahhhhhh....Mirtha...is....

A punto estuvo de derramarse en él. Su interior era cálido y húmedo. Delicioso... y, a pesar de haber tenido dos de sus dedos en él, maravillosamente estrecho.
Apenas hubo entrado, su rostro se escondió en el cuello del ángel, lamiendolo tentadoramente, mientras sus caderas se movían profunda e intensamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Oct 11, 2008 5:38 pm

Al principio se asustó un poco al ver la violencia con la que el demonio se abalanzó sobre él y a punto estuvo el collar de comenzar a brillar ante la ligera resistencia que ofreció el ángel como instinto ante la ansiedad de Nerion. Sin embargo pudo controlarse a tiempo y relajarse, gimiendo aliviado al sentir los labios del Ace contra los suyos y el roce de sus pieles terriblemente calientes.

Sin duda estaba siendo brusco, pero Mirthais ya estaba excitado. Además, de nuevo, aquel olor que le volvía loco hizo acto de presencia, instándole a dejarse hacer por Nerion.
Desesperado, respondió a los besos con intensidad y mordisqueó ligeramente el labio inferior del demonio para después lamerlos. Amoldó sus piernas a la cintura del Ace y jadeó al ver su mirada, llena de lujuria y deseo, sólo por él... Gimió al sentir como le cogía por las caderas y lo hizo de nuevo, esta vez con un gemido mucho más ronco, cuando Nerion le penetró de golpe y comenzó a moverse con intensidad, hundiéndose hasta el fondo de sus entrañas a cada embestida.

Sin poder evitarlo, arañó con fuerza la espalda del demonio, protegida en parte por la bata. Rodeó el cuello de Nerion y gimió junto a su oído, mordisqueando y lamiendo el lóbulo de su oreja mientras sus manos se colaban por dentro de la prenda para acariciar la piel cálida y suave del Ace.

"¡Nerion! ¡Ahhh...! ahhmmmm.... máaaas... dame máaaas... uhmmmm...." jadeó, atrapando el cuerpo de Nerion con sus piernas, apretándole más contra él para hacer aún más intensas las embestidas, arqueándose con cada una de ellas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Oct 11, 2008 6:02 pm

El cuerpo del Ace se estremeció al sentir sus uñas clavarse en su piel, arañándole a través de su ropa. Como siempre, tan delicado con él...
Para el Ace, los mordiscos y arañazos del ángel, eran simples carícias, deseables.
Enderezándose ligeramente, retiró la bata que aún le cubría y que, en aquellos momentos, sólo le estorbaba de sentir completamente su contacto. Jadeante, también abrió por completo la del ángel, dejandola permanecer entre su cuerpo y las sábanas, ya descolocadas, de aquella cama.

Acogió el cuerpo del ángel en sus brazos, elevándolo para poder devorar suavemente su pecho mientras le sostenía con una de sus manos por su espalda, rodeando su cintura con su otro brazo. Había algo en aquel ángel que le atraía irremediablemente.
No era amor, eso lo tenía muy claro, ya que ya lo había sentido una vez. Era una atracción física por él, por su cálido cuerpo. Era adicto a su sabor, a su aroma, tan delicioso... Pocos seres ejercían esa influencia en él, y el ryujin, era uno de ellos.

_Eres delicioso, Mirthais.... aahhhh.... - jadeó suavemente en su oído, mientras seguía penetrandole, cada vez más rápido.

Le deseaba con locura, quería oirle gemir de placer, ver su expresión al límite, embriagada por un intenso clímax, elevando su voz hasta que resonara por toda la mansión.
Las cadeeras del Ace seguían moviéndose, cada vez más rápido, sintiendo un escalofrío crecer en él, haciendo que su respiración se alterase, acompasando la del ryujin.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Oct 11, 2008 6:18 pm

Soltó un gemido lastimero cuando Nerion se incorporó ligeramente para quitarse la bata, rompiendo el contacto que mantenían entre sus pechos desnudos. Pero verle sin bata fue mucho mejor que verle con ella puesta... Le ayudó a que le quitara la suya, sacando los brazos y se mordió el labio inferior, mirándole con picardía justo antes de que le cogiera en sus brazos y le alzara para tener su pecho a la entera disposición de sus labios, su lengua y sus dientes.

Dejó caer su cabeza hacia atrás y suspiró de placer al sentir como recorría su pecho con su boca, dedicándole pequeños gemiditos. Desconocía la razón que le impulsaba a mostrarse tan dispuesto a tener sexo con él. No sentía algo tan profundo como amor por Nerion, aunque sí le tenía en gran estima, aunque en ciertas cosas estuvieran condenados a no entenderse, Mirthais había sido capaz de comprender ciertas cosas acerca de Nerion que en un principio había negado rotundamente. Además, no iba a negarlo, la mayor parte del tiempo lo pasaba bien en su compañía. Suponía que Nerion tenía algo que le atraía irremediablemente... algo a parte de aquel olor que emitía su parte de íncubo cuando ya estaban en plena faena... Le gustaba la manera que tenía de tratarle y cómo era en la cama. Debía reconocerlo... le gustaba que le dieran guerra en la cama... y Nerion se la daba... aquella intensidad y la brusquedad que el demonio trataba de controlar a la hora de tomarle le encantaban.

"Aauuuuhmmmm..." gimió ronco, afianzando sus manos en la espalda del Ace, clavándole ligeramente las uñas en la piel.

Su propio peso al ser levantado había hecho que se penetrara más contra el miembro de Nerion, y eso, junto a que ahora el ritmo era aún más rápido estaban haciendo que los estremecimientos y espasmos en el ángel fueran más y más frecuentes.

"Y tú eres insaciable... Nerion... ahhhhhh....mmmmmmphhhhh...." respondió escondiendo su rostro entre el cuello y el hombro del demonio. "Me gusta..." jadeó contra su oído, rodeándole la cintura con las piernas, quedando medio sentado sobre su entrepiernas, haciendo más profundas las embestidas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Sáb Oct 11, 2008 7:13 pm

Sonrió maliciosamente al oir sus palabras...
Sus manos, sujetaban fuertemente las caderas del ángel para evitar que perdiera su equilibrio con la intensidad del momento. Y dejó que su rostro se escondiera en su hombro, notando su respiración, su aliento, recaer sobre su piel.

Sentado como se encontraba, con el ángel encima suyo, clavándose su miembro en lo más profundo de su ser, Nerion jadeó entrecortadamente. Podía sentir la frágil y delicada cintura de Mirthais entre sus manos, agitarse inquieta cada vez que su sexo se movía en su interior.
El Ace, se esforzaba en complacer a su amante, alternando embestidas fuertes y profundas con las más tiernas caricias de sus manos. Sabía que el ryujin gustaba de las caricias y los besos, y quería que se sintiera a gusto con él, excitado físicamente hasta límites que nadie fuera capaz de otorgarle.

A cambio, el íncubo recogía la energía producida en el encuentro y la devoraba con visible placer, muy lentamente, dejándose envolver por ella hasta sentirla en todos los poros de su piel.
Su mano acarició su cabello, y, elevando su rostro frente a él, lamió su cuello, haciendo que sus colmillos rozasen su delicada piel sin penetrarla.
Sentía el pulso alterado del ángel bajo sus labios, tan alterado como el suyo propio. Y uno de sus dedos, recorrió su espalda, bajando por su columna lentamente, como si la dibujara, mientras volvía a hacer que sus cuerpos se frotaran en cada movimiento, aprisionando el miembro del ángel entre sus vientres, masajeándolo con sus cuerpos ardientes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Dom Oct 12, 2008 2:55 pm

Desde luego Nerion sabía como alternar la brusquedad con la ternura de forma que se le hiciera terriblemente difícil de soportar sin venirse entre ambos, espoleado por el roce que ejercían ambos cuerpos sobre su miembro.

Sentía como su energía era degustada por el demonio justo antes de devorarla, y en cualquier otro momento hubiera sido algo merecedor de su preocupación, pero gracias al placer que le brindaba el Ace con cada caricia y cada embestida se le hacía más fácil generar energía nueva que ofrecerle y que le mantuviera consciente para disfrutar de todo aquello.

Se estremeció al sentir los dientes de Nerion rozar su piel sin llegar a herirla y gimió bajito cuando el demonio presionó los labios contra su pulso.

Sentir como el fuerte cuerpo de Nerion hacía vibrar el suyo a cada embestida era ya demasiado, y recibir además todas aquellas atenciones extra de su parte hacía que el ángel no pusiera ningún reparo a la hora de dejar fluir toda la energía que iba produciendo fuera de su cuerpo, dejándola a disposición del Ace.
Pero... pensaba aprovecharse de que Nerion hubiera aceptado lo de las caricias y se mostrara tan dispuesto a darlas, le gustaba que quisiera complacerle más allá de la simple penetración.

Jadeante, recorrió el cuello de Nerion con besos y mordisquitos hasta llegar a su mentón, el cual mordió ligeramente antes de buscar sus labios con anhelo y juntarlos con los suyos, acariciándolos con su lengua y rozándolos con sus dientes.
Una de sus manos se hundió en la cabellera del demonio, acariciándola y tirando ligeramente en algunos momentos donde las embestidas eran más profundas, y la otra mano la dedicó a arañar y acariciar la espalda del Ace debido a la excitación, cada vez mayor.

" Neriooon... mmmm...Dime... algo que te guste... ahhhh... y que te pueda hacer..." gimió, tratando de devolverle el favor de las caricias.

Que no estuviera dispuesto a hacerle sufrir para darle placer, tal y como el demonio afirmaba que le gustaba el sexo, no impedía que Mirthais pudiera hacer cualquier otra cosa que al Ace le gustara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Mar Oct 14, 2008 6:02 pm

Su cuello fue agradablemente mordisqueado, haciendole gemir. Era una de sus partes más sensibles, junto con su cabello que, de vez en cuando, era agarrada con algo más de fuerza. El ángel parecía agradecer sus caricias, correspondiéndole con otras.
" Neriooon... mmmm...Dime... algo que te guste... ahhhh... y que te pueda hacer...". le oyó decir.
El Ace le miró con los ojos enturbidos de placer. ¿Algo que le gustara???
Deja que me corra en tu boca... piensa acariciando sus labios. O, gírate...
Le gustaría penetrarle por detrás mientras observa su rostro.... Crearía varios espejos que reflejaran como se internaba en su interior a cada embestida, mostrando a sus ojos, el rubor que le invadía cuando estaba con él.

Acarició su rostro de nuevo, besando su cuello mientras pensaba su respuesta. Y, de repente, dos ideas aparecen en su mente, haciendole sonreir.

_Muestrame tus alas... - le susurra suavemente, volviendo sus movimientos más calmados. - A cambio, yo te mostraré a mis pequeñas mascotas, me gustaría que jugaran con nosotros un poco....

Quiere ver las alas del ángel en todo su esplendor y oirle gemir llevado por el afrodisíaco que poseen sus pequeñas, Sus hermosas alas... su cuerpo, cubierto de negras serpientes que contrastarían con la palidez de su piel.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Oct 15, 2008 12:26 pm

Mirthais gimió echando su cabeza ligeramente hacia atrás para poder disfrutar mejor de los besos que Nerion depositaba en su cuello. Al escuchar su respuesta le miró sorprendido y se mordió el labio inferior, dudando unos instantes antes de asentir con una pequeña sonrisa traviesa en los labios. Cerró los ojos con fuerza, tratando de controlar el placer que sentía y hacer que esto no influyera en la cantidad de energía que emanara cuando sacara sus alas. Al instante, dos hermosas alas blancas adornaban la espalda del ryujin.

El peliblanco jadeó, excitado por la idea de haber sacado sus alas frente a un demonio mientras era penetrado por él. Sin duda era algo realmente perverso... pero morboso a la vez. Tal y como lo había sido entregarle su virginidad al mismo demonio que ahora le proponía hacer aquellas cosas...

"¿Tienes mascotas?" inquirió intrigado, besando con impaciencia los labios de Nerion.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Oct 15, 2008 4:26 pm

Pareció dudar si cumplir su deseo o no, pero, finalmente, los ojos de Mirthais se cerraron concentrandose al hacerlo.
Dos hermosas alas de plumas blancas brotaron como por arte de magia de su espalda, y Nerion las observó sorprendido y maravillado. Eran tan bellas... Con suavidad, pasó su mano sobre ellas, sintiendo su tacto, terso y delicado.
Las pocas alas que podían verse en los demonios, eran de plumas negras, o de membrana, como las de los murciélagos, y, aún así, no todos los demonios las tenían.
Solo en contadas ocasiones se podía observar alas de plumas blancas, normalmente durante una batalla, cuando sus dueños las usaban para tomar distancia con el enemigo. Entonces, sólian estar cubiertas de la sangre de uno u otro combatiente.
Pero las alas de Mirthais eran de un blanco inmaculado, perfectas y suaves, mucho más que su cabello.

El demonio permaneció durante unos instantes observándolas fascinado, rozándolas apenas con sus dedos. ¿Notaría su tacto en ellas? ¿Sus caricias?
Intentó no dejar de moverse en él, si bien es cierto que lo hizo más suavemente, al permenecer con su atención centrada sobre el ángel.
Sonrió mirando su rostro, y ese aura especial que parecían emanar sus plumas.
Y aceptó sus labios impacientes, besándolo una vez más.
"¿Tienes mascotas?", le oyó preguntar.
El Ace amplió su sonrisa.

_¿Quieres verlas? - le dijo con una sonrisa pícara.

Con cuidado, recostó el cuerpo del ángel en la cama mientras seguía embistiendo suavemente. Sus manos se posaron sobre sus piernas, acariciándolas.

_Ahora, no vayas a asustarte... - le advirtió ligeramente burlón - Son muy buenas chicas, no te harán nada... que yo no desee...

Sus ojos se cerraron, e inclinó ligeramente su cabeza, como si se dejara llevar por la cadencia de su cuerpo. Poco a poco, por sus brazos comenzaron a aparecer unas cintas de color negro, que bajaron como si tuvieran vida propia hasta las piernas del ryujin. Allí, comenzaron a tomar forma, convirtiéndose en serpientes negras que acariciaron el cuerpo del ángel al moverse sobre él.
Nerion, abrió sus ojos y miró su rostro, sonriendo.

_¿Te gustan? - preguntó inclinándose sobre él, lamiendo el lóbulo de su oreja con lujuria.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Oct 15, 2008 4:42 pm

Mirthais casi ronroneó al sentir las caricias del demonio en sus alas, sin duda eran la parte más sensible de su cuerpo para cosas como aquellas, al menos en los momentos en los que estaba más relajado.

El ángel acaparó los labios de Nerion unos minutos más antes de permitirle hablar. Ante su pregunta, miró con curiosidad la sonrisa pícara que le dedicó y asintió, sonriendo ligeramente. Se dejó recostar sobre la cama, gimiendo suavemente a cada una de sus embestidas y le observó con curiosidad, estremeciéndose al sentir las caricias del Ace sobre sus piernas. Cuando escuchó la advertencia de Nerion se agitó ligeramente, prestando más atención y tensándose un poco, sintiendo algo de temor por aquellas palabras. No sabía que los demonios tuvieran mascotas... por eso no sabía qué esperar.

Vio sorprendido como dos cintas negras recorrían los brazos del Ace, bajando por ellos, y como al pasar a su cuerpo iban tomando la forma de dos serpientes negras. Sabía que las serpientes no le harían nada que Nerion no les hubiese ordenado hacer, pero aún así no pudo evitar tensarse mientras no les quitaba el ojo de encima.
Sin duda el roce que producían sobre su cuerpo era de lo más tentador... e imaginaba que Nerion las tendría para menesteres como aquellos si el sexo era una de sus fuentes principales de alimento... pero aún así le daban cierta grima.

"Uh... es... raro... ahm..." musitó, perdiendo de vista a los animales cuando Nerion se inclinó sobre él.

Notaba los cuerpos inquietos de las serpientes recorriendo su piel, haciéndole estremecer con sus sinuosas caricias y con el tacto frió de sus lenguas tanteando su cuerpo. La sensación era tan intensa que tuvo que cerrar los ojos y jadear contra el oído del demonio.

"No se están quietas..." gimió llevando sus manos a los hombros del Ace, afianzándolas allí...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Oct 15, 2008 5:18 pm

La reacción de Mirthais había sido digna de ver, no podía evitar reflejar la grima que sentía hacia ellas, a pesar de disfrutar de sus caricias; su cuerpo, se había tensado por unos instantes, aprisionando el miembro de Nerion en su interior, haciendole gemir ligeramente.
El Ace sonrió al oir sus comentarios acompañados de suaves jadeos contra su oido.
"No se están quietas...", le oyó reprochar y Nerion rió suavemente.

_De eso se trata... - dijo besando sus labios.

Las serpientes se colaban por todas las partes de su cuerpo, acariciando sus pezones con sus lenguas, mordisqueándolos ligeramente...
En un descuido, una de ellas clavó levemente sus colmillos en el cuerpo del ángel, inoculando su "veneno" en su interior.

_Ah..., sí... se me olvidaba comentarte... Són venenosas... - dijo el Ace como si tal cosa - Pero su veneno no mata, sólo es afrodisíaco...

Sus manos acariciaron su cuerpo, mientras se elevaba, observándolo cubierto por sus mascotas, esperando que aquel veneno hiciera efecto en él. No sería el único mordisco que recibiría por su parte...
Era perfecto... Tal y como había imaginado... Su cuerpo agitado, con sus alas desplegadas, su cabello alborotado y sus labios entreabiertos, tentadores; sensualmente recorrido por sus serpientes mientras era penetrado una y otra vez por él.
Estaba pervirtiendo a un ángel...
Sonrió malévolamente, y sujetó sus caderas con firmeza, haciendo que sus movimientos fueran más intensos.

Las serpientes, no sólo atendían al ángel, sino que también se movían con completa libertad por el cuerpo del demonio llevándole la energía del ryujin y tomando parte de la suya para su propio alimento.
El Ace comenzó a gemir mientras acariciaba la cintura de Mirthais y volvió a recostarse sobre él.

_Aaaaahhhh.... Mirthais.....aaaaahhh..... - sus musculos se tensaban poco a poco, sintiendo como la entrada del ryujin devoraba su sexo con lujuria.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Miér Oct 15, 2008 5:41 pm

El ángel respondió a sus besos, llenándole la boca al demonio de sus gemidos y retorciéndose cada vez que las serpientes le mordían una y otra vez. Al escuchar el comentario de Nerion, Mirthais se quedó estático, clavando su mirada en la del demonio con miedo, al menos hasta que le aclaró qué tipo de 'veneno' era. Le miró con reproche, pero pronto se olvidó de ello para volver a centrarse en las caricias. Claro que en aquellos momentos, centrarse en otra cosa que no fuera eso era prácticamente imposible.

El calor de su cuerpo iba aumentando progresivamente y en lo único en lo que podía pensar era en los movimientos de los reptiles sobre su cuerpo y en lo bien que se sentía el miembro del Ace penetrándole sin piedad, una y otra vez...
Pronto una densa niebla cubrió su vista, lo único que veía eran las luces y los colores más vivos de la habitación. Sentía espasmos recorrer su cuerpo a cada instante y la pujante necesidad de que todo aquello fuera más y más intenso. Alzó sus brazos, dejando sus manos por encima de su cabeza y arqueó su cuerpo en busca de más contacto, extendiendo así sus alas hacia los lados. Los gemidos no paraban de brotar de sus labios rojos y ligeramente hinchados, pidiendo más y sus piernas habían rodeado la cintura de Nerion para hacer la penetración más profunda.

"Uuhhhmmm... ahhhhh... máaaaas... ahhhh... por favor...ahmmmm... máaas..." suplicó, girando su rostro a un lado, exponiendo su cuello a la vista del Ace, tentándole a devorarle...

Cuando Nerion se inclinó y sus pieles se tocaron Mirthais estalló en jadeos y gemidos, buscando sus labios desesperado, atrapando el pene del demonio en su interior contrayendo sus músculos.

"Neriooooon... ahhhhh..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Jue Oct 16, 2008 2:05 am

El "veneno" comenzaba a hacer efecto. Mirthais gemía con fuerza, suplicando por más. Estaba tan bello... Su rostro era una máscara de lujuria, y sus piernas se enredaban alrededor de sus caderas, buscando sus labios desesperado.
El demonio sonrió victorioso, y acarició los brazos del ryujin, elevados sobre su cabeza mientras devoraba aquellos labios, introduciendo su lengua en toda su profundidad. Su cuerpo se agitaba caliente sobre el del ángel, sientiendose atrapado por él, necesitado de él.

Cada movimiento era una pequeña tortura para el Ace, deseoso de forzar aquel cuerpo hasta su límite, oyéndole gritar hasta que su garganta se quebrara.
Sus manos aferraron los brazos del ángel mientras apretaba sus dientes con fuerza. Sus movimientos se aceleraron volviéndose más fuertes y profundos, golpeando su próstata violentamente. Y los gemidos se hicieron más intensos, urgentes y necesitados.

Jadeando fuertemente, liberó sus brazos y apoyó sus brazos a ambos lados de su cuerpo, bajando su rostro de forma que su cabello caía sobre el pecho de Mirthais.
Todos sus músculos se marcaban a cada embestida.

_Aaaaaahhhhhhh....... Mirthais........aaaaahhhh.... aahhh.... me...encan...ta......follarte...... aaaaaaaaaaahhhhhgggg..........

Era cierto, adoraba su voz y su expresión de deseo, buscando el más mínimo contacto con su piel, suplicando por un poco más de su presencia.
Sus sentidos se nublaron poco a poco, y su respiración se entrecortó. Y lamió los labios del ángel por última vez, antes de, cogiendo con fuerza sus caderas, golpear fuertemente su interior, corriendose en él.
El Ace gimió con fuerza ante aquella sensación y mordió su propio labio con fuerza para intentar mitigar el placer que le recorría por todo su cuerpo, estallando en el interior de aquel ryujin, liberando toda su semilla en su interior.
Delicioso...

Sus caderas se detuvieron, satisfechas al haber cumplido su misión. Cubiertas de un dulce cansancio. Y jadeante, relajó sus músculos sintiendo como su sémen había tomado posesión, por segunda vez en aquel día del cuerpo del ryujin.
Acarició su cuerpo con suavidad, recordando cada curva de él mientras sus mascotas, sus "niñas" volvían a él, acariciándole como si le dieran las gracias por dejarlas jugar un rato con el angelito, desapareciendo en sus brazos de nuevo, sumisas y dóciles para él.
Nerion besó suavemente la boca del ángel, aquella cuyos gemidos y súplicas debían de haber oído gran parte de los seres incorpóreos que habitaban aquella casa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Mirthais
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 831
Fecha de inscripción : 10/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Mar Oct 21, 2008 1:57 pm

Mirthais apenas fue consciente de nada... tan sólo era capaz de sentir el placer que le producían las caricias y embestidas de Nerion. Sintió sus labios sobre los suyos... su lengua invadiendo su boca... sus palabras haciéndole estremecer... y un ligero dolor seguido de un tremendo placer cuando finamente Nerion se corrió en su interior.

El ángel quedó exhausto sobre las sábanas, gimiendo ligeramente ante los últimos besos del Ace y desenredando sus piernas de la cintura del demonio para dejarlas descansar sobre la cama.
Un pequeño sonrojo seguía latente en sus mejillas, tenía los labios rojos y ligeramente hinchados, su cuerpo, cubierto por una fina capa de sudor, se pegaba a las sábanas y atrapaba su pelo en pequeños mechones sobre su frente, y sus alas, con las plumas totalmente desordenadas y revueltas, eran las mayores delatoras de lo que había estado haciendo el titiritero.

"Mmmm... creo que... voy a castigarte más a menudo..." musitó mirándole adormilado y pícaro.



[Perdona por la tardanza... ^^U no me ha terminado de gustar la respuesta que me ha salido... pero sino contestaba algo sabía que me estancaría vov]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nerion
Ace de Trebol.
Ace de Trebol.


Cantidad de envíos : 691
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Dom Oct 26, 2008 11:45 pm

(Está bien de sobra, tranquila... ^^ Ahora, soy yo la que debe perdir perdón por la tardanza... Razz. He tenido unos días un poco liados. U.U)
______________________


_No te acostumbres demasiado a ello - le dijo el demonio mirándole fijamente. Sus labios mostraban una sonrisa ligeramente burlona - Normalmente, soy yo el que castiga... Lo de hoy, ha sido... una excepción.

Salió del interior del ryujin, y dejó descansar su cuerpo a su lado, procurando no aplastar aquellas hermosas alas. Estaban desordenadas, con sus plumas descolocadas al igual que los mechones de su cabello. Y su rostro, jadeante y acalorado...

_¿Estás cansado? - le preguntó al ver como sus ojos se entrecerraban adormilados.

Sus dedos, acariciaron las plumas de sus alas, disfrutando de su suavidad.

_Si quieres, puedes dormirte - dijo suavemente - Aunque no te aseguro que vuelvas a despertar...

Sonrió maliciosamente. Él, jamás dormía delante de nadie, era quedar demasiado expuesto... Alguien, le había comentado alguna vez que los demonios, no dormían a no ser que estuvieran sólos o con la persona amada. No sabía si era cierto..., pero, él, no lo hacía... Cuando duermes, estás indefenso, y, no es recomendable quedar indefenso junto a alguien que puede dañarte...
Sus labios tomaron de nuevo los del ángel, introduciéndose a fondo en ellos, saboreando su cansancio.

_Eres tan sabroso, que podría devorarte cada día... - le dijo suavemente al separarse de él - El amante perfecto..., sin amor de por medio..., sin remordimientos, sin culpas... Y con un cuerpo hecho para el pecado...

Su lengua bajó por su pecho, hasta llegar a su abdómen, donde recogió parte de la semilla que había derramado sobre él. Después, dejó recostar su rostro sobre aquella tersa zona. Su mirada, pareció perderse en sus propios pensamientos.

_¿Eres consciente que el hilandero puede castigarte por ayudarme? - le preguntó.

Él, le había castigado, le había dañado por violar a aquel pequeño ser, y le había abandonado, seguramente para que muriera lentamente. Pero Mirthais le había ayudado... Seguramente, nadie más lo hubiera hecho y, Nerion, aún se sorprendía de que el ryujin lo hiciera.
Pero..., si la intención de su amo había sido abandonarlo para que muriera desangrado como un perro, ¿cómo reaccionaría ante la acción de Mirthais?

_Tu pareja será el menor de tus peligros a partir de ahora...

Estaba casi seguro que los seres que habían presenciado todo aquello, los seres incorpóreos que habitaban en la mansión, irían pronto a comunicarle a su señor lo que había sucedido con el Ace.
Si no lo estaba viendo él mismo en aquellos instantes....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.reflejos-debiles.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un tremendo error [Priv.]   Hoy a las 6:36 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Un tremendo error [Priv.]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 7.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 Temas similares
-
» Error FM 2011
» Error activacion Fifam12
» Error o acierto?
» Error en nominacion de jugadores para liga adelante del filial.
» Error Youtube

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: 1º Piso :: Habitaciones.-
Cambiar a: