♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Una obra muy especial

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Una obra muy especial   Sáb Sep 06, 2008 5:03 pm

Las cortinas de terciopelo rojo que solían permanecer cerradas tras un espectáculo, estaban ahora abiertas, como si acabara de empezar una función. Y lo cierto era que todo el parqué del escenario estaba repleto de muñecas de porcelana de caras adorables, peluches de todos los tamaños y formas y pequeños títeres de madera. Éstos últimos, bailaban entre ellos, llevados por una mano invisible, al son de una hermosa música de valet que salía de una cajita de música.

La cajita de música, pintada de color blanco y con adornos florales pintados en tonos rosados y verdes, estaba al fondo del escenario, sobre un hermoso taburete de niño. En su interior, se podía ver a una pequeña bailarina dando vueltas sin cesar, de cuya mano colgaba una llave mugrosa y oxidada.

El ambiente podía ser de lo más acogedor, de no ser por el aspecto siniestro de algunos muñecos y por la oscuridad que invadía a los asientos del teatro, encarados hacia el escenario…

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Dom Sep 07, 2008 7:10 am

¿Música?....si era eso lo que captaba su oído...algo suave y con una acorde tranquilo ¿ahí?, ¿como era posible? sus pasos se acercaron al salón principal olvidando por completo su otro cometido de ir en busca de algo que requería.

Enmarco una ceja al mirar aquellas muñecas finas, bien adornadas pero lúgubres en apariencia; un escalofrío le invadió la espina dorsal cuando miro los asientos sobre todo los de la parte trasera la oscuridad que reinaba ahí no era del todo normal, pero que cosa lo era ahí dentro.

Su atención se fijo en la llave que pendía de la mano de la bailarina, no le quito la vista de encima mientras se atrevía a sentarse hasta delante de aquel "conformado" escenario.

Estaba alerta pero aun no alcanzaba a encontrar energía alguna, que estuviese en el parámetro de lo "raro" al parecer alguien quería diversión y el seria quizás uno de los espectadores de aquel "lindo show".

Hubiese podido abalanzarse por la llave pero supuso que eso era precisamente lo que “ese” alguien quería o necesitaba que hiciera. Seria paciente pero procuraría tener cuidado.


Última edición por Sergei el Dom Sep 07, 2008 8:48 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Dom Sep 07, 2008 6:04 pm

En uno de los palcos privados, uno al cual una extraña penumbra impedía ver quien se hallaba en su interior, tan sólo unas sombras, Kirilian, junto con su acompañante, esperaba emocionado la que sería la víctima de aquel juego.

En un principio había ideado aquella obra para los pequeños hermanos demonio, pero un Ace tampoco estaba nada mal... y menos aún el Ace de Diamante. Aquel dragón serio, desconfiado y frío había llamado su atención desde el primer momento. Sin embargo hasta el momento no había tenido la ocasión de jugar con él. Aquella sería una oportunidad única.

Una siniestra sonrisa se abrió paso por sus labios al ver como Sergei tomaba asiento, como si esperara ser un espectador de lo que en realidad era una obra privada.

La puerta por la que el Ace había entrado desapareció, dejando en su lugar una pared, como si allí nunca hubiera habido ninguna puerta. Las marionetas de madera, vestidos con trajes de rombos, rayas y cuadros, continuaron bailando, sumergidos en una extraño fervor que les impedía dejar de moverse. Las muñecas de porcelana, por su lado, tomaron pie y se acercaron al borde del escenario, mirando al dragón con sus adorables ojitos de cristal y sus tiernos labios de porcelana.

-Baile con nosotras, gentil caballero... concédanos el honor de tan grata compañía...- dijeron todas las muñecas a la vez, perfectamente sincronizadas, haciendo unas graciosas reverencias en su dirección.

Kirilian, expectante, cruzó los brazos sobre la barandilla de su palco y apoyó la barbilla en ellos, observando con atención la escena.

"Los inicios de las obras siempre me encantan... son tan imprevisibles... y más con semejante protagonista en el reparto..." comentó para su acompañante.

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gemini
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 109
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Vie Sep 19, 2008 6:31 pm

El sólo observar entrar al Dragón a la prueba fue algo curioso de observar. Gemini por supuesto esperaría que alguna marioneta o titiritero estuvieran ansiosos por querer retirarse de la mansión, y sin embargo quien había llegado allí fue su Gran Ace de Diamante, siempre con aquella presencia fuerte e ininmutable. ¿Podía pedir algo mejor? Sin duda no, por otro lado sabía que hasta el propio Nerion estaba participando de los divertidos juegos de su Joker, por eso no le extrañaraba completamente ver a Sergei observando el escenario como si fuera un simple espectador.

-" Hm... Esta vez espero deleitarme Kirilian "- Murmura suavemente, no a modo de reproche, todo lo contrario. Está seguro de que este no es un juego como los otros, por eso observa impasible como las muñecas comienzan su pequeño show invitando al unico 'espectador' a que participe en su pequeña obra. Sus manitas de porcelana se ofrecen a la par de que sus ojitos pequeños y dulces de cristal parecerían observarle con intensidad y anhelo.

Un ultimo baile... una ultima piesa para una dulce muñeca...

Las hábiles manos del Hilandero tensan un poco los hilos de Sergei, expectante, ansioso de que fuera a 'dansar' con las muñecas. Pero prefiere esperar y sólo tantea los hilos con delicadeza, dandole aquella sensación de control al dragón, una sensación que no suelen sentir los Ace ya que son los unicos de más alto rango en la mansión. Más allá de Kirilian y él mismo por supuesto.

-" Vamos Sergei... no me desepciones "- Susurra con una sonrisa afilada. Una pena que otro de sus perros acabase allí... Quería ver como terminaban las cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Mar Sep 23, 2008 6:19 am

Era raro sentirse así después de tanto tiempo, un cierto miedo le invadió, era ese extraño hormigueo que le llegaba cada vez que alguien intentaba mover sus hilos; tensarlos mas bien, una sensación de incomodidad le embargo, sus musculos se volvian pesados y costaba ser dueño de si; era obvio que no estaba solo y maldecía el hecho de quien pudiese estarle causando aquello, aunque habia solo una posibilidad del captor de su "libre albedrio"

Algo de su aliento salio, calido y preparado para que pudiese acontecer. Era un Ace precavido pero a menudo su absurda curiosidad lo metía en problemas. Sus orbes notaron la inminente falta de la puerta que quizá nunca había estado ahí, en esa mansión a menudo la realidad no era algo tangible si no una ilusión que se mezclaba por los deseos mezquinos del amo del lugar.

"Alguien" daba vida a aquellas marionetas que se movían de forma forzada pero "animosa", cuando las muñecas hablaron deducío que en lugar de ver seria participe de aquella "obra".

Ya de pie dio reverencia a las muñecas para después girarse hacia la densa oscuridad donde afilo su mirada sin ver nada pero seguro estaba que cierta energía emanaba de ahí, se inclino dando sus fingidos repetos y después se giro para dar unos pasos al escenario. No actuaba desde hacia mucho, no cuando había dejado de ser el juguete de muchos para convertirse en el juguete de unos cuantos. Estaba expectante a los movimientos de las muñecas obviamente no era nada bueno bailando pero a la tierra donde fueres haz lo que vieres.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Lun Oct 06, 2008 2:48 pm

Kiril sonrió al escuchar las palabras de Gemini y se recostó de nuevo en la butaca para estar más cerca del Hilandero.

"¿Acaso alguna vez no has sentido deleite con mis juegos?." inquirió con cierta malicia. "Este será especial de todos modos... Está ideado exclusivamente para ti, es tu regalo, seguro que te gusta." dijo, inclinándose hacia él y dejándole un pequeño besito en la mejilla antes de volver a clavar la mirada en el escenario, sintiendo la emoción previa que invadía su cuerpo justo antes de comenzar.

Tenía pensado un gran espectáculo para Gemini, no por nada le había invitado... aquella prueba iba a ser especial...
Sabía del reciente amorío del dragón con aquel ryujin de cabellos blancos. Una auténtica delicia a decir verdad... por desgracia todavía no había logrado hacerse con él... Sin embargo, en aquella ocasión gozarían de la presencia del ángel como invitado especial.

Sonrió con auténtica malicia al ver como el Ace les hacía una reverencia antes de subir al escenario y esperar las indicaciones de las muñecas. Éstas, con una graciosa reverencia, comenzaron a bailar a su alrededor, en parejas, mientras una de ellas, una hermosa muñequita de cabellos rojos como el fuego y ojos de un verde intenso, vestida con un lindo trajecito de terciopelo negro y seda blanca con volantitos, se acercaba a él, alzando sus bracitos con la intención de que le cogiera y bailara con ella.

"Baile conmigo, gran señor. Concédame ese honor..." dijo la muñeca con su aguda vocecita de niña.

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gemini
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 109
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Miér Oct 15, 2008 4:15 am

Sonriente observa como su Ace se inclina formalmente ante ellos, bueno, ante el sitio donde ambas energías se concentraban. El lugar simplemente yacía bajo las sobras mientras que lo único que parecía iluminado era el escenario. Una visión tétrica pero interesante. Cualquiera caería en la curiosidad al ver aquellas muñecas tan bonitas puestas a la visión de todos.

Su rostro mostró un gesto de 'molestia', como si las palabras del Joker no fuesen de su agrado; sin embargo gustaba en demasía sus juegos, en especial los retos que proporcionaba a sus queridos juguetes.

-" Uf... ciento de veces "- Musita sarcástico, observándole de reojo tras escuchar sus palabras. -" Asi que especial... "- Su mano se posa sobre los cabellos de su 'niño', acariciándole tras aquel beso dulce que le hace sonreír. No siempre se alimentaba de dolor y desesperación. No había mayor placer que ver la adoración de sus niños sobre su ser. En especial si era su queridísimo Kirilian quien se esforzaba todo el tiempo para complacerle... ¿O era que se complacía así mismo? Quizás era la segunda opción...

Sus ojos se fijaron en la escena tras unos momentos de divagación, estaba ansioso por ver cómo terminaba aquel juego. Sus manos se movían al compás que tensaba los hilos del dragón, aunque no era necesario hacerlo, Sergei ya debería tener en claro que acababa de meterse en un juego de su señor.

Hora de danzar...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Miér Oct 22, 2008 7:34 pm

Demasiado tarde y peligrosamente arriesgado seria negarse a hacer aquello, el amo queria jugar....y contra eso no habia voluntad que pudiera oponerse, alcanzo a apretar sus puños antes de que su cuerpo fuese "guiado" ante la curiosa muñeca de porcelana que le hacia una cordial invitacion.

Cerro sus ojos para respirar menguando el nervioso latir que su pecho tenia, su cuerpo se inclino para sostener a la delicada muñequita entre sus manos.

-Como desee la dama.- contesto medio burlesco para comenzar a bailar un vals tranquilo, su porte era excelente, se desenvolvia por el escenario de una manera delicada como si de verdad le interesase hacer un "show" ameno para sus espectadores.

Sentia una energia "extra" junto a la del Hilandero, quizas los chismes y rumores de que habia "otro" perro preferido para el eran verdad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Sáb Oct 25, 2008 2:47 pm

Entornó los ojos al sentir la mano del Hilandero acariciar sus cabellos y apoyó su barbilla sobre sus manos, entrelazadas encima de la baranda del palco. Pudo notar como Gemini tensaba ligeramente los hilos del dragón, y como éste se apresuraba a bailar con la muñeca 'voluntariamente', sin necesidad de ser obligado a ello. Al parecer quería mantener su autonomía, aunque en realidad no lo hiciera.

Era un auténtico espectáculo ver a Sergei danzar por el escenario, no lo hacía nada mal. No recordaba haberle visto bailar antes, pero debía reconocer que era un auténtico bailarín con talento. Tal vez le hiciera danzar más a menudo a partir de aquel momento...
La muñeca sonrió de una forma ligeramente macabra.

"Sois una pareja de baile excelente... Ojalá pudiera gozar en más ocasiones de vuestra compañía." comentó la muñeca estrechando 'cálidamente' las manos del dragón con las suyas. "Pero eso dependerá de usted, gran señor. Tenemos un regalo que darle... eso claro, si pasa la prueba." añadió con una mirada enigmática.

A una señal de la muñeca, todos los que seguían danzando por el escenario se detuvieron y se dirigieron detrás del escenario para arrastrar algo a él. Tras algo de esfuerzo, todos los maniquíes y muñecos, lograron llevar al centro del escenario algo grande pero cubierto con una tela grisácea. Por la forma podía adivinarse algo con forma de cruz, pero con un tamaño superior al de una persona adulta.

"Tenéis la oportunidad de salir de aquí, noble señor. De ser libre fuera de esta mansión. Pero sólo lo lograréis sí cumplís la siguiente condición... ¡matarle!."
exclamó a la vez que el resto de muñecos, ahora de miradas enfermizas y crueles, tiraban de la tela y descubrían el cuerpo magullado de Mirthais clavado en una gran cruz de madera.

Sus brazos, cubiertos por delgados hilos de sangre, estaban atados por encima de su cabeza por las muñecas, amarradas con unos hilos que cortaban su carne a cada pequeño movimiento. Sus alas, extendidas sobre los brazos de la cruz, estaban clavadas a estos mediante gruesas agujas que hacían que sus plumas estuvieran manchadas de sangre. Sus pies descansaban sobre un diminuto soporte que hacía que las agujas y los hilos desgarraran más su piel y su carne. Estaba cubierto por su ropa habitual, pero hecha jirones que dejaba al descubierto su cuerpo magullado, como si hubiera sido víctima de una tortura previa. Y sus ojos habían sido cubiertas por una venda de seda negra. El cuerpo del ángel se retorcía, tratando de buscar todo el apoyo posible que le dieran sus pies y huyendo del dolor que le causaban todas aquellas heridas.

"Le reconocéis, ¿verdad?. Matadle y seréis libre... No os preocupéis, nunca sabrá que habéis sido vos, no puede oírnos." indicó la muñeca, pensando que tal vez eso ayudara al dragón a clavar el puñar que de repente había aparecido en las manos de Sergei en el pecho del ángel. "Todos sabemos lo que le hizo, noble señor... Los ángeles que terminan aquí dejan de serlo a los pocos días y se convierten en algo peor que los demonios... Este desgraciado no le ama... ha estado jugando con usted, gran señor. Le ha engatusado para que crea eso, pero lo único que quiere es ascender... Sabe que nunca podría vencer a ninguno de los Aces en una batalla cara a cara... por eso le ha convencido de que le ama, para que se confíe y traicionarle matándole mientras duerme y reclamar luego su cargo... ¡Deshágase de él, noble señor!. ¡No es más que un embustero, traidor y adúltero!." exclamó, destilando odio puro por aquellos pequeños y carnosos labios rojos, instándole a matarle, adormilando su mente con aquellas palabras de arpía y controlando poco a poco su voluntad como si el dragón no fuera más que una marioneta de nuevo...

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Dom Nov 02, 2008 9:25 pm

Trataba de calmarse, de dejarse “ir” para que el control sobre su cuerpo no resultara tan molesto, oponerse era causarse una mayor incomodidad a menudo las manos de su Amo solían tensar de más y ello provocaba un “rompimiento” curioso en los tendones o en músculos sensibles del cuerpo…internamente les maldecía o ¡si! con una intensidad tremenda se conformaba con eso por el momento pero claro nada le aseguraba que sus palabras no fueran dichas si es que aquellos que se “ocultaban” tras las sombras se “dignaban” a mostrar sus caras.

Su vista se perdía en el escenario, estaba atento y concentrado por si pasaba algo..aun así la música le invadía y le hacia encaminar sus pasos para moverse según los acordes..lentamente…incluso “graciosamente”, eso no era parte de sus habilidades el Hilandero estaba esforzándose, sus cabellos se mecían al suaves por su cara y sonrío ante la macabra sonrisa de la delicada muñeca..algo estaba por empezar.

¿Una prueba?, decían los delicados y fríos labios, ese agarre en su mano le dio un leve hormigueo, era como sujetar la huesuda mano de un muerto y sin embargo la curiosidad le invadió, los juegos que preparaba el amo eran Mórbidos, mezquinos..crueles, pero para que seguir nombrando las cualidades de ellos, podía estarse preparando para ver algo inverosímil.

Iba a contestar con una pregunta a aquello pero sus palabras fueron cesadas ante “aquello” que el resto de los lúgubres muñecos traían arrastrando con un poco de dificultad, era bastante grande pero aun cubierto…sin develar ante sus ojos esa nueva “adición” a la obra que se desenvolvía en el escenario, el miedo aun estaba lejos de postrarse en su rostro pero sabia internamente que debía esperarse lo peor.

La voz de la muñeca fina y fantasmal resonó por todo su cuerpo salir de ahí a cambio de una muerte…hasta ahí todo había sonado cuerdo, pero cuando los secuaces retiraron la tela sintió un nudo en la garganta que bien pudo ahogarle en ese instante, su Mirthais en ese estado, como si fuese el mártir que tendría que pagar por su libertad y él….el Judas que tendría que darle muerte para lograrlo…aquello era una gran ironía..un juego de mentes desequilibradas.

Por instantes quiso no mirar pero sabia que si lo hacia no se lo perdonaría, esa sangre preciosa recorría el cuerpo inmaculado del ser que amaba y deseo por sobre todas las cosas estar en su lugar, cada movimiento en el cuerpo del Ángel era una cruel tortura para el y aun así su expresión no vario mucho tan solo una débil torcedura en su boca y el brillo acuoso en sus ojos…no se permitiría reaccionar de forma ofuscada…pues de ello podría depender ya no su vida, si no la de Mirthais…se lo había prometido aquella vez en su habitación y cumpliría cabalmente con sus palabras. Sus manos apretaron con una fuerza inusual las de la muñeca y se le fue concedido parar aquel baile…para concentrarse en la decisión que tomaría, las risas de aquellos pequeños seres le crispaban su temple quería destrozarles…hacer polvo de sus caras socarronas. Tomo aire cuando las palabras de su compañera de baile llegaron…retumbando por todo el salón.

Sostuvo el puñal con fuerza…sabían por donde “llegarle” le afectaba de sobremanera el manejo de información tan privada, su Amo sabia lo inestable que era en esos momentos…lo mucho que le costaba superar, no el engaño de Mirthais porque no era eso…mas bien el hecho de que pudiese haber disfrutado de forma mas intensa aquel acto sexual con ese extraño que con el mismo, la ira se le agolpaba en el pecho esas palabras podían ser ciertas…no lo sabia…y hacia un gran esfuerzo por centrarse en las del Ángel…en los “Te amo” en los “No significo nada”…quería de verdad…necesitaba creer, mas era hora de romper su silencio ya no era adecuado seguir tan solo escuchando.

-Le reconozco si…es mi amante.- contesto mientras miraba a la interlocutora con una tranquilidad a medias.- Todo lo que tu encantadora voz dice puede ser una verdad que yo mismo no he querido ver…agradezco que se ocupen de cosas tan diminutas como esta.- hablo con temple pero algo de angustia podía escapársele en una que otra de las palabras, en ese instante volteo a los palcos de honor para dirigirse a los espectadores.- Pero…¿Por qué debería matarle ahora?..solo porque me ofrecen una salida fácil…teniéndolo a mi merced y además el plus de que el ignore quien fue…esa no es la clase de muerte de la que goza mi Amo y sus sirvientes.- dijo esto ultimo despectivamente.- No necesito ayuda para acabar con los que me traicionan pude hacerlo demasiado bien cuando me confeso de propia boca que había estado con alguien mas…mis venganzas las hago yo.- especifico.- aunque se bien que se me ofrece un muy buen premio por terminar con la vida de ese Titiritero…la cuestión es que no tengo garantizada la salida de aquí…la promesa de una simple muñeca no me sirve y disculpa que te haga menos cariño eres excelente bailando pero si yo soy un perro al servicio del Amo tu eres mucho menos….- aclaro demandando con ello la presencia de alguien con mas “autoridad” y poder, sabia que la muñequita era mecida con energia de alguien..o quizas aquello era solo para conseguir mas tiempo…de igual manera lo peor seria que les matasen a ambos.


Última edición por Sergei el Lun Nov 03, 2008 8:40 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Lun Nov 03, 2008 4:10 pm

Sonrió complacido al ver la cara de Sergei cuando las marionetas descubrieron el cuerpo torturado de Mirthais. Percibió su esfuerzo por no dejar de mirar a su pareja y también por no lanzarse y destrozar a todos y cada uno de los seres que rodeaban y participaban en aquel macabro espectáculo.

Pensó que sería más fácil llevar a Sergei. Pero al parecer se había topado con el Ace más cabezota de todos... tal vez fuera su naturaleza de dragón la que le llevaba a resistirse tanto a lo que indiscutiblemente iba a hacer de una forma u otra. Le molestó que sacara tantas pegas a las palabras de la muñeca, pero por otra parte tenía razón en que no podía fiarse de las promesas de un simple muñeco.

Decidido a actuar, desapareció del palco que compartía con el Hilandero y apareció tras la cruz que sostenía al ángel, apoyando los brazos sobre la barra transversal que sujetaba las alas del peliblanco.

"¿Sabes?, tienes razón. Ni puedes fiarte de las promesas de una muñeca, ni disfrutaríamos de una muerte tan sosa y sin color... pero podemos hacer algo para solucionarlo." replicó con una mirada afilada y fría. "Lo primero que haremos será que pueda oírnos y sobre todo, que pueda verte..." dijo chasqueando los dedos, haciendo que Mirthais moviera la cabeza al escuchar de pronto una voz a su espalda, y desatando el nudo que sostenía la venda que cubría los ojos del ángel, haciéndola caer al suelo.

Al instante, Mirthais vio a Sergei y sus ojos se anegaron en lágrimas a la vez que su respiración se disparaba por los acelerados latidos de su corazón. Aquella situación no podía significar nada bueno para ninguno de los dos.

"Y ahora, la promesa de que si terminas con él obtendrás tu libertad... podrás salir de aquí, tan sólo tienes que terminar con su vida ahora. Esto no tiene nada que ver con tus venganzas ni vuestros problemas de alcoba. Evelyn tan sólo pretendía ayudarte a hacer algo que seguramente te resultará difícil." dijo, refiriéndose a la muñeca.

Miró de reojo al ángel y le agarró del cabello para tirar de él hacia arriba y pegar su cabeza a la madera con una sonrisa sádica, pasando su brazo libre alrededor de su cuello y acercando su mejilla a la del ángel. El peliblanco tembló y gimió de dolor, mirando suplicante al dragón, deseando salir de allí.

"Sergei... por favor... ayúdame... sácame de aquí, por favor..." sollozó, resbalando por su propio peso y desgarrando todavía más su piel.

"¿Qué vas a hacer?. ¿Le matarás o intentarás ayudarle...?" inquirió enarcando una ceja. "Morirá de todos modos, no se puede permitir vivir a un traidor, a alguien que ha desobedecido los mandatos de su superior. Pero si muere a tus manos te ganarás el privilegio de salir de aquí, sino, te quedarás como estás... aunque tal vez te falte algo..." añadió tirando aún más del pelo del ángel.


Había algo que no cuadraba en todo aquello y Sergei debería haberlo notado... En primer lugar, de qué traición estaba hablando Kiril. Estaba claro que no podía referirse a la infidelidad de Mirthais hacia el Ace, era algo demasiado mundano como para que el Hilandero se interesara por ello y castigara con la muerte... Y en segundo lugar, ¿de verdad Mirthais, habiéndose percatado de lo que debía hacer Sergei para ser libre, le suplicaría ayuda a pesar de saber que de todos modos terminaría muerto?, ¿o tal vez fuera más propio de él instarle a terminar con su vida, una vida ya condenada, y que así su muerte sirviera al menos para que el dragón, su dragón, recuperara la libertad?.
Desde luego... había algo allí que no era lo que parecía...

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Dom Nov 09, 2008 8:06 pm

Estaba en una situación extrema en una que nunca había vivido antes, era indiscutible que la adrenalina corría en su cuerpo con una intensidad increíble, sus sentidos estaban atentos..pero...dejar que sus sentimientos fluyeran hacia que todo se complicara, el sabia bien que al aceptar su amor por el Titiritero lo haría su mas grande debilidad pero también su mas grande fuerza...el deseo de procurarle un bien al Ángel era mas fuerte que todas las intrigas que pudieren rodearle.

Si se negaba a cumplir una orden como esa era por lo absurdo de la misma, aunque su carácter aportaba también a la negación de la misma, era un perro...uno bastante fiel pero había intereses "suyos" de por medio esta vez y morir era lo que menos le preocupaba, si entendía bien lo único que su amo y el "otro" querían era diversión de las mas "sana" que pudieran generar, seria un deleite verlo matar al ryujin y después regodearse con el arrepentimiento que ello pudiera generarle, quizás era un dragón tonto por enamorarse pero no era idiota para dejarse llevar tan fácilmente por las circunstancias.

Sus orbes se fijaron en el "ser" que aparecía encima de cruz...hasta que por fin conocía la forma de "mandadero" del Hilandero..aquel que superaba a Pica, una mascotita apreciada para su señor según miraba el, le permitía jugar con todos para que no se aburriese..quizás era como el hijo prodigo al que papa no le toma mucha atención pero le deja hacer lo que guste a capricho, sonrío si...era un dragón con pensamientos malintencionados.

-Todo un "bromista"...creo que las presentaciones no van para el tipo de "cita" que tenemos tu, yo y el "Jefe"....- si bien hablaba una sarta de estupideces eso podría ayudarle a maquinar otro tipo de cosas bien dentro de su mente, sostuvo el puñal con rabia mientras el extraño ser con cuernos desafanaba los ojos del Titiritero, dejando con ello que le mirara...que intenso el color de sus ojos cuando las lagrimas le invadían nunca lo había visto llorar..curioso.

Dio apenas unos pasos conservando el temple que pudiera, mientras atraía a la muñeca hacia su regazo y paseaba la punta del puñal por la mejilla pálida de esta...haciendo un surco en la porcelana.

-¿Difícil?...¿porque?...¡¡ahhh! si el amor que hay entre ambos..se nota que no me conoces ni un poco.- tenia que pensar fríamente de ahora en adelante.- Evelyn sabe que lo siento que no fue mi intención ignorar la "ayuda" que me prestaba.- tomo aquella fina muñequita y a arrojo contra el piso, lo mas fuerte que pudo, era una cosita movida a voluntad..reemplazable aunque dudaba que se rompiese.

Esas sucias manos tocaban lo que era suyo poco falto para que se arrojara hacia el extraño...pero las palabras, entre quebradas de Mirthais le hicieron detenerse, un poco de sorpresa invadió su rostro, sus deducciones recorrían su cerebro a mil por hora pensando en cada uno de los escenarios a tener...tenia una duda creciente en el pecho y no actuaría hasta aclararla.

¿Traición?.....eso se ponía interesante y mas agobiante, de que hablaba el otro y ¿porque de la actitud de Mirthais? sabia que el ángel nunca rogaria por su vida si tenia la oportunidad de salvar con ello otra mas importante, para el claro esta.

-Ninguna de las dos cosas.- dijo solemne con los latidos de su pecho a mil.- Ya lo dije si quisiera acabar con el lo haría a mi modo, si tu tienes el honor de hacerlo lo lamentare si, llorare su ausencia pero no moriré por ello tenlo por seguro, después de todo las palabras de Evelyn me han hecho pensar que tal vez Mirthais si planeaba algo en mi contra...olvidarlo será fácil si me concentro en esa hipótesis, que mas da quedarme aquí de por vida si me someten a este tipo de "diversión".- dicho aquello soltó el puñal que se clavo en el piso..estaba jugándosela...y casi mordía su lengua por aquellas palabras tan "sucias" que había sacado...¿y si se equivocaba?..¿y si lo arruinaba?...debía estar preparado para todo, aunque eso significara perder lo que mas le importaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Dom Nov 09, 2008 10:23 pm

A Kirilian no le hacía falta mucho para saber, o al menos intuir, lo que Sergei pensaba de él en aquellos momentos. Pero lo que pensaran de él no era algo que le quitara el sueño por las noches, sabía muy bien las distintas impresiones que causaba en las personas, dependiendo del carácter de cada una y el momento del encuentro, y ni siquiera se molestaba por ello. ¿Qué sentido tendría?. Aquella era su casa al fin y al cabo, o al menos el segundo al mando en ella y, dentro de lo establecido por el cabeza de familia (véase, Gemini) podía hacer todo lo que le viniera en gana.

"¿Presentaciones?. No... tal vez después, cuando todo esto termine y podamos juzgar si eres digno de tal honor..." replicó mordaz, sonriendo con una malicia inhumana.

Observó impasible cómo hería a la muñeca en la mejilla, viendo como la pobre muñequita se debatía entre los brazos de su agresor y enarcó una ceja al escuchar, en concreto, como Sergei aseguraba que se notaba que no le conocía del todo. El Ace se equivocaba en eso, le conocía... le conocía muy bien y sabía todo lo que inundaba su interior en aquellos momentos. Además, si le quedaba alguna duda, no tenía más que mirarle el rostro, era como un libro abierto para él... y con las letras bien grandes...
Los dragones no tenían ningún misterio para él. Eran seres interesantes, y hasta cierto punto imprevisibles, pero cuando llevas cientos de años tratando con ellos se vuelven bastante predecibles, como casi todo el resto de especies...

La muñequita, con un gritito desesperado, fue lanzada contra el suelo y, en contra de lo que pensaba el dragón, se rompió... Su cara se rompió en mil pedazos y un líquido sanguinoliento salió de ella.
Kirilian chasqueó la lengua al ver en el estado en el que había terminado su muñeca y miró con deleite como Sergei se detuvo instintivamente al escuchar a Mirthais, apartando a un lado durante un momento sus intenciones de clavarle a él el puñal. Una intención absurda e inútil, cabía destacar...

Mirthais le miró sorprendido y angustiado, viendo impotente como Sergei se negaba a ayudarle.

"Sergei, por favor... ¿cómo puedes pensar que quería traicionarte...? Ayúdame por favor... sabes que yo haría cualquier cosa por ti... sabes que te quiero..." sollozó desesperado, aprovechando cualquier oportunidad para hacer que el dragón le sacara de aquella horrible tortura.

Kirilian le miró con despreció y chasqueó los dedos a la vez que le mandaba callar, haciéndole enmudecer.
Con una sonrisa en el rostro salió de detrás de la cruz y se acercó a Sergei con un andar parsimonioso, mirándole como si pudiera leerle la mente y saber qué era lo que pensaba en realidad.

"Tener yo el honor de matarle... que no morirás por su ausencia... que piensas que sí quería traicionarte... y que... jejeje... serías capaz de olvidarle pronto..." repitió caminando a su alrededor. "Eres un pequeño dragón mentiroso... Todos los aquí presentes... o casi todos al menos, sabemos que morirías por él, que no podrías olvidarle y que de ninguna manera piensas que pueda traicionarte, de hecho confías tan plenamente en él que le has dado todo tu amor." comentó plantándose ante él con una sonrisa simpática, pero odiosa al mismo tiempo por el simple hecho de saber tanto sobre el Ace y el ángel.
"Pero qué le vamos a hacer... si tú no eres capaz de apreciar la oportunidad de una vida libre fuera de aquí, tal vez él sí lo sea." dijo encogiéndose de hombros y dando media vuelta para volver al lado de Mirthais. "Si le matas serás perdonado de tu traición y podrás salir de aquí." le dijo al peliblanco, chasqueando los dedos, devolviéndole así la facultad de hablar, desatándole, curándole y dejando en su mano un puñal idéntico al de Sergei.

El peliblanco no lo dudó un momento. Cuchillo en mano, se lanzó contra el dragón con una mueca de rabia desesperada, tratando de clavárselo en el pecho con un grito atronador.

La reacción de Sergei sería, cuanto menos, interesante. En la fracción de segundo que tenía para reaccionar debía darse cuenta de muchas cosas y actuar... y sinceramente, esperaba que le diera tiempo de ello.

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Miér Nov 12, 2008 7:31 pm

El sarcasmo o burla que el de cuernos pudiese emanar era inmune en él, era un dragón voluntarioso como para tomar en cuenta aquellas expresiones... ¿y que si era mas que él?...¿y que si moría en sus manecitas?...¿y que? si al fin de cuentas aquella obra solo presagiaba un triste final para él, en esos momentos la autoridad que el extraño aquel podría tener le importaba poco y si se quería divertir vería que con él el concepto de "diversión" variaba un poco, si su sospecha resultaba cierta tan solo tendría que arrepentirse de sus palabras...si no buscaría una muerte segura...al lado del ryujin.

-Tu no conoces la palabra honor, bufón.- contesto solemne.

Sabia bien que decir mentiras no le conduciría a nada, eran acciones fehacientes las que debía llevar acabo para darse credibilidad, ante los perros de su señor podría aparentar todo lo que quisiese...pero...frente a este no contaba, el hurgaba dentro el, lo sentía en su forma de mirarle...tenia las mismas malsanas habilidades que su amo, pero obviamente no tenia ni la mas mínima idea de como podía reaccionar ante aquella situación tan extrema.

La muñeca que había lanzado aquellas injuriosas palabras ahora se hallaba rota a sus pies, quizás era una de las tantas marionetas que tenían "la dicha" de ser los juguetes mas cercanos para el Hilandero, cabía pensar que los "niños" no juegan con muñecas..era poco viril.

Se sentía mezquino por no voltear siquiera a ver al ryujin mientras este le pedía ayuda, se condenaría...acabaría con aquel sentimiento de propia mano y sabia que tal vez le dejarían vivir para arrepentirse por toda una eternidad. Encontrar algo tan preciado y tener perderle....¡como dolía el pecho!...como dolía.

¡Oh!, como quiso partirle la sonrisa que tenia...devorarle entre sus fauces y después escupir la sucia carne de su cuerpo hacia el suelo que era donde pertenecía. Todo lo que decía era verdad de la mas pura, una que nunca había enfrentado en toda su vida...¿había sido un error enamorarse?...el riesgo estaba latente...su corazón amenazaba con parar en cualquier instante, la garganta estaba seca y solo su mirada se endureció.

-Todos aquí mentimos, Mirthais no esta excepto de esa regla...- contesto mas que seguro, no teniendo bases para esas palabras pero ya que mas podía perder.

Y después...vino el ofrecimiento...la incredulidad le embargo por segundos, la "cosa" aquella le ofrecía la misma salida al Ryujin, segundos fueron lo que pensó que el Ángel reaccionaria como el, pero se equivoco..fue poco el tiempo el que tuvo para reaccionar y para que mentir la decepción le recorrió pero no esperaba otra cosa...el aunque mintiera hubiese hecho lo mismo.

No pensaba sacrificarse "por amor"...eso resultaría estúpido, seguro estaba (o quería creer) que ese no era Mirthais así que tardo un poco en reaccionar, apenas evadió la puñalada trapera moviendo su cuerpo con la velocidad que solo los Aces poseían..obviamente no muy a tiempo ya que el arma artera se clavo en uno de sus brazos, con una de sus manos tomo la muñeca del ryujin para inmovilizarla y con la libre lo amago por el cuello sosteniendo en mano su propia daga la cual amenazaba con cortar el cuello de aquel Mirthais.

Ambos cuerpos quedaron frente al "tejedor" de aquel episodio...imprimía toda la fuerza que tenia para inmovilizar al otro y espero...espero algo que le indicara que se podía permitir matarle, esa duda le costaría...pero tenia que agotar todas las posibilidades de aquel no fuese su amante.

-¿Es el fin de la historia?.- pregunto mientras la hoja de la daga abría levemente la carne de Mirthais.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Jue Nov 13, 2008 8:52 pm

No hizo ningún caso a la réplica de Sergei. Para qué iba a molestarse, qué sentido tenía. Al fin y al cabo no era él quien estaba viviendo los que podrían ser sus últimos minutos de vida. Por eso le permitiría contestarle así, además, tampoco era su propósito ganarse su respeto... no era eso lo que buscaba... lo que buscaba era diversión, espectáculo... y aquel era uno muy bueno.

Percibía las ganas del Ace de echársele al cuello. Lo veía en su mirada, en la postura tensa y agresiva que mostraba a cada instante. Era divertido... le gustaba ver su impotencia. Nadie, nunca, había logrado ponerle la mano encima, salvo tal vez Gemini en alguna ocasión. Pero verle tan nervioso, tan tenso, le hizo ampliar su sonrisa y dejó bien claro con ella que se estaba divirtiendo mucho a costa del dragón.

"¿Tú crees?. Normalmente los ryujins son criaturas muy poco mentirosas y has tenido la suerte o la desgracia de encontrarte con uno apenas corrompido. ¿De verdad crees que tu dulce angelito es capaz de mentirte?." inquirió enarcando una ceja con la única intención de ponerle nervioso, dando la impresión de que sabía más de Mirthais que Sergei.

Y para ser justos... tal vez supiera más del peliblanco que el dragón, no por nada había estado observándoles con gran interés desde que estaban juntos. El emparejamiento de un Ace era algo digno de ver, en especial cuando el titiritero en cuestión parecía tener gusto por los Aces... no había muchos seres allí que hubieran logrado congeniar con los perros del Hilandero, y sin embargo aquel tierno angelito ya tenía a dos en el bolsillo... aquello era interesante... muy interesante...

Observó con suma atención como el supuesto Mirthais se abalanzaba sobre Sergei, y como éste, con unos segundos de retraso logró esquivarle e inmovilizarle sin lograr evitar que le hiriera en el brazo con el puñal que él le había dado al peliblanco. Ambos quedaron en el suelo, frente a él, como si quisieran darle un primer plano del desenlace final de la obra.
Que Sergei volviera a dudar le exasperó. Casi estuvo a punto hundir el puñar él mismo en el cuello del vencido. Sin embargo la espera era la mitad del placer, lo sabía y siempre lo había respetado. Tan sólo esperaba que aquellos dos le dieran un final digno de tanta espera...
Cruzado de brazos y recargado en la cruz en la que había aparecido el supuesto ángel, no apartó su mirada de la pareja, expectante.

Por su parte, Mirthais miró suplicante a Sergei, ahogándose con la presión del filo contra su cuello, sintiendo su propia sangre gotear por su piel. Había demasiada sangre... demasiada sangre y heridas abiertas para alguien que supuestamente se curaba solo y al instante...

"Sergei... Sergei, por favor... no lo hagas... por favor..." suplicó mientras unas falsas lágrimas salían de sus ojos.

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Vie Nov 14, 2008 7:22 pm

Sabia que el "payasito" aquel solo quería diversión de ahí sus constantes negaciones a ceder a sus pueriles caprichos, si bien "papi" lo controlaba eso no quería decir que -cualquiera- le movería a su antojo y hasta esos momentos el extraño no había hecho gala de los rumores que se decían de el, bastante decepcionante a su parecer.

Maldito...carnero...- fue lo que pensó al mirar la sonrisa que tenia, en aquellos momentos sabia que se regodeaba con la situación que el tenia para resolver...así era como disfrutaban los allegados a Gemini, la sangre y el dolor eran divertidos pero no duraban mucho se desechaba el cuerpo y listo..en cambio torturar a alguien de la manera en como lo hacían con el resultaba "gracioso" y el arrepentimiento que le acarrearía seria eterno, era la burla perfecta.

Tenerle tan cerca...le hacia sentir raro, forcejeaban pero no sentía la energía de Mirthais no como antes, su olor..su presencia..no eran las mismas incluso su tono de voz era diferente, molesto a su parecer, la duda creciente en su corazón era diseminada..pero aun algo de ella estaría latente, ¿si no era el real?...debía buscar los medios, después para comprobar que su amante...su ryujin estaba con bien.

-Si creo que es capaz de mentirme....- contesto interpretando el papel de Judas que desde el comienzo se le había impuesto.- No dijo el nombre de aquel con el que fornico así que...me mintió o oculto la verdad como mejor quieras darle el termino.- apretó mas la daga contra el cuello eran momentos de suma tensión para el, sentía un débil temblor en su mano.

Su mente, esa que le traicionaba a cada momento dibujaba las imágenes de Mirthais...gimiendo...llorando por mas...jadeando e incluso sonriendo...debía dañarse la imagen que tenia de su amante, tendría que ensuciarlo...vejarlo en su pensar para dar el paso final, para dejar que el tan ansiado telón cayera en la deplorable obra que se llevaba acabo.

El brazo ardía como si el metal del puñal estuviese expuesto al rojo vivo, su sangre manchaba ambos cuerpos y a su vez la de aquel Mirthais no dejaba de correr, lo había notado si, aunque no fuera al que amaba tenia su forma, indirectamente lo traicionaría para el semi deleite del bastardo que tenia enfrente.

Perdón....- lo decía de corazón a sus adentros que tonto era... el amor sin duda le había ablandado el alma, su mano apretó y dio un sagaz movimiento para cortar la yugular de aquel cuello, seguido le soltó para que el cuerpo se desplomara al piso y terminara por desangrarse...dejo caer su mano con el arma a uno de sus costados...las finas gotas de sangre descendían por la punta y no notaba la presencia de gritos...su frió mirar estaba clavado en el otro.

-Fin.- pronuncio con solemnidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Vie Nov 14, 2008 10:18 pm

El falso Mirthais temblaba bajo el agarre de Sergei. Temblaba de miedo pero también de rabia. No entendía cómo había podido caer tan pronto en una lucha con el dragón. Aceptaba que fuera un Ace y que fuera más fuerte que él por ello, tal vez también fuera porque ya estaba herido de antes y él carecía del poder de curación propio de los ryujins... su único poder digno de mención era el de poder adaptar la apariencia de cualquier ser que hubiera visto antes.

Detestaba estar sometido, detestaba sentir el frío de la daga en su cuello, detestaba la mirada de Sergei, pues no presagiaba nada bueno para él...

"Mentir y ocultar la verdad son cosas distintas, mi querido Ace de Diamante." replicó Kirilian desde su posición.

Se había percatado ya de que el pelinegro sabía que quien tenía debajo no era su ángel, y sin embargo todavía parecía reticente a darle el golpe definitivo que le facilitaría la tarea de salir de la Mansión. No entendía por qué tenía tantos reparos en darle muerte de una vez a alguien que no había dudado en matarle cuando había tenido ocasión.
Sergei era un dragón realmente curioso. Pese a tener un carácter tan temperamental, propio de los de su raza, lograba controlarse muchísimo más que cualquier otro dragón al que hubiera visto antes. Y lo cierto era que aquella apariencia fría e impasible podía llegar a intimidar mucho más que un tremendo ataque de cólera.

El peliblanco negó con la cabeza, desesperado, sintiendo como su labio inferior temblaba al ver la decisión final que había tomado Sergei y trató de debatirse en un último intento por escapar y librarse de aquella muerte. Sin embargo no logró huir antes de que el Ace le pasara el cuchillo por el cuello. Trató de tapar su herida, que lanzaba un gran chorro de sangre a cada latido de su corazón, y pronto el charco que se formó bajo él fue aumentando considerablemente de tamaño.

El moribundo sollozó y poco a poco fue quedándose más y más blanco hasta que las fuerzas le abandonaron, todos sus miembros quedaron lacios sobre el suelo y su rostro cayó a un lado, con la mirada perdida y los labios entreabiertos, dejando entrever como un fino hilo de sangre salía entre ellos y goteaba hasta el suelo.


Kiril sonrió complacido. Estaba impaciente por terminar, pero aquella escena merecía unos instantes de silencio para terminar de degustar hasta la última de las emociones que cargaban el ambiente, provenientes de Sergei y del cadáver. Además, no quería interrumpir al dragón de la despedida que parecía querer darle al desconocido que yacía en el suelo. Por mucho que lo intentaba no lograba entender el por qué del comportamiento del Ace por alguien que no conocía, siendo que había hecho tantas otras atrocidades para conseguir el puesto que ostentaba en aquellos momentos. Era realmente curioso...

En cuanto pasaron unos minutos, Kirilian abandonó su cómoda postura y caminó hacia el dragón, rodeándole y quedando a su lado izquierdo, casi a su espalda.

"Tal vez merezcas más que pasar a la próxima prueba... un espectáculo así no se ve todos los días y personalmente creo que hay que premiar una actuación tan sublime. Uhm... supongo que... te interesará saber quién es ese 'otro' con el que estuvo Mirthais." dijo alzando las cejas y observando con atención la reacción que pudiera tener Sergei al nombrar aquel detalle. "Yo sé quién es ese 'otro'... y bueno... podría decírtelo si quisieras." añadió enarcando una ceja y juntando sus manos a su espalda.

Sería de lo más interesante ver el encuentro que tendrían ambos después de aquello. Si Sergei aceptaba que le dijera que había sido Nerion quien había yacido con su ángel hacía tan sólo unas noches. Por una parte el dragón se alegraría de no haber tenido que matarle de verdad y además estaría todavía convaleciente por haber tenido que ver como aquel ser, con la apariencia de su amado, moría entre sus brazos. Y por otra parte la rabia y el enfado harían presa de él... sí... sería un entretenimiento que podría dar bastante de sí...

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Dom Nov 16, 2008 6:55 am

Pensaba que había aclarado desde el principio su manera de actuar, era sometido...si, a los deseos de su dueño...eso estaba clarísimo, no podía ir en contra de lo que él mandase o de lo que EL y solo EL le obligase a hacer, pero cosa distinta era complacer al "segundo", "tercero" o "cuarto" al mando, aunque fuese mas fuerte que el mismo...rechazaba eso...los dragones seguían a un líder tan solo hasta que ese líder se enfrentaba a todos los machos de la manada o grupo, de derrotarles se ganaba la obediencia de todos...a su juicio ningún Ace lo había derrotado y aun menos aquel que estaba delante de él.

Limpio su daga para guardarla debajo de sus ropas donde era su lugar, el "impostor" le daba una ligera lastima, el mataba si...para ascender solamente, no lo hacia por placer y menos ante algo o alguien que podría ser catalogado como "inocente", latente en el estaba aun un poco de "humanidad" no era un demonio que se dejaba llevar por las ansias de muerte, ni un licano que lo hacia por proteger su territorio y menos aun un vampiro que únicamente encontraba en la muerte un medio de subsistencia...no el era un Dragón y su raza no mataba por gusto.

Ideales tontos que alguien día le darían la espalda, pero mientras y siendo un Ace pocos le discutían su manera de proceder y los que lo hacían…pues simplemente eran ignorados.

-¿A juicio de quien?...el mío o el tuyo...cada quien lo maneja a su conveniencia, además dudo que te importe mucho.

La sangre de aquel infeliz, mojo sus pies..le observo adoptar aquella expresión tan vacía, tan llena de miedo...tan impotente ese rictus de muerte, saco el puñal que tenia en el brazo soltando con ello un jadeo de dolor, sin duda había rasgado un tendón o dos en el proceso, su brazo goteaba sangre y punzaba...y muy en contra de lo que pudiera pensarse se inclino hacia la criatura muerta para cerrar sus parpados...dolía aunque sabia que no era Mirthais...se imaginaba en un futuro cercano haciendo lo mismo con el real...era mejor que se adecuase a la sensación...porque dentro..bien dentro tenia en cuenta que si el Hilandero dejaba pasar su "enamoramiento" era solo para preparar algo mucho peor que una simple y burlesca obra.

Un ser anónimo para el claro esta pero con todo aquello había tocado una delicada fibra en su vida...pocos lo entendían pero quien no era raro en su proceder a veces. Respiro hondo para erguirse de nuevo...ya quería acabar con aquella farsa de una buena vez.

Su raro acompañante empezaba a tejer toda una madeja de "melodrama" alrededor suyo con aquella proposición, ¡les había dado lo que pedían! y...si desean llanto y gritos desde un inicio como -toque especial- hubiesen pensando en traer al verdadero Mirthais...desde el inicio. Gruño por lo bajo ante ese ofrecimiento...veneno era lo único que destilaba esa boca...si sentía celos..serian solo para el..y siempre podría seguir "actuando".

-Y tu estarías feliz de decirlo..¿cierto?, feliz de que pensara que las sonrisas de ese ryujin fueron fingidas y de que sus caricias han sido una mentira también de que me ofuscase y blah blah blah...que siguiera todo lo demás, entretenido si puedo llenarme de ira y rabia...puedo incluso llegar a matar por celos....podemos especular mucho, pero al final la decisión aquí y en estos momento no es mía, deja de bufonear y termina con esto.

Hablo...sintiéndose en verdad tenso...quería y a la vez no quería saber ese nombre, de igual manera alguna sospecha nacería en el con tiempo...e investigación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Lun Nov 17, 2008 3:07 pm

El dolor que reflejaba el rostro del Ace era simple y llanamente delicioso. Tanto cuando extrajo la daga de su brazo como cuando observó al falso Mirthais en medio de un charco de sangre. Sin duda alguna estaba pensando en el verdadero, Sergei era como un libro abierto en aquellos momentos.
No sabía exactamente los planes que tenía el Hilandero para aquella pareja, lo cual le daba un punto de misterio al asunto, y, aunque sabía más o menos algo, nunca se le hubiera ocurrido traer al verdadero a aquella función privada. Sin Mirthais, Sergei ya no le serviría para nada. Seguramente daría un espectáculo sin precedentes teniendo que matar a su amante, pero después de eso ya pocos juegos resultarían divertidos con él. Además, el ángel habitualmente era una pieza clave en los juegos de Gemini, no podían prescindir de él con tanta facilidad.

Ante las palabras del dragón, Kirilian no dijo nada. Qué sentido tenía replicarle. Como bien había dicho Sergei, a él no le importaba lo que pensara, sólo le importaba lo divertido que podía ser ver el punto de vista de cada uno mientras disfrutaba del espectáculo sin intervenir.
Sonrió ante las quejas del Ace. Había que ver... qué inocente podía a llegar a ser aquel dragón.

"Te equivocas, pequeño dragoncito." dijo con una sonrisa divertida. "En todo caso estaría feliz de que pensaras que sus besos y sus caricias eran mentiras... no me he ofrecido a decirte si sus actos son verdaderos o falsos, o si realmente siente amor por ti, si te lo dijera perdería toda la gracia... Yo me he ofrecido a decirte con quien estuvo revolviendo las sábanas sin que tú lo supieras." dijo acuclillándose a su lado. "Pero lo cierto es que tengo ganas de que esto termine... deseo ver tu cara cuando la obra llegue a su fin..." añadió con una sonrisa perversa. "Será realmente divertido, ya lo verás... Por ahora, lo que debes hacer es coger aquella cajita de música y averiguar de dónde es la llave que contiene. Ya te he dicho bastante por esta vez, si eres listo sabrás interpretar bien mis palabras, además... no es tan entretenido si yo os lo resuelvo todo, ¿no?." dijo levantándose poniendo los brazos en jarras, esperando a que el dragón cogiera la caja de música que descansaba todavía en el centro del escenario, junto a la cruz de madera, y a que Gemini hiciera la aparición que él tanto estaba esperando.

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Lun Nov 17, 2008 10:05 pm

Ese "libro" aun tenia un montón de paginas por ser leídas y otro montón de paginas en blanco, no había ser que alcanzara a comprender a otro en su totalidad aunque controlase su cuerpo..su alma y hasta su mente. Si sabia que era contraproducente mostrarse tan abatido por la muerte de alguien que solo tenia la forma de su amado, pero ¿porque privarse de ello? tantos siglos aparentando tener una mascara...tanto tiempo sin sentir algo así por alguien...se percataba que era arrastrado a un vacío aun cuando tuviera presente el alivio que le provocaba que el verdadero Mirthais estuviese por lo menos vivo.

El punzante dolor en su brazo le mantenía semi atento a las palabras del ser aquel...la sangre no paraba pero no era una herida "peligrosa", aun sostenía el puñal..el arma homicida en aquella escena. El silencio les invadió al parecer ninguno tenia mucho que decirse después de haber participado en la "escena" final de aquella obra. Su mente era una gran desastre ya lo que viniera después parecía ser de menor intensidad que lo anterior aunque podría casi apostar a que no seria así..aun si Amo no se dignaba a aparecer...el silencio de parte del Hilandero lo incomodaba o mas bien asustaba.

"Lo que debes hacer" le decía.....¡¡¡carajos!!! con el de cuernos que no entendía o debía ponérselo por escrito, para dejarle en claro que nunca se dejaría mover por deseos que no fuesen los suyos o los del maldito que lo controlaba, eso lo desquiciaba por completo aunque su apariencia no lo evidenciara.

-La verdad siempre sale a la luz, dicen por ahí y sabes algo ya todo lo que siga después me da igual, si existo..si no...si el muere si no lo hace, haz logrado que mi sentido de subsistir se apague, no se si agradecerte o de mínimo intentar romperte la boca para que dejes de sonreír de la forma en que lo haces.- a saber si actuaba o decía la verdad...quizás ahora el bufón era el mismo, cuando escucho lo de finalizar la obra sonrío quizás la tortura mental terminaría para pasar a la física.- O si divertido no puedo esperar a verlo.- eso ya no inmiscuía a su relación amorosa.

Observo la cajita y luego al otro...la cajita y luego al otro....suspiro con pesar podría decirse.

-¿Y si no lo hago?...digo a estas alturas que mas da...si la puta llave no abre nada o si me lleva a otro de tus "bien" elaborados acertijos.- su voz era simple...sencilla mientras caminaba para sostener la caja y la arroja a los pies del otro, que insolente se mostraba....que mal dragón era.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Lun Nov 17, 2008 10:51 pm

Ver las reacciones de los demás frente a sus pruebas siempre había sido lo más interesante de todo. Y con el tiempo había ido aprendiendo cuáles eran las reacciones verdaderas por mucho que sus juguetes las escondieran bajo máscaras, por muy efectivas que éstas fueran... Y lo cierto era que no creía que Sergei hubiera perdido las ganas de subsistir... Estaba seguro de que si ahora cogía a Mirthais y amenazaba con matarle él mismo, el Ace intentaría evitarlo... aunque claro, eso no formaba parte del plan...

Al escuchar su amenaza rió abiertamente, haciendo su sonrisa mucho más amplia. Era una sonrisa burlona a la vez que divertida. Ya le había advertido de que aunque lo intentara nunca lograría rozarle siquiera... pero aún así Sergei estaba en su derecho de intentarlo.

Vio como miraba a la cajita y enarcó una ceja al escuchar la pregunta. Al instante la cajita cayó a sus pies, rompiéndose una de las delicadas esquinas de madera. Kirilian no hizo amago de hacer desaparecer su sonrisa de su rostro. Muy al contrario, chasqueó los dedos e hizo aparecer un sillón tras él en el cual se sentó, con una pierna sobre la otra y un codo apoyado en uno de los brazos del sillón.

"¿Acaso crees que me va a preocupar?. Si no quieres salir de aquí es asunto tuyo... pero nada te va a librar de haber hecho esta prueba y de lo que eso conlleva..." dijo sonriendo con auténtica malicia. "De todos modos... si quiero volver a jugar contigo lo haré... de eso no debe caberte la menor duda. Como le dije a Nerion en su momento, eres tú quien está aquí para entretenerme, no al revés." añadió entrecerrando levemente la mirada y torciendo la sonrisa.

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Miér Nov 19, 2008 7:19 pm

El otro no sabia hasta que grado podría el estar cambiando en esos momentos de enfrentarse a una situación similar a la anterior de nuevo, sabia que el desenlace seria distinto el no era predecible en lo mas mínimo y si estaban pensando , incluso su amo, el que lo fuera se encontrarían con una agradable sorpresa, el amor lo hacia fuerte pero no cegaba su buen juicio.

La risa de nuevo, esa que le taladraba hasta el ultimo músculo de su cuerpo, quizás no podría tocarlo...quizás no podría vencerlo, pero caso omiso haría a todas y cada una de sus ordenes y no ganaba nada pero así era el un espléndido espécimen de las mas pura terquedad. Sostuvo el puñal ensangrentado con el brazo que le servia y si mas lo arrojo contra el extraño, este se clavo en el sillón recién aparecido a milímetros del cuello del de cuernos..si no podría lastimarlo nunca.

Anduvo hasta el, balanceando su brazo herido de un lado a otro...no respondía a sus deseos por moverlo quizás había quedado inservible y sin mas con la pura y simple tranquilidad se sentó al lado del bufón mirando el maltrecho escenario y las gradas también.

-Mi cometido en la vida esta cumplido si tu disfrutas, pero sospecho que te diviertes "mas" con los demás que conmigo..anda -dale- a lo que sigue haz que la sonrisa burda que tengo ahora se me borre...que suplique por mi vida...que sea lo a tus ojos diviertan mas.- un reto..un desafió, un orgullo de los que pocos podían presumir, su mirada tenia un brillo uno que pensaba haber perdido ya.

La llave yacia en el piso con una promesa "falsa" de libertad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Jue Nov 20, 2008 5:09 pm

Ni siquiera se inmutó cuando Sergei le lanzó el puñal, que terminó clavado a escasos milímetros de su cuello. Sergei era terco, sí... pero se había topado con algo a lo que no podría resistirse. Llevaba demasiado tiempo allí, doblegando las voluntades de todos los que entraban en sus juegos, como para que un dragón cabezota se le planteara como un problema difícil de resolver.

Sin borrar su sonrisa de los labios, una sonrisa que sin duda podía llegar a desquiciar a quien debía soportarla, siguió el caminar cansino del Ace hasta que se sentó a su lado. Iba a ser una auténtica delicia ver cómo le borraba la sonrisa de la cara al pelinegro... de lo más divertido...

Con un suave movimiento, alzó su mano izquierda y desclavó el puñal del sofá, cuyas hebras que conformaban el tapizado, volvían a entrelazarse entre sí, borrando cualquier evidencia del tajo. Chasqueando los dedos, la llave desapareció del suelo y apareció en su mano. Dejando reposar el arma a su lado, sobre el sillón, giró el rostro hacia Sergei, manteniendo la llave entre sus dedos.

"Bien... verás... una vez alguien entra en una prueba así y la supera, debe pasar a la siguiente fase. La verdad es que nunca me había encontrado con nadie que no quisiera luchar por conseguir lo que les ofrezco, pero tú no vas a ser el primero en negarte." dijo con voz calma, suave, pero dejando en sus ojos una clara amenaza. "Siempre he preferido que mis juguetes vayan con cierta voluntad propia, que vayan porque quieran, por el premio que les espera si logran pasar todas mis pruebas, pero si la libertad no es suficiente aliciente para ti, tal vez podamos solucionarlo y poner algo más... 'interesante'." añadió entrecerrando los ojos y sonriendo con malicia. "Vas a coger esta llave y la probarás en todas las puertas de la mansión hasta que des con la acertada... sino lo haces y te niegas a pasar la prueba, no seré yo quien guíe tus pasos hasta ella para obligarte a hacerla, pero te buscaré un sustituto que sí quiera luchar por tu libertad..." indicó mirándole con picardía. "¿Adivinas quién, de todo este Teatro, estará dispuesto a pelear hasta la muerte con el único fin de que tú logre salir de aquí?." inquirió, enarcando una ceja, dejando bastante claro quien sería el único allí que se sacrificaría por el dragón pese a saber que no recibiría nada a cambio.

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sergei
Ace de Diamante
Ace de Diamante


Cantidad de envíos : 1144
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Vie Nov 21, 2008 8:24 pm

Estaban en un punto "neutro"..¿cierto?, por un lado el que mandaba de forma inflexible y por el otro quien supuestamente debería acatar aquellas sus ordenes como el buen perro que era. Era mas el cansancio mental que pudiese estarle afectando, que el físico incluso la posición daba como para dormir un buen rato...claro si no estuviese en medio de aquella curiosota prueba de al cual ya esta mas que arto.

Un castigo se le era preparado uno que parecía "premio" de eso podía estar seguro a las mascotitas de Gemini no debía de molestárseles aunque dieran motivos de ello.

Miro la llave de reojo mientras su mano sana se pasaba por sus cabellos, no emitió sorpresa alguna al escuchar la palabrería que el raro ser le estaba dando.

-Es que no puede ser un premio, me crees idiota; de ti o de "El" no puede venir nada bueno o sano, si se divierten a costa de todos aquí es solo porque "pueden" hacerlo que uno este atado a complacer sus mezquinos deseos no quiere decir que se desee lo conducente a ellos aunque sea una concesión por conseguir sobrevivir a sus jueguitos.- ya hablaba en un tono mas calmo en realidad lo estaba.

El timbre usado por el de cuernos ya era de "ordenanza"....y además le soltaba aquella semi amenaza, ¿acaso tendría que traer a Mirthais para hacerlo reaccionar?, lo dudaba francamente y ante eso solo soltó una ligera sonrisa de sarcasmo y melancolía quizás, se le hacia mucho el tiempo que no había visto al ryujin y debía acostumbrarse a eso después de ese acontecimiento.

-Sabes creo que engrandeces mucho el amor que el pudiese tenerme, ¿quien dice que no allá alguien mas? enamorado de mi persona, como para sacrificarse por mi...- recalco eso ultimo mientras se giraba a kirilian y tomaba sin mas la llave para ponerse de pie.- Me dirás cual es la puerta en donde debo probarla...y lo harás porque deseas tanto o mas que yo que esto se termine.- aclaro con firmeza y sin retroceder en su postura de necedad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kirilian
~‡-Joker-‡~
~‡-Joker-‡~


Cantidad de envíos : 100
Localización : No importa... os veo.
Fecha de inscripción : 30/07/2008

MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Vie Nov 21, 2008 8:40 pm

Sabía que Sergei cedería, era una amenaza demasiado seria como para pasarla por alto y arriesgarse a que se convirtiera en realidad. Si bien el dragón podía ser un ser extremadamente terco y aparentemente frío, sabía que no traicionaría al ryujin. Era algo predecible y hermoso a su manera, tal vez no tanto como la fidelidad que Nerion le guardaba a Gemini, pero seguía siendo intrigante.

Sonrió al escucharle y entrecerró los ojos, mirándole con cierto aspecto felino.

"No deberías dar las cosas por sentadas tan pronto. Tal vez deberías esperar a pasar todas las pruebas para juzgar el resultado." respondió alzando las cejas. "Te aseguro que hubo muchos que lograron salir. Sé que no me creerás, pero tampoco tengo la obligación de darte explicaciones..." añadió encogiéndose de hombros.

Enarcó una ceja frente al rostro del dragón, feliz de que tomara al fin la llave y negó con la cabeza.

"¿Acaso te crees tan popular?, ¿tan apuesto?." inquirió con una sonrisa maliciosa. "Te hacía terco como una mula, no vanidoso... pero supongo que siempre se descubre algo nuevo de donde menos te esperas." dijo con un punto de picardía en la mirada.

No era asunto suyo decirle si Mirthais era o no era el único en la mansión capaz de incluso dar su vida por él. Qué sentido tendría chivárselo... estaba deseando ver el reencuentro entre esa parejita, se le antojaba de lo más interesante.
Al escuchar las palabras de Sergei sonrió de lado.

"Lo cierto es que sí..." reconoció con una mirada peligrosa, como si su cabecita peliverde no estuviera maquinando nada bueno, y en realidad así era. "¿No te suena de nada ese tipo de llave?. Eres un Ace, has ido más de una vez a las celdas del sótano..." dijo recostándose cómodamente en el sillón y apoyando uno de sus codos en el brazo del asiento.

Estaba deseando verle en la siguiente prueba... pero le dejaría algo de tiempo para reponerse. Además, necesitaba tiempo para idear algo a la altura del dragón...

_________________
Toda solución genera nuevos problemas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una obra muy especial   Hoy a las 6:38 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Una obra muy especial
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» El especial de One Piece centrado en Nami se estrena en agosto
» Un amiguito muy especial [Lerriuqs + Libre]
» Tv3 - especial resultats eleccions
» Cambios (en especial lo que refiere a las TH)
» Miles de flores y una especial [Priv. Banbi Sakurai]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: ♠Mansión♠ :: Salón Principal.-
Cambiar a: