♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Las tumbas (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Las tumbas (Privado)   Vie Dic 12, 2008 1:12 am

Uriel y el vampiro caminaron por largo rato a trabes de los pasillos y pasadizos de la mansión, hasta encontrar la conocida escalera de mármol en espiral. El pequeño trago saliva duramente y dudo durante segundos interminables, pero finalmente se decidió a bajar escalón a escalón. Parecía no tener fin, en tanto el próximo piso no se adivinaba desde la escalera. Avanzaron juntos en silencio, hasta que finalmente llegaron al subsuelo.

Ni bien llegar toda la fuerza de voluntad de Uriel se fue al desastre. La visión que les dio la bienvenida no era del todo inspiradora. Cientos de tumbas cerradas y polvorientas reposaban por toda la sala, dándole un aspecto bastante siniestro. Al rubio jamás le habían gustado las tumbas, por sobre todas las cosas, al soñarse muchas veces dentro de una. Era un sueño recurrente desde que su cáncer había empezado a comerlo lentamente.

Tembló como una hoja y se acerco un poco al mayor, sin tocarlo o ponerse detrás de él. Le observo con un claro gesto de temor- C-Con que esto hay en el subsuelo...-murmuro, tratando de no mirar a los cajones. Realmente sentía aberración por ellos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Vie Dic 12, 2008 1:26 am

Sebastian miró curioso a las reacciones realizadas por el menor y se sonrió ante ello, el miedo simplemente hacía que la sangre hirviese más, por lo tanto un aroma mucho más fuerte saldría e impregnaría su nariz.

"No tenga miedo joven Uriel." Musitó serenamente poniéndole una mano en la cabeza de cabellos sedosos, jugando a despeinarlos levemente, con su sonrisa de siempre. "Son simples ataúdes y por lo veo, hay cientos que están vacíos y descuidados, no hay razón por la cual perder compostura."

Claro, para el vampiro era fácil decirlo.
En la literatura se decía que criaturas como él dormían dentro de los ataúdes durante todo el día, algo que Sebastian encontraba una estupidez y no le hacía removerse en ningún momento al respecto.

"Aún así no me explico el por qué habrían todos estos ataúdes aquí abajo..." Pensó

El sirviente de Nerion dió un par de pasos relajadamente mientras tocaba una de las polvorientas tapas de los ataúdes, quitándole de encima la suciedad para intentar ver si tenía algo inscrito pero... no tenía nada.

"Supongo que... ¿Quiere seguir observando por aquí no es cierto?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Vie Dic 12, 2008 1:45 am

Trato de darle una débil sonrisa, pero fallo miserablemente. Sin embargo la caricia logro reconfortarle y calmarle un poco. Agradecía haber venido con Sebastian, de solo pensar el estar solo rodeado de tumbas se le ponía la piel de gallina. Imagino, ingenuo, que tal vez esos ataúdes no eran para personas muertas, sino que eran usados por seres como Sebastian. Él solo conocía las viejas y absurdas tradiciones humanas con respecto a los vampiros, y la actitud del mayor parecía confirmarle sus ideas. Se movía con gracia y sin miedo entre los ataúdes.

Y por mucho que trataba de calmarse, tenía cierta reticencia al lugar. Le recordaba demasiado a sus feos sueños afiebrados.

Pero a pesar de eso no iba a rendirse, menos luego de haber arrastrado a Sebastian con él todo el camino hasta allí. Camino lentamente hasta los cajones, para espiar los movimientos del mayor- T-Tienes razón... No debo dejarme amedrentar -volvió a darle una sonrisa agradecida a Sebastian, antes de inclinarse sobre la madera y abrir el cajón. No había nada allí, ni la menor marca de polvo, solo el suave y acolchonado interior relleno de seda suave. Perfecto para descansar o reposar allí...

-S-Sigamos recorriendo-indico, antes de quitar la vista del acolchado interior del ataúd. Era uno de muchísima calidad, para su sorpresa. Se volvió a erguir, mirando nervioso a su alrededor. No podía evitarlo, el lugar estaba muy oscuro...-¿N-No habrá alguna vela o lámpara cerca...? –pregunto, como si hablara consigo mismo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Vie Dic 12, 2008 1:55 am

"No veo ninguna." Comentó con naturalidad el pelinegro, que había sacudido sus manos para eliminar todo rastro de polvo de sus palmas y comenzar nuevamente a caminar, aunque esta vez iba delante de Uriel, ahora si podía entender que solamente era un crío y era más que obvio que estaba muerto de miedo en ese momento.

Sino, no pediría una lámpara o una vela para iluminar el lugar, por que para ser sinceros, la visibilidad era pésima. Agradecía que al ser un vampiro tenía los sentidos mucho más desarrollados que los de los seres humanos.

"Si tiene tanto miedo, procure caminar cerca mío entonces, joven Uriel."

¿Miedo?
Esa palabra no existía en su amplio diccionario, tantas cosas vistas en tan pocos años le daban la experiencia suficiente como para afrontar todo lo que se pusiese enfrente suyo.
Inclusive los misterios que parecía traer consigo esa posible sala maquiavélica.

Aunque creía que todo era exactamente igual en todo lo ancho de las catacumbas...
Ataúdes por montones y la escalera de caracol por la cual habían llegado.
¿Había algún significado posible para ello?.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Vie Dic 12, 2008 2:24 am

Avergonzado.

Esa era la única palabra que podía describirle ahora. Se sentía tan, tan, tan tonto con respecto a su situación. Había tratado de seguir el consejo de Sebastian y había fracasado patéticamente otra vez. Era ciertamente un completo inútil y ahora, como para realzar su poca fuerza tenia unas ganas terribles de llorar.

Pero no, por mucho que estaba costándole, no lloraría ¡Claro que podía ser fuerte! Solo necesitaba endurecerse un poco y confiar mas en si mismo, como le había indicado el vampiro con certeza en sus palabras. Quería llegar a ser alguien mucho más sereno y menos miedoso. No quería ser un crío toda la vida.

Por eso junto valor y se trago sus lagrimas y sus lloriqueos hasta hacerlos desaparecer. Se acerco nuevamente a Sebastian cuando estuvo seguro de que su rostro estaba francamente aceptable, aunque no dejaba de notarse una pequeña luminosidad en sus ojos. En un impulso le tomo la mano y le volvió a sonreírle débilmente.

-C-Caminare a su lado ¿E-Esta bien así? -le indico. No, no iba a recriminarle al vampiro el llamarle miedoso, por que si había sentido miedo y no podía fingir no tenerlo. Ahora, en consecuencia, trataría de caminar hombro a hombro con el mayor. No detrás, no adelante, sino tratando de ser un igual.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Vie Dic 12, 2008 3:02 am

Seguía dando pasos a lo largo del oscuro lugar para cuando sintió que la mano del menor le tomaba la suya, un contacto bastante sorpresivo y algo impertinente por parte de Uriel, más no se lo recriminó, no tenía por que.
Uriel solamente tenía miedo y estaba poniéndo a prueba que esos temores podía intentar dejarlos atrás.

No hizo un gesto de apartarle la mano, simplemente siguió caminando, en verdad que el lugar estaba lo bastante desolado ya que los pasos de ambos eran los únicos que resonaban en la sala.
"Entiendo." Respondió ante el aviso de Uriel por sobre caminar a su lado.

Bien, todavía por más vueltas que le diese en su cabeza al pensamiento del menor en pasearse por este sitio de la mansión no encontraba alguna posible idea, coherente.
Como fuese, los niños eran curiosos, de seguro y era solamente por eso.

"¿Está intentando superar alguna clase de temor al venir aquí?" Acotó cuando ya estaba lo bastante cansado de darle vueltas a la razón del "paseo".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Vie Dic 12, 2008 3:55 am

¿Sebastian estaría enojado con él? Al menos el menor tenía sus dudas, luego de sentir el trato más cordial y frío en esta ocasión. Esperaba realmente no haberlo hecho enojar, por que era lo que menos deseaba que le pasara. Sabia que no podía agradar a todo el mundo, pero al menos quería mantener una relación amistosa con aquel hombre amable y elegante.

Además seguro era su culpa si estaba enojado, ya que en un principio no lo estaba.

Dejo de darle vueltas al asunto cuando la voz le interrumpió, arrancándole un gesto nervioso y avergonzado- A-Ah... Bueno, más o menos...-admitió, para quitar el polvo que acababa de ver en sus detalladas ropas. Bestia casi a la usanza inglesa antigua y hasta portaba un sombrero, siendo todas ordenes de Gemini. Su 'Amo' gustaba de la ropa antigua y Uriel debía obedecer. En realidad, el pequeño tampoco se quejaba aunque si le parecía algo rara.

- Quería venir a ver el subsuelo, por el simple hecho de conocer la mansión en su totalidad. Aunque también tengo que admitir que es como una prueba, un reto... Y-Yo... Antes no salía mucho y, esto sonara un poco tonto pero, estaba algo emocionado cuando empecé a investigar. Asusta un poco, y aun ahora tengo un poco de miedo... Pero es la primera vez que puedo caminar libremente y correr -no sabia como iba a tomárselo Sebastian, o si lograría entenderlo. En realidad, hasta a él le sonaban algo tontas sus palabras. Nada podía hacer, siendo que era como se sentía.

Debido a su larga enfermedad había visto muy pocas veces los patios y juegos a los que los niños de su edad se dedicaban por completo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Dom Dic 14, 2008 7:38 am

Era entendible o eso creía.
Los humanos eran débiles, sencillos, vulnerables a todo, como una verdadera muñeca de porcelana que al resbalar de los dedos de su dueño, caen, se estrellan al suelo y se rompen.
¿Era lo mismo que morir? ¿Existía diferencia alguna en las posibles relaciones que armaba el vampiro al respecto de Humanos y Muñecas?

No creía equivocarse, por eso no se sorprendía de las palabras de Uriel, tan típicas en un ser humano, en un ser que posee la emoción del miedo ante las cosas más sencillas a las más complejas. Cosas como esas los hacían seres de lo más interesantes.

Sus pasos siguieron por lo que eran las maltrechas catacumbas hasta que se detuvo, el sonido que producía la suela de sus brillantes zapatos al dar contra el piso cesó dejando en completo silencio aquel lugar. Sintiéndose con suerte una extraña e incómoda brisa: la soledad.

-Algo me dice que sé por que no me sorprenden sus palabras...- Comentó ladeando levemente el rostro para observar al menor, entre tanta oscuridad lo único que parecía brillar más eran sus intensos ojos color rojizo. -Los seres humanos son así, entienden en que momento sentir miedo y en cual no. ¿Sabe usted joven Uriel por que yo no tengo miedo?.- Le preguntó mientras daba un par de pasos más para alejarse del interlocutor para darle la espalda, no podía permitirse ver con la sonrisa de malicia que se había formado en sus labios al joven.

-Por que hay cosas peores que ver cientos de ataúdes vacíos en un lugar solitario y oscuro. Está lo que es la muerte, el infierno, la venganza, la sangre y ... en otra parte los seres anormales como lo soy yo. "Bestias" si es que desea llamarles así, joven Uriel.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Lun Dic 15, 2008 11:20 am

No podría explicar por que, y tampoco había una razón lógica para ello, pero al momento de ver la ancha espalda de Sebastian y escuchar su voz sintió un ligero escalofrío. Imaginaba que se debía a su mano ahora libre, y la sensación de abandono ante un ambiente terrorífico a sus ojos. Sus enormes ojos azules le siguieron mientras caminaba lejos de él, pero no lo suficiente como para hacer imposible su comunicación. Quiso alcanzarlo ni bien dejo de hablar aunque su propia razón le dijo que se quedara quieto. Seria descortés invadir el espacio personal de alguien que ha dejado claro que quiere un pequeño momento de soledad.

-Pues, bueno...-dijo ni bien junto sus ideas, tratando de darle la mejor respuesta para explicar lo que pensaba- Tiene razón en eso... Deben existir cosas peores pero, la verdad, lo que me atemoriza de los ataúdes es una de ellas. C-Cada vez que los veo pienso que estaré dentro de uno muy pronto. M-Me faltaba muy poco para estar ahí... Por eso no me gustan…-murmuro bajito, como quien no quiere confesar algo vergonzoso, antes de continuar- ¡U-Usted no es una bestia! -repuso entonces, con las mejillas casi rojas por el enfado- U-Usted es mas amable que muchos 'humanos' que he conocido y se permite usar un termino tan feo para con usted...

-P-Puede que suene tonto, o que parezca que soy un miedoso, pero eso es lo que pienso..-se quedo en silencio, aun mirando la figura oscura del mayor recortada por la poquísima luz que lograba penetrar hasta ese piso, la única que les permitía caminar sin chocar o tropezarse.

Era simplemente increíble... ¿Un niña temiendo a la oscuridad y a la vez, caminando con un ser hijo de la noche y que, con solo clavar sus colmillos en su cuerpo, podía matarlo? Los humanos eran criaturas fascinantes en todo sentido. Podían llegar a confiar hasta en el diablo mas malvado o el ángel mas fantástico si solo se les mostraba amabilidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Mar Dic 16, 2008 1:28 am

"Demasiado bueno como para existir en este mundo y en cualquier otro."

En efecto, Sebastian en su vida había conocido a una persona tan cegada por su amabilidad y dulzura. Uriel se desbordaba, eso era notorio, nadie, ningún ser humano del cual recordase había sido capaz de estar consigo y no recalcar la distancia entre ambos: Vampiro y Humano, resultante el miedo.

Sebastian rió ligeramente, en verdad Uriel no le conocía en lo absoluto, como para dar testimonio que él, no era una bestia cuando muy por al contrario si lo era... y en momentos como estos estaba severamente sediento.

-Qué curioso es la única persona que no tiene miedo de mi persona por que ha visto solamente mi faceta amable.- Se volteó para mirarle entre sorprendido y con una sonrisa.
Era oficial, tendría que hacer algo como para que el menor dejase de confiar tanto en su persona... no podía permitirse tanta cercanía con otros.
Los pasos se volvieron a sentir nuevamente pero en dirección hacía Uriel.

-¿Sabía usted que los vampiros son algo sedientos verdad?- Preguntó a lo obvio mientras se arrodillaba enfrente de él. -Esa sed les carcome por dentro y les incentiva a alimentarse de cualquiera... y hay algunos como yo, que están intentando evitarlo a toda costa.- Sus labios se acercaron acechantes a Uriel, afirmándole con sus brazos por la espalda para evitar que huyese.

-Si se lo pido como amigo joven Uriel...- Susurró pegado a su oído -¿Usted me dejaría beber un poco de su sangre?-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Mar Dic 16, 2008 7:05 am

Estuvo a punto de interrogarle el por que estaba tan mal su confianza. Desde su punto de vista, Sebastian aun no había realizado una acción que mereciera su miedo o sus dudas. Había sido suave y amable y eso era algo valorado por el menor. Debía, entonces, demostrarle una buena disposición hasta que eventos futuros demostraran lo contrario. Nadie merecía ser tratado de mala manera por tener la piel diferente, y para el joven era el mismo caso con el vampiro. No debía ser discriminado solo por ser diferente.

La alta figura del mayor se cernió sobre la suya, atrapándolo sorpresivamente. Uriel miro con fijeza a Sebastian, sin saber bien a donde iría a parar todo eso. No tenía miedo, pero no podía evitar sentir algo de aprensión. Sebastian estaba tan cerca como para ver todas las líneas de su rostro a la perfección. Uriel estaba nervioso por alguna extraña razón.

Los ojos hipnóticos del niño se mantuvieron en los rojos de Sebastian, tratando de ver más allá de sus palabras. Si, sabia cual era la definición de vampiro y lo que conllevaba. Para vivir consumían la sangre de personas vivas, entre mas, mejor. Ahora el de cabellos oscuros le pedía un favor demasiado difícil, doloroso y peligroso ¿Y si moría? ¿Y si Sebastian había tenido razón al advertirle sobre su propia naturaleza? Nada más hermoso que un rostro seguro trastocado por la duda y el miedo del fuero interno.

-¿U-Un poco? ¿E-Eso significa que no moriré? -no pudo retener mas la duda hiriente en su corazón. Era lo único que necesitaba saber- S-Si me jura no matarme, le dejare hacerlo...-respondió finalmente, cerrando sus ojos y esperando la respuesta del mayor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Mar Dic 16, 2008 8:16 am

Volvió a sonreírse, el muchacho era demasiado bueno y amable. Y que recién ahora podía darse cuenta más profundamente de las vibraciones de la sangre del menor, corriéndo de forma temerosa por sus venas, como si fuese a coagularse en cualquier momento.
Todavía no era capaz de comprenderlo, Uriel era demasiado sensible y más aún bondadoso, ¿No debería en estos momentos forcejear para no ser mordido? ¿O chillar hasta ser una molestia del vampiro y usar la fuerza bruta contra ello?

Uriel era diferente, Sebastian había sido capaz de comprenderlo desde que había escuchado sus últimas palabras que sonaban más a una pequeña condición antes de querer alimentarse de él.

-Se supone que somos amigos, ¿Por que no cumpliría con mis palabras joven Uriel?- Preguntó serenamente mientras seguía con los susurros muy pegados a sus oídos. -No le mataré por que ese no es mi deseo, confíe en mi palabra.- Agregó a modo de apaciguar la inquietud.

Muchas explicaciones no había que dar al respecto, era ahora o nunca.
Dichas las palabras de aliento, Sebastian sonrió amablemente no sin antes haber tocado los cabellos de Uriel con la palma de su mano, acechando hasta el cuello del menor, el cual dejó más accesible cuando jaló suavemente su cabello.
Los colmillos se incrustaron de una manera casi instantánea en el cuello del joven, arrebatándole quién supiese cuanta sangre, pero no demasiada como para dejarle medio muerto o atontado.

"Tan dulce como la inocencia de este joven, verdaderamente estoy dichoso de deleitarme con su sangre."

Pasaron aproximadamente unos dos minutos, antes de que Sebastian, separase el rostro de su cuello, pero no alejándose lo suficiente. Tampoco dejaría expuesta la sangre que aún brotaba del cuello del menor.

-Lo siento mucho, creo que me he pasado. ¿Le ha dolido demasiado el incrustar de mis colmillos a su piel , joven Uriel?- Finalmente ante su "preocupación" de uno de los bolsillos de su negra chaqueta, saco un pañuelo blanco, el cual coloco encima de la mordida del chico, presionándo suavemente para detener el sangrado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Mar Dic 16, 2008 8:03 pm

-B-Bueno yo...-su replica fue aplacada por el mayor y sus frases, dejándole en el mas absoluto de los silencios. Había sido todo dicho y todo establecido y ahora no debía más que enfrentarse al acto en cuestión. Trago saliva, tratando de relajarse lo suficiente para intentar recibir el mínimo de dolor. Sebastian le mordería y estaba seguro, a pesar de la suavidad que pudiera tener el mayor, del punzante y certero dolor en su cuello.

Sin embargo se movió entre las manos del mayor, dejándole el campo libre a su cuello expuesto y marfilado, por el increíble color blanco que poseía. Cerró los ojos, prefiriendo no ver el momento crucial en donde aquellos amenazadores colmillos se incrustaran en su piel. Estaba completamente loco, o eso hubieran opinado las masas de humanos que habitaban la tierra. Entregar una parte tan vulnerable a un ser como Sebastian, a quien recientemente acababa de conocer... Era una locura, mirase como se lo mirase.

El momento llego al fin.

Uriel retuvo una exclamación de dolor, soltando varias lagrimitas en compensación y mordiéndose el labio. Sus manitos se aferraron al elegante traje de Sebastian, abrazándole la espalda en sus erráticos intentos de mantener la posición y no soltar una verdadera queja de dolor. Apenas fueron dos minutos, llenos de molestia y la punzante sensación de los colmillos atravesándole. Había tenido un poco de miedo al principio, pero una vez Sebastian se separo se dio cuenta de lo tonto de sus pensamientos. No le había traicionado, tal y como había prometido, estaba vivo y no se sentía tan mal. Había imaginado que estaría débil cuando terminara de beber, y por el contrario se encontraba solo un poco mareado. Sacudió su cabeza, antes de enfocar sus ojazos en el mayor.

-E-E-Estoy bien... No fue tan desagradable como imagine -confeso, dándole una débil sonrisa. Estaba feliz de haberse envalentonado, sabiendo de lo importante que podía resultar para Sebastian la sangre y, esperaba, el voto de confianza. A él, por lo menos, si le importaba...- ¿Y-Ya esta bien…? ¿Tiene menos sed..?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Mar Dic 16, 2008 8:44 pm

Parpadeó sorprendido un par de veces antes de asentir con una sonrisa amablemente, no estaba tan seguro de que aquella era la respuesta correcta ante lo que acababa de suceder pero estaba conforme con ella.
En dos minutos había sido capaz de beber en cantidad prudente la sangre del menor, una bebida dulce y que le llenaba, al menos eso podía presentir, ya que su cuerpo hervía y se sentía tal y como siempre le sucedía cuando se satisfacía con beber la sangre de algún desvalido ser humano.

Lo extraño era que, en el caso de Uriel solamente había sido un poco y en cambio con las otras personas, las dejaba prácticamente secas y ... muertas.

Soltó el pañuelo, observándo si ya la sangre había dejado de correr, en efecto al menos ya se veía una mordida discreta. Como último detalle el ojirrojo pasó un borde de éste para limpiar las comisuras de sus labios que tenían un poco de sangre.

-Sí, me he saciado gracias a su bondad joven Uriel.- Respondió al tiempo que uno de sus dedos rozaba suave las orbes del menor, para limpiar un posible resto de lagrimillas que no habían aflorado por completo. -Le estoy completamente agradecido, no todas las personas son tan bondadosas como usted, aunque por eso mismo debe de tener cuidado.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Jue Dic 18, 2008 7:51 am

Jadeo nuevamente, aun algo impresionado por la sensación envolvente. Le dolía un poco y picaba, pero no era algo insoportable. Llevo sus deditos blancos a la herida, sacando las últimas gotitas de sangre de ella. Al parecer ya estaba en proceso de recuperación, por lo que no debía de preocuparse. Se llevo los dedos a los labios, lamiendo la sangre hasta hacerla desaparecer antes de hablar.

-¿C-Cuidado? Pero si no ha pasado nada… -dijo entonces, dirigiendo sus ojos a los rojizos de Sebastian- No me haz hecho daño, como me prometiste. Confíe en ti e hice bien –le sonrío entonces, permitiéndole limpiar las pequeñas lagrimas recién nacidas. Ya nunca iban a poder correr por sus mejillas.

Ahí iba otra vez su voto de confianza para con Sebastian. Mas ahora luego de ese incidente. A Uriel le había quedado muy claro lo peligrosos que podían ser los vampiros y lo considerado y suave que era ese hombre con respecto a sus congeniares. La mordida, una marca oscura en su cuello, no había sido extremadamente dolorosa y había dejado de sangrar ya.

Además, la sensación no había sido tan molesta como imagino en un principio. Lo peor, sin duda alguna, fue el molesto y punzante pinchazo cuando los dientes del vampiro cortaron su piel. El resto paso demasiado rápido, solo recordaba una sensación rara de adormecimiento y calor excesivo. Tal vez por eso tenía aun las mejillas algo rojas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Sáb Ene 03, 2009 3:14 am

-Pero en sí su piel es demasiado frágil, de hecho ni siquiera tuve que hacer esfuerzo para poder introducir mis colmillos en su cuerpo.- Su sonrisa había regresado con su naturalidad de siempre. Estaba claro que al menos Uriel todavía estaba en pie y que no se había muerto, él como hombre y caballero había cumplido con la palabra que había dicho.

Ahora si esperaba que la próxima vez que llegase a encontrarse con ese chico, esperaba no verlo cuando se encontraba con su sed de sangre, por que sino.
No sería capaz de poder mantener en pie esa posible amabilidad al alimentarse y de hecho... podría hasta de matarle.

El ojirrojo dió un par de pasos más y al ver el monótono lugar se dió la media vuelta.
Mucho no había que ver y si es que la curiosidad y el miedo ya habían sido suficientes para Uriel, era muy prudente regresar a los pisos de arriba.

-Y bien... ¿Ya ha saciado su curiosidad por este lugar cómo para poder regresar arriba?-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uriel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/11/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Sáb Ene 03, 2009 7:08 pm

Uriel repitió el movimiento hipnótico de sus pestañas sin ninguna razón, ni intención real para hacerlo, al tiempo que revisaba su herida. Sebastian estaba en lo correcto, su piel era demasiado frágil...

-B-Bueno... Supongo que es culpa del cáncer... Nunca fui un niño muy fuerte-admitió. Comprobó que tenia la marca de ambos colmillos, aunque ya no sangraba. De todas maneras trataría de cuidarse o de conseguir algún medico. El solo pensamiento casi le preocupo, siendo que no creía encontrar ninguno. ¿Gemini le curaría? ¿Siquiera se molestaría? No lo veía hacia días...

La pregunta de Sebastian le saco de sus pensamientos. Miro a su alrededor, casi con algo de decepción, antes de volver a acercarse a él y sonreírle-Supongo que ya fue suficiente por hoy, es molesto seguir sin ver nada por mas tiempo –asintió. Además, empezaba a sentir algo de hambre- Mejor nos vamos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sebastian
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 26/08/2008

MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Mar Ene 06, 2009 9:51 pm

Cáncer.
Una enfermedad que le arrebata a los seres humanosla vida tan lenta y dolorsamente, probablemente mucho mas perturbadora que la muerte a manos de un vampiro.
Sus orbes rojizas estudiaron por una última vez al cuerpo del chico, tan pequeño y ya destinado a una muerte segura.

¿Quién decía que el supuesto Dios daba sus castigos a la gente que se lo merecía? ¿El niño habría hecho algo malo?
Estaba desentendido totalmente del asunto y no era de su incumbencia escarbar en posibles heridas del menor por lo que simplemente sonrió e hizo una pequeña reverencia.

-Como usted quiera joven Uriel, salgamos a la brevedad de este lugar. Sígame.- Le pidió caminando de regreso hasta las susodichas escaleras, devolviéndo al niño al lugar donde tenía que estar. No sabía si lo que le habían hecho hacer sus instintos después sería sacado en cara , pero eso por el momento pasaba a segundo plano.


[¿Cierras escena? xD]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Las tumbas (Privado)   Hoy a las 7:39 am

Volver arriba Ir abajo
 
Las tumbas (Privado)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Hospital Privado
» Choque en el pasillo... [Privado]
» de paseo por el bosque (privado con sakura hime)
» La calentura de una sola noche. +18 (Privado Myrna y Atsuko)
» COJIENDO EL TREN[privado con kaname]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: Subsuelo :: Catacumbas-
Cambiar a: