♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Érase una vez, en un extraño lugar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Danna
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 04/01/2009

MensajeTema: Érase una vez, en un extraño lugar   Lun Ene 05, 2009 5:48 pm

Una figura se deslizaba con suavidad sobre la fina hierba del jardín. La luna bañaba su piel oscura, y reflejaba la blancura de sus cabellos, que adquirieron una tonalidad cristalina con los reflejos de la luz. Danna sintió el tacto de la noche sobre la piel, alzó la vista y se perdió mirando la belleza imperante de la oscuridad, siemrpe le había gustado mirar la bóveda celeste y respirar el frío aire del invierno. El lugar no parecía muy afetado por él, salvo pequeñas ráfagas de viento frías que le golpeaban el rostro de vez en cuando. El clima era realmente agradable, y no había necesitado otra excusa para salir a pasear en lso jardines de la mansión.
¿Qué hacía ella allí?, ¿qué era aquella casa?, ya indagaría más adelante sobre ello. En esos momentos tan sólo quería relajarse y descansar, aprovechar el día. Posó la vista en una flor que captó su atención, se acecó son suavidad y al extender una mano para tocarla, ésta pareció alejarse. ''qué extraño...''
Enarcó una ceja esbelta y dejó la flor tranquila, mientras respiraba profundamente y cerraba los ojos cuando una nueva brisa de aire le acarició el rostro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darthimiel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 100
Fecha de inscripción : 14/12/2008

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Lun Ene 05, 2009 6:31 pm

Volvía del cementerio, con intención de meterse de nuevo en la mansión, cuando advirtió la presencia de otra persona en el jardín. Después de haber visto a aquellos dos vampiros en los preliminares de los arrumacos en el cementerio se le habían ido las ganas de hablar con cualquiera, pero la melena blanca de la mujer le llamó la atención.
Los reflejos que la luna hacía brillar en su cabello eran realmente hermosos.

Sin querer ser visto, se acercó sigilosamente a ella, pasando entre los árboles más frondosos para que no pudiera verle. No podía saber qué era... un vampiro, un demonio, un ángel... no tenía ni idea... pero cuando una fina ráfaga de aire le trajo su olor se dio cuenta de que no era nada de lo que había pensando en un principio, sino un dragón.

Recordaba como de pequeño, sus abuelos le contaban historias aterradoras de dragones que habían destrozado aldeas enteras y de otros que ayudaban a doncellas en apuros... aprendió a disfrutar de aquellas historias y sentir un gran respeto por aquellas criaturas tan hermosas e indómitas. Sin embargo cuando fue capturado y llevado a la tierra de demonios en la que vivía Nerion pudo ver como de primera mano como los demonios se encargaban de domarlos a base de crueles torturas y utilizándolos en su propio beneficio... Fue un espectáculo lamentable que esperaba no tener que volver a ver allí dentro.

Sin saber qué hacer o qué decir, se limitó a apoyarse en el tronco de un árbol y mirarla con atención y curiosidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danna
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 04/01/2009

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Lun Ene 05, 2009 8:29 pm

Ciertamente, le agradaba el lugar, era tranquilo y silencioso, muy diferente a lo que estaba acostumbrada. Quizá no era una gran llanura que podría sobrevolar durante horas, pero sí tenía un matiz acogedor que evocaba cierta nsotalgia entre sus recuerdos. No dejaba de extrañar a su compañero, pero quizá podría dejarlo caer en su memoria, junto con sus experiencias pasadas, y aprovechar la nueva oportunidad que se le había presentado. Miró de nievo el cielo, y sonrió ligeramente mientras se preguntaba cuán lejos estarían las nubes en aquél lugar.
Sintió un impulso repentino, casi una obligación, un deseo irracional, de extender las alas y alzar el vuelo, acercarse a las estrellas y dejarse caer en piacdo, al tiempo que se dejaba guiar por las dulces corrientes de aire sobre las que solía planear. Su cuerpo respondió con un escalofrío y se le erizó la piel, sin embargo reprimió su instinto y exaló el aire que había estado conteniendo. Éste formó una pequeña nube de vaho delante de ella, y en respuesta encendió una pequeña llama en la palma de su mano, agradeciéndo su calidez.
Pudo escuchar un pequeño ruido detrás de ella, y giró el rostro en la dirección de la que provenía el sonido, intentó ver a través de la maleza, pero pronto desistió y optó por olfatear la zona. Le costó más trabajo de lo que esperaba confirmar sus sospechas, y alzó ligeramente las cejas cuando lo hizo. No ocultó la sorpresa en su rostro, no esperaba encontrarse con nadie en aquel lugar, sin embargo no por ello se sintió incómoda. No dejaba de ser un ser sociable, y aún preservaba algo de lo que una vez fue su institno gregario. No en vano formó parte de una manada.
Dejó que la llama se extendiese sobre el resto de su mano izquierda y con la derecha se apartó con suavidad el pelo del rostro, buscando una vez más a la criatura con los ojos.
Dudó a la hora de llamarlo, quizá no hablasen la misma lengua, o quizá simplemente prefería permanecer oculta. Ante la duda, optó por sonreír, y esperar pacientemente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darthimiel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 100
Fecha de inscripción : 14/12/2008

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Lun Ene 05, 2009 8:50 pm

Vio como miraba al cielo y sonrió al ver la nube de vaho que cubrió su rostro al exhalar el aire que, consciente o inconscientemente había estado reteniendo. Sin embargo, su tranquilidad se terminó cuando la vio crear una llama en la palma de su mano. Aquello le hizo tensarse, pero no más que verla olfateando el aire en su dirección...

Se había estado lo más quieto que había podido... pero al parecer no lo suficiente...
Se preparó para salir pitando de allí. Aunque no se hubiera topado con ningún psicópata sanguinario como le había prevenido Nerion, no tomaba sus palabras como advertencias vanas. Si el Ace le había aconsejado que no se fiara de los que vivían en aquella casa sería por algo...

No obstante, al ver que la chica detenía su búsqueda y simplemente se detenía y sonreía, como esperando a que decidiera por sí mismo, salir bajo la luz de la luna, se tranquilizó un poco.

"No inspira confianza esa llama..." dijo desde la oscuridad, moviéndose para cambiar de lugar y salir desde un punto distinto al que miraba la mujer.

Esperaba que no fuera a atacarle...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danna
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 04/01/2009

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Lun Ene 05, 2009 9:52 pm

Así que finalmente había conseguido que la criatura saliese de su escondite. Dejó que la llama se extinguiese con suavidad, sintiéndo cómo los últimos vestigios de calidez abandonaban su mano, y parte de su cuerpo. La combustion interna mantenía su temperatura constante, pero focalizarla en un punto concreto la ayudaba bastante. Al no estar bajo su forma original, era más sensible a temperaturas que normalmente no la afectarían. Sin embargo si el desconocido, puesto que ya podía distinguirlo al verlo salir de la maleza, se sentía molesto y lo consideraba una amenaza no merecía la pena. Realizó una pequeña y elegante inclinación con la cabeza, intentaba mostrarse hospitalaria, la tensión en el extraño era evidente y no deseaba provocar un altercado. Estudió inconscientemente a la criatura, le llamó la atención la cola que se movía con suavidad detrás de él, y las orejas que salían de su cabeza. La imagen le recordó a un gato salvaje, y bastante rebelde a juzgar por el brillo de sus ojos.
''No pretendía incomodarte.''
Con más calma miró los ojos del soorin, del color del ámbar y del fuego naciente. Frunciño ligeramente el ceño al asociar el color con los ojos de su compañero, pero pronto recuperó la calma, su rostro volvió a mostrarse sereno y apacible. De nuevo le dirigió la palabra, con la voz tranquila, suave, pero segura, pudiendo percibirse cierta potencia en ella. No dejaba de ser una criatura grande en un cuerpo pequeño.
''Mi nombre es Danna, soorin, no pretendo hacerte daño. Quizás un poco de conversación te resulte agradable en mi compañía.''
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darthimiel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 100
Fecha de inscripción : 14/12/2008

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Lun Ene 05, 2009 10:06 pm

Observó a la mujer con curiosidad, aprovechando que ahora estaba más cerca para ver mejor los detalles que antes con la distancia se le habían escapado. Su cola se movía de un lado a otro, evidenciando su tensión, hasta que ella hizo desaparecer la llama que había estado flotando sobre una de sus manos.

Sonrió ligeramente al escucharle y se acercó un poco más a ella, relajándose visiblemente, aunque sin bajar del todo la guardia. No podía fiarse de buenas a primeras de ella... no la conocía de nada y bien podía ser un truco para pillarle desprevenido.

"Yo soy Darthimiel." contestó respondiendo a sus palabras."Y algo de compañía y conversación no me vendría mal... ¿llevas aquí dentro mucho tiempo?." preguntó ladeando el rostro.

Se podía adivinar tan sólo con el tono de voz y la postura erguida de la chica, era una mujer que no se dejaba doblegar por cualquiera. Eso le hacía verla con cierto respeto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danna
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 04/01/2009

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Lun Ene 05, 2009 10:46 pm

Enarcó uan ceja con suavidad ante la pregunta de Darthimiel, el nombre del soorin. Al parecer el lugar estaba habitado por más criaturas, y por la pregunta intuyó que muchas no salían de allí. Aquello la llevó de nuevo a las preguntas inicales, ¿qué era aquello?, lo desconocía.
''Desconozco por completo el lugar, no he tenido tiempo suficiente de informarme bien al respecto.''
Percibió unas marcas en los brazos del soorin al tiempo que hablaba, y miró disimuladamente los tatuajes que éstos mostraban. Parecían símbolos de posesión, aquella criatura había sido esclavizada. Se estremeció levemente, y desvió la mirada hacia sus propias muñecas, pero no se permitió posar la mirada, alzó la vsita con rapidez, sus ojos se habían endurecido ligeramente, no por culpa de Darthimiel, si no por su propia reacción.
''Esperaba poder recibir alguna explicación en lo que a este lugar concierne. Parece ser un tanto...peculiar''
Hizo un pequeño gesto con la mano al pronunciar la última palabra, no lorgaba encontrar otra para expresar lo que le evocaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darthimiel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 100
Fecha de inscripción : 14/12/2008

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Mar Ene 06, 2009 4:58 pm


Alzó las cejas con sorpresa al escuchar su respuesta. Había pensado que ya llevaba algo de tiempo allí, al menos, por su forma de moverse por los jardines le había parecido que no era la primera vez que paseaba por ellos. Aunque tal vez fuera por la sensación de seguridad que desprendía en cada uno de sus movimientos...

"Vaya... no sé por qué había dado por hecho que llevabas algunos días aquí." comentó, pasando por su lado y yéndose a sentar en uno de los bancos de mármol blanco que había repartidos por el jardín. Cruzó las piernas a lo indio y apoyó un codo sobre una de sus rodillas para dejar descansar su barbilla en la mano. "Uhm... por lo que me han contado esto es una especie de mansión cuyo dueño trae personas que, por un motivo u otro, desean salir de donde están. Una vez aquí se convierten en marionetas y deben ir escalando puestos para no estar a merced de los titiriteros o de los Aces." comentó mirándola con curiosidad.

Había visto como miraba sus marcas, pero no hizo nada por ocultarlas. Avergonzarse de ellas no entraba en sus planes, ya no podía hacer nada por borrarlas de sus brazos, lo único que podía hacer era demostrar que, a pesar de estar marcado, era tan libre como el que más.
Además... de la marca de su brazo izquierdo, la de Nerion, se había acostumbrado... ya no le molestaba demasiado verla allí. Y la otra, aquella roja y a mitad que tenía en el brazo derecho, se enorgullecía de sí mismo cada vez que la veía, pues había sido capaz de detener al que había intentado marcarle y nunca se había mostrado complaciente con él... Más que una muestra de posesión era una muestra de rebeldía.

"Sí que es peculiar..." consintió, asintiendo con la cabeza y siguiendo la mirada de la chica hasta sus muñecas, viendo unas extrañas marcas en ellas, como si hubiera habido algo que las retuviera durante demasiado tiempo.

Sin embargo no vio prudente preguntar... no quería incomodarla.

"¿Has conocido a alguien ya al menos?" preguntó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danna
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 04/01/2009

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Mar Ene 06, 2009 6:59 pm

El hecho de que el soorin pensase que llevaba algún tiempo en aquel lugar la sorprendió. Quizá no era el primer dragón que había por allí, el mero pensamiento le provocó un cosquiello en la base del estómago. Sonrió al verlo sentarse en el banco, se le veía adorable con la cabeza apoyada en un brazo, y no pudo evitar mirarlo divertida, mas cuando el soorin comenzó su explicación su rostro se endureció.
Frunció el ceño al tiempo que Darthimiel le hablaba, había cosas que no la atraían demasaido en aquella explicación. ¿Marioneta? así que de nuevo había caido bajo el control de alguien, ¿titiretos?, ¿aces?, así los había llamado. Mucho iban a tener que luchar para someterla a la voluntad de quien fuese. Si había algo que valoraba era su libertad, y no pensaba regalársela al primero que intentase robársela. Su rostro empezó a ensombrecerse, al tiempo que se formaba una leve arruga en la base de su frente.
Se acarició inconscientemente una ceja con la mano izquierda, al tiempo que cruzaba la derecha sobre su vientre, se sumió en una pequeña relfexión interna, siempre consciente de que no estaba sola.
No le había gustado ni un poquito la idea de obedecer a un maestro, quizá también le tatuarían los brazos como a Darthimiel. Resopló con suavidad, formando una ligera nube de vaho delante de ella, no pudo reprimir el ligero gruñido que se le escapó. Habría formado una ligera columna de humo de ser un dragón. Tendría que luchar para ganar su libertad, al parecer. No le agradaba la idea de luchar, pensó, al tiempo que la arruga de su frente se hacía más profunda, pero si era necesario, estaba dispuesta a darlo todo. Dejó caer la mano izquierda sobre la derecha, y su rostro recuperó su apariencia serena con rapidez y elasticidad, a la vez que las cejas volvían a su posición original.
Sintió la mirada del soorin en sus muñecas, ambos portaban marcas de un pasado poco agradable, pero había aprendido a vivir con ello, al igual que él. Agradeció la omisión que hizo al respecto, y sonrió ligeramente cuando éste le dio la razón.
''Eres la primera criatura que me he encontrado aquí, pero por lo que parece no la única...''Dudó unos instantes antes de hablar de nuevo, pero finalmente le venció la curiosidad.''¿En este lugar hay más...dragones?''
Intentó ocultar la ansiedad que le recorría la espalda, pero después de siglos de soledad sus intentos cayeron en saco roto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darthimiel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 100
Fecha de inscripción : 14/12/2008

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Miér Ene 07, 2009 2:18 pm

Dejó que la chica rumiara lo que fuera que estuviera cruzando su mente en aquellos momentos y se dedicó a observar como comenzaban a caer pequeños copos de nieve de un oscuro cielo encapotado de nubes.

Se la veía bastante concentrada. Imaginaba que estaría pensando en los titiriteros y los Aces... aunque había tenido suerte topándose con él en lugar de con cualquier titiritero. Según Nerion muchos iban al acecho de recién llegados para darles una bienvenida única que quedaría grabada en sus mentes para siempre... Sin duda había sido mejor toparse con ella y ponerla sobre aviso para que no fuera confiando en el primero que se le pusiera por delante.

Las arruguitas que se formaban en la frente de la chica le hicieron gracia... cada vez eran más y más profundas, hasta que de repente desaparecieron como si nunca hubiesen estado allí.
Asintió a sus palabras y se quedó un momento pensativo mientras trataba de recordar si alguien le había hablado de dragones...

"Sí... de hecho uno de los Aces creo que es un dragón... al menos si no recuerdo mal." comentó, siendo su turno ahora para fruncir el ceño. "Pero seguro que hay alguno... sino de Ace en cualquier otro puesto." dijo asintiendo con la cabeza. "Al parecer hay de todo, así que no estarás sola en cuanto a especies se refiere." añadió encogiéndose de hombros y sonriendo, apoyando la espalda sobre el respaldo del banco.

"Uhm... puedes no contestarme si no quieres... pero tengo curiosidad en saber por qué has terminado aquí dentro..." dijo mirándola intrigado.





[Si puedes deja una línea en blanco entre los párrafos, se hace más fácil de leer si no es todo un bloque XDDDD]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danna
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 04/01/2009

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Sáb Ene 10, 2009 2:32 am

[claro xD]

Dragones, no estaba sola, no era la única. Apenas podía recordar la última vez que se cruzó con alguien de su especie, tanto, que ya se había acostumbrado a volar sola. Pero no por ello había dejado de extrañar la compañía, y la mera idea de encontrarse con alguien de su raza, a pesar de ser quien la controlaría, alzó las esperanzas de Danna. Y no sólo eso, por lo que le había dicho su compañero había más especies, todos en el mismo espacio de terreno reducido. Se preguntó cómo solucionarían los problemas territoriales, si acaso los tenían.

Permaneció de pie, con los brazos cruzados sobre el estómago, hasta que un copo de nieve entró en su campo de visión. Inconscientemente puso la palma de su mano debajo, atrapándolo con suavidad, el mero contacto de su piel lo derritió en apenas instantes. No pudo evitar sonreír, para después dejar caer la mano sobre la otra, recuperándo su posición original. El resto de copos sufrió la misma suerte al entrar en contacto con su piel.

''No sé exactamente cómo llegué a este lugar. Puedo decirte lo que hacía antes, y lo que hice después, pero no el cómo, espero que sea suficiente.'' Pequeñas nubes de vaho se formaban con cada palabra. ''Me encontraba en el cambio de estación, y tenía que migrar para encontrar comida, siempre detrás de los herbívoros. Llevaba unos pocos días de viaje, intentando evitar una tormenta que venía detrás. Supongo que calculé mal las distancias y me alcanzó.''

Se detuvo unos instantes, intentando ordenar los eventos que se precipitaban en su memoria y darles una forma coherente, sin embargo había grandes vacíos que la incomodaban y la confundían.

''Empecé buscar un refugio, y al segundo la tormenta desapareció y sobrevolaba una mansión. No podría decirte cómo llegué a la mansión, no la vi, simplemente...apareció'' Se encogió ligeramnte de hombros, al fin y al cabo era todo lo que podía decir en lo que a su llegada respectaba.

''Dudo que ésa sea la forma convencinal de aparecer aquí... ''
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darthimiel
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 100
Fecha de inscripción : 14/12/2008

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Sáb Ene 10, 2009 1:54 pm

Escuchó con atención las palabras de Danna, intrigado por su explicación y frunció el ceño a la vez que bajaba la mirada, pensativo. A él le había pasado algo parecido... estaba con los ojos cerrados en su celda y al abrirlos estaba en el cementerio de aquella tétrica mansión, rodeado de nieve y medio congelado del frío.

"Por lo que sé, para llegar aquí debes, en cierto modo, desear salir de donde estás, huir o algo parecido. A lo mejor el querer buscar un refugio donde esconderte de la tormenta bastó para que terminaras aquí dentro." comentó encogiéndose de hombros. "En cualquier caso tienes razón al decir que no es la forma más convencional de venir. La mayoría aparecen cuando huyen de alguien o cuando han sido heridos de muerte y se resisten a dejar de vivir." añadió observando con curiosidad como los copos de nieve se derretían rápidamente al entrar en contacto con la piel de la chica.

A él por el contrario se le amontonaban encima y tenía que sacudirlos de sus hombros cada dos por tres para que el agua helada no se filtrara por la tela de su chaqueta.

"Empieza a hacer más frío... podríamos entrar..." sugirió, frotándose las manos para hacerlas entrar en calor. "¿Te apetece?. Podemos ir al comedor y comer algo... me ha entrado hambre de repente." añadió, mirándola inquisitivo, dispuesto a levantarse en cuanto ella asintiera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danna
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 04/01/2009

MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Sáb Ene 10, 2009 5:31 pm

Sonrió al ver al soorin lleno de copos de nieve y asintió levemente con la cabeza. Habría creado un pequeño fuego con una de sus manos para ayudarlo a entrar en calor, pero recordaba que aquello lo incomodaba y dudó antes de aproximarse con un paso decidido y acercar sus mano a las de él. Pudo percibir el frío que de ellas salía, y se limitó a dejar que su propio calor lo ayudase.

Recordaba perfectamente el sentimiento de desesperación que la invadió durante la tormenta, no era la primera vez que sentía cómo se acercaba su muerte, pero sí la primera que perdía el control de aquella manera. El viento la zarandeaba, impidiénle encontrar una corriente estable, y la lluvia constante le nublaba la vista, sin contar los destellos cegadores de los rayos. La tormenta la tenía completamenta a su merced, y podría haber acabado contra una montaña en lugar de haber llegado a la mansión.

Se preguntó si podría sobrevolar la zona, parecía bastante extensa y vasta como para brindarle unas cuantas horas de exploración, y si no, siempre podía planear alrededor de la casa. Volar se había convertido en su vicio particular, y a cada vez que miraba el cielo debía luchar contra la tentación de despegar y perderse en él. Reprimió por tanto aquel pensamiento con rapidez, ya tendría tiempo de investigar la zona, y estaba segura de que sería una experiencia interesante. Al menos esa era la impresión que le había dado el lugar.

Al escuchar hablar de comida sintió un tirón en el estómago, ella también empezaba a tener hambre y dudaba que cazar fuese la manera de alimentarse allí. Sonrió divertida, si allí sólo podría encontrar seres dotados de conciencia, dudaba mucho que cazar fuese la salida.

''Yo también estoy hambrienta, pero desconozco la zona, y a juzgarr por la envergadura de la mansión, tengo pocas probabilidades de encontrar el comedor con facilidad.''

Se hizo a un lado, esperando que Darthimiel la guiase.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Érase una vez, en un extraño lugar   Hoy a las 5:24 am

Volver arriba Ir abajo
 
Érase una vez, en un extraño lugar
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Una Nueva Vida; El Despertar en Algún Extraño Lugar
» Huyendo de la Extraña Explosion
» Arte extraño ???
» Buscando informacion sobre la extraña criatura (privado, Flextus, Martah, Liswa)
» Doctor Extraño: El juramento

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: ♠El ingreso♠ :: Jardín.-
Cambiar a: