♦,,Theatre♦,,

Un juego diferente.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Irremediable tentación [Amina]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Zephyr Laren
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 99
Fecha de inscripción : 11/01/2009

MensajeTema: Irremediable tentación [Amina]   Jue Ene 22, 2009 1:05 am

No, no, no. Aquello iba mal. Realmente mal. Había intentado obviar completamente a la muchacha y, de hecho, así había sido. Cuando Amina, aquella espectacular mujer e interesante actriz, le había preguntado qué ocurría, Zephyr se había limitado a continuar con la vista fija en su brazo de heridas sangrantes, en aquella camisa mancillada con el pintoresco color carmín de la sangre.

Supuso que ella se iría, por el tono en que mencionó la pregunta. No se movió pese a que también imaginó que había podido dañarla con aquel tono tan seco, tal y como se reflejaba en aquella voz femenina, en la que el daño se entremezclaba en confuso montón con el enfado. Imaginó que no sería tan fácil volver a verla y hablar con ella. Era una chica. Las chicas eran fáciles de romper, después de todo. Las actitudes frías y distantes no estaban hechas para las mujeres. Y menos para aquella, que irradiaba calor y luminosidad, energía, por todas partes.

Pero lo que no imaginó, es que volvería a sorprenderle. Ya lo creía imposible, pero definitivamente supo que debía andarse con cuidado con aquella dulce y alegre muchacha. Porque, de tonta, no tenía un pelo. Se contradijo a sí misma, tomó la daga y cortó los tallos de las flores que se aferraban a su brazo que, con sendos gemidos doloridos, acompañados como en un coral de los susurrantes silbidos furiosos de sus hermanas, cayeron al suelo.

Zephyr la miró, los ojos bien abiertos. Sus ojos no eran ya de aquel azul zafiro, se habían tornado más oscuros, casi de un azul que rozaba el marino. Y brillaban peligrosos, sedientos. Quiso zafarse de ella, pero la pérdida de sangre había conseguido turbarle y marearle hasta el punto de no ser capaz de liberarse del sencillo agarre de aquella muchacha.

Con impotencia, la siguió, hasta que finalmente llegaron a los verdaderos jardines, a los que no guardaban peligros entre sus plantas. Sencillamente por allí se repartían las flores y los árboles, los colores se entremezclaban y las flores blancas irradiaban luminosidad propia al reflejarse la luz de la luna en aquellos impolutos pétalos. Esa misma luz, la que venía del astro, también se reflejaba en las facciones de la chica. En aquel rostro bello e insulsamente mortal. Como un velo invisible, iluminaba también la curva del cuello femenino, de piel tan aparentemente suave y tersa.

Mal, mal, mal. Los ojos se oscurecieron algo más y pronto él la tenía entre sus brazos, una cintura rodeándola por detrás, la otra mano sujetándole el mentón, alzándoselo para que su cuello quedase completamente al descubierto, expuesto. De nuevo aquel siseo de sus dientes al agrandarse y afilarse irremediablemente, tentados por probar aquella sangre. La respiración batía contra la curva del cuello de la chica y los labios se entreabrían.

La luz de la luna quiso reflejarse también, con morbosa curiosidad, en aquellos blanquecinos colmillos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Amina
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 13/01/2009

MensajeTema: Re: Irremediable tentación [Amina]   Jue Ene 22, 2009 12:04 pm

Al cogerle sintió que trataba de zafarse sin conseguirlo y consigo guiarle hasta la que ella pensaba era el lugar por el que habían entrado, pero no era así, ese era un nuevo camino que los condujo hacia otros jardines. Amina sabia que ya habían salido del peligro al no ver mas rosales por ninguna parte y estar todo el lugar cubierto de colores de diversos árboles y flores.

Era un bello lugar pero ahora lo miraba con desconfianza. Había dejado de correr y con la daga aun en la mano observaba el lugar buscando alguna amenaza. Al no divisar ninguna suspiro aliviada aunque sin dejar de apretar la daga y empezó a volverse para ver como se encontraba Laren.

De repente desde atrás sintió como él la aprisionaba contra su pecho atrapándola con un brazo en la cintura y el otro sujetándola la cara por la barbilla. Al sentirlo y estar tan en tensión pensó que podía ser otro enemigo y actuando por instinto hizo un amago de clavarle el codo en el estomago, mas cuando sintió su mano en su cara paro el movimiento y respiro aliviada.

Me asustaste, no vuelvas a hacer eso. –Dijo en tono de reproche. Iba a añadir algo mas cuando sintió el aliento de él en su cuello y un suave roce en su piel.

Un escalofrío la recorrió el cuerpo y recordó que cuando lo agarro su brazo y su camiseta estaban teñidos de rojo con lo que debía haber perdido mucha sangre. Al darse cuenta de ello la pena y la vergüenza la llenaron por dentro.

Lo siento, debí hacerte caso

Sus palabras eran sinceras y estaban impregnadas de sus sentimientos. Apunto de llorar por lo que le había echo no se movió pero relajo todo el cuerpo y bajo la mirada tratando de contener las lagrimas. Se apoyo contra su pecho y giro mínimamente la cabeza dejando su cuello a merced de él.

Toma lo que te han quitado por mi culpa. –Su voz era apenas un susurro.

No estaba asustada ni sentía temor alguno, sabia lo que iba a hacer y sabia que era culpa suya y por eso el único sentimiento que había en su corazón era el de tristeza, tristeza por él, por haberle echo sufrir. Y quería compensárselo, nunca habia sentido algo parecido por alguien y no se paro a pensar la causa de ese sentimiento, su corazon la decia que debia hacerlo y eso era causa suficiente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zephyr Laren
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 99
Fecha de inscripción : 11/01/2009

MensajeTema: Re: Irremediable tentación [Amina]   Vie Ene 23, 2009 3:35 pm

La sentía avergonzada, quizás incluso apenada. Culpable, en definitivamente. Percibió su escalofrío pero de algún modo ella no parecía asustada. Era más: estaba extrañamente tranquila. Suponía que los remordimientos eran más fuertes que cualquier sentimiento de terror que ella pudiese profesar, o que el orgullo demasiado intenso como para admitir estar atemorizada bajo el abrazo de un vampiro cuyos colmillos suplicaban a voz en grito probar perforar su piel y probar su sangre.

O quizás no, como entendió la poca conciencia que le quedaba, la mínima parte de él que aún no había sido cegada por el deseo, la tentación y el instinto. No había ni un resquicio de orgullo o deseo de aparentar valentía en aquella voz rota por un llanto inminente. Sencillamente existía la culpa, la lástima, por decirlo alguna manera. El brazo que aferraba su cintura se apretó más contra ella al sentirla ladear la cabeza y exponer su cuello, en un invitación silenciosa que pronto fue acompañada por las palabras que decían, sin rodeos, que podía alimentarse de ella, recomponer las fuerzas que había perdido por, sí, su culpa.

Casi titubeó. Casi se echó atrás. Casi consiguió que la razón le dominase. Casi logró que los años de autocontrol resurgieran de sus cenizas entre la sed. Pero ni siquiera él era tan fuerte.

Sin embargo, seguía teniendo algo de lucidez en aquellos pensamientos cubiertos por la neblina del deseo, y fue por eso que no desgarró su cuello como hubiera hecho con cualquier otro. No la mordió precipitadamente.

Su lengua palpó la curva de su cuello en una dulce caricia, nimia, así como sus labios dejaron un imperceptible beso en la textura que, pronto, sus dientes perforaron lentamente, con suavidad. Una suavidad que, sin embargo, no bastó para que no se provocase una herida.

Entornó los ojos y la apretó más contra sí cuando la sangre empezó a manar. Había imaginado aquel líquido como algo realmente dulce y apetitoso, pero ni en sueños habría podido concebir tanta perfección. Casi se le escapó un gemido que fue sustituido por el escape de algo de aire por la nariz, que acarició el cuello de la chica en un suspiro de placer.

En el frenesí de pensamientos que le aturdieron mientras bebía, se coló la idea de que era maravillosa. No solo la sangre, sino toda ella. Su sonrisa, su inocencia, su figura estilizada, su confianza. Y nunca lo diría, pero le encantaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Amina
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 13/01/2009

MensajeTema: Re: Irremediable tentación [Amina]   Sáb Ene 24, 2009 6:37 pm

Sintió como la apretaba mas fuerte contra si al ladear la cabeza y cerrando los ojos para evitar que las lagrimas cayeran espero a que sus colmillos se clavaran en ella para tomar la sangre.

No fue como había esperado que fuera, pues según los escritos y lo que ella sabia un vampiro con sed de sangre desgarra y arranca aquello que le impida llegar a tomarla. Mas ella apenas si sintió un pinchazo en el cuello que le indicaba que los colmillos habían cumplido su función. Sintió como volvía a apretarla contra él y empezaba a absorber su sangre y no pudo evitar emitir un suave gemido de sorpresa al sentir como iba tomando su sangre lentamente.

Se quedo quieta y relajada, tratando de que su corazón marcara un ritmo lento, pausado y constante para de ese modo poder mantener la cordura y no desmayarse. También le servia para no sentir el cuerpo del vampiro pegado al suyo, pues aun que lo que debía ocupar ahora su mente era la cantidad de sangre que escapaba de su cuerpo lo que en realidad había en ella no era tan siquiera pensamiento alguno. Tan solo sensaciones de, paradójicamente, bienestar, alegría, placer la recorrían el cuerpo y por mucho que su cabeza gritara advirtiéndola o su alma la recordase que por mucho vampiro que fuese, él seguía siendo un hombre, su corazón no escuchaba ni entendía nada, solo sabia que no debía moverse que quería permanecer así, tal cual estaba, por toda la eternidad.

Mientras, su cuerpo que no tenia ni voz ni voto en la parte mental de la joven pero si en la parte física, empezaba a reaccionar. Al haber estado perdiendo sangre del lado derecho el brazo que sostenía la daga pronto se debilitó y su mano se quedo sin fuerzas para sostenerla, cayendo la daga al suelo en un casi inaudible golpe contra el suave césped en el que reposaban sus pies. Su corazón había empezado a latir mas fuerte en un intento de hacer llegar la sangre a esos lugares donde faltaba y una debilidad se iba adueñando de su cuerpo en general.

Sintiendo esto Amina giro un poco la cabeza para poder verlo y levanto inconscientemente la mano para acariciar su cabello.

Eres un vampiro extraño. - Su voz era apenas un susurro, mas se notaba su dulzura y aun en ese estado su curiosidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zephyr Laren
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 99
Fecha de inscripción : 11/01/2009

MensajeTema: Re: Irremediable tentación [Amina]   Sáb Ene 24, 2009 11:26 pm

El sonido sordo de la daga al caer contra el suelo le desconcentró, le sacó de su ensimismamiento y le hizo entreabrir los ojos, que se mostraron de nuevo, en una mera línea al encontrarse los párpados semi-cerrados, de su color original azul zafiro. La sentía debilitarse entre sus brazos, así que se dijo que era hora de detener su banquete.

Los dientes se apartaron del orificio con suavidad, lenta, muy lentamente. Su lengua rozó la herida como si quisiese que su saliva ayudase en la cicatrización, aunque en realidad sólo se encargaba de eliminar, en un acto inconscientemente sensual, cualquier posible resquicio de sangre.

Entonces ella giró la cabeza, y sintió que por mucho que lo intentase no lograría, jamás, apartar la vista de aquellos grandes y hermosos ojos que le observaban con una mezcla de curiosidad y debilidad que le encogió el corazón. Entreabrió la boca de un suave color carmín irremediable que se apresuró a eliminar al mojarse al pasar la punta de su lengua, de nuevo con inconsciente sensualidad, por los labios. Ladeó la cabeza, sintiendo como los dedos se entrelazaban en sus cabellos, y se atrevió a alzar él también una mano, que capturó uno de los mechones femeninos.

-Y tú una humana extraña –respondió con la voz más melódica que nunca y los ojos de un color aún más claro todavía. Las pupilas centellaban, parecían tener grabadas la palabra magia.

En el momento en el que él se inclinaba hacia la chica, un soplo de aire frío meció su flequillo, que pareció acariciar tiernamente la marmórea frente, así como algunos mechones desordenados quisieron rozar con cariño las mejillas del muchacho. Sin embargo, él no la besó, pese a que cerró los ojos. No unió sus labios con los de ella, como aquella cercanía parecía haber estado prediciendo. Sencillamente, su boca se limitó a posarse sobre el mechón que aún sostenía entre sus dedos, en un gesto de caballerosa elegancia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Amina
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 13/01/2009

MensajeTema: Re: Irremediable tentación [Amina]   Dom Ene 25, 2009 12:49 am

Sonrió divertida al oír su respuesta. –¿Que tengo yo de extraña?

Miro a sus ojos buscando la respuesta y vio que volvía a tenerlos del color azul zafiro, sus ojos brillaron de alegría al verle recuperado y respiro aliviada al saber que estaba bien.

Sin poder moverse vio como el suave viento rozaba el rostro del vampiro haciéndole moverse los cabellos, sorprendida vio como él cerraba los ojos y empezaba a acercarse, por un momento su cuerpo reacciono tratando de separarse de él mas ya sea por que no tenia fuerzas o por que interiormente realmente no quería separarse no pudo alejarse. Sin embargo suspiro aliviada y relajo su cuerpo que se había puesto por un momento en tensión al sentir que la besaba en el pelo justo encima de donde él tenia puesta la mano y no en los labios como había temido.

Pretencioso

Dijo cuando se alejo con una sonrisa divertida en el rostro y una mirada evaluadora clavada en sus ojos. No le soltó, pues aun que realmente no la había quitado demasiada sangre ahora mismo su cuerpo estaba débil y debía recuperarse, su respiración por tanto era mas pausada y no la convenía acelerar el corazón, y sus piernas se encontraban un poco temblorosas evidenciando la falta de sangre del cuerpo.


Última edición por Amina el Lun Ene 26, 2009 2:37 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zephyr Laren
Titiritero
Titiritero


Cantidad de envíos : 99
Fecha de inscripción : 11/01/2009

MensajeTema: Re: Irremediable tentación [Amina]   Lun Ene 26, 2009 1:57 am

Pretencioso.

La palabra escapó de aquella dulce boca al moverse los labios para formar la verba. Por un momento, Zephyr no atendió a nada más que a ese suave movimiento, sus ojos fijos en aquellos labios, brillantes de resolución. La miró después a los ojos, con una sonrisita de suficiencia que acompañó a un pícaro y fugaz centello en su mirada.

-Probablemente. Pero tú eres una engreída: pensaste que te besaría.

Y no te has apartado, pensó, pero no lo dijo en alto. La aferró contra sí, haciendo más presión con su brazo en la cintura de la joven, manteniéndola firmemente apoyada contra su pecho. Sus dedos seguían jugueteando con aquel mechón de cabello que había besado tan suavemente, apenas un roce de labios, pero pronto lo soltaron para tomar la barbilla de la chica y alzarla ligeramente.

De improviso, sus rostros estaban demasiado cercanos, tanto que los labios entreabiertos del chico casi rozaban los de la muchacha y su aliento, que desprendía un embriagador aroma a menta y manzanilla, batía el rostro de la chica.

-¿Y si lo hiciese? ¿Y si te besase? –sus ojos parecían parte de un hechizo, fijándose insistentemente en los de ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Amina
Marioneta
Marioneta


Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 13/01/2009

MensajeTema: Re: Irremediable tentación [Amina]   Lun Ene 26, 2009 3:12 pm

Entorno los ojos al escuchar su respuesta y aparto la mirada con el rostro serio, mas al sentir su mano en su barbilla volvio la cabeza extrañada. Al sentir su rostro tan cerca del suyo se olvido por un momento de respirar y cayo prendida en su mirada.

Al oir sus preguntas su corazon empezo a latir desbocado y abrio los labios ligeramente volviendo de nuevo a respirar. Inconscientemente entorno los ojos, aun que sin desviar la mirada, y se acerco suavente hacia él.

Mas en algun instante de ese movimiento su raciocinio y su memoria consiguieron colarse golpeandola por dentro y 'despertandola', al darse cuenta de su acto abrio ligeramente sus ojos mostrando sorpresa, sin embargo el movimiento ya estaba echo y sus labios tocaron los de él en un beso dulce y suave.

Un segundo despues su mano tenia cogida la empuñadura de la espada que estaba apretada contra el estomago del vampiro y empezaba a girar hacia abajo para dar un golpe en la entrepierna.

Aun que su mente no habia podido evitar el beso si la habia echo reaccionar llevando su mano, en el mismo instante en que sus labios se juntaron, hacia la espada. Y una vez en ella su instinto propulsado por sus recuerdos su mente y su alma hizo el resto.

Al finalizar el movimiento su corazon volvio a la calma y como la mejor actuaccion de su vida lo miro con tranquilidad, como si todo aquello huviera sido una actuaccion, guardandose la espada en el cinto y se agacho a recoger la daga que aun estaba en el suelo.

Tu eres el engreido Le miro con picardia aun que sin que esa tranquilidad que poseia su cuerpo se desvaneciera todavia -Mi deuda esta saldada, ¿proseguimos?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Irremediable tentación [Amina]   Hoy a las 7:59 am

Volver arriba Ir abajo
 
Irremediable tentación [Amina]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♦,,Theatre♦,, :: ♠El ingreso♠ :: Jardín.-
Cambiar a: